REAL MAESTRANZA / Corrida Corpus Christi

Pesadez sin atisbo de emoción

0
867

Quien más claridad reveló en una tarde para olvidar ha sido el madrileño César Jiménez, que se ha mostrado con oficio y buen gusto aunque sin llegar a calar su toreo. Miguel Abellán toreó con pulcritud pero sin sentimiento. Juan Bautista hizo lo mejor con el capote.

LA FICHA

 

TOROS: Se han lidiado toros de Carmen Segovia, de desigual presentación, nobles, descastados y mansos.

ESPADAS: –Miguel Abellán, de blanco y plata, saludos y silencio.
Juan Bautista, de canela y oro, silencio y silencio.
César Jiménez, de celeste y plata, silencio tras aviso y palmas.
 
CUADRILLAS: Saludaron tras parear al quinto Curro Robles y Pablo Delgado.
  
INCIDENCIAS: Media plaza.

 

Manuel Viera.-

     La historia se repite y el siempre inestable y tradicional día del Corpus, que parecía reaparecer en lo taurino con ánimos renovados, volvió a balancearse mostrando las carencias del toro y el desánimo de unos toreros contagiados de la languidez que le provocó el aguantar y padecer el calor asfixiante de Sevilla. Tarde insoportable por la elevada temperatura y la pesadez de un toreo sin atisbo de emotividad.

 

SECCIONES 

GALERÍA GRÁFICA
(Matito)
GALERÍA GRÁFICA
(Eduardo López)
LAS OTRAS IMÁGENES
AL NATURAL
Salvavidas ‘made in China’

     Al las distintas maneras de ejecutar el toreo que ha mostrado César Jiménez desde que empezó en esto se suma ahora esta otra con la que quiere manifestarse más profundo y hondo. Sin embargo, las cotas de emotividad parecen ser las mismas o, quizás, algo más altas que antes. Si se compara sus maneras desmayadas de ayer con la versión espatarrada de hoy gana esta última en naturalidad. En cierta forma, este nuevo modo de hacer el toreo no fue suficiente para llevar la emoción a los tendidos, aunque el evidente saber estar delante del manso tercero le hizo ganar enteros en una faena interesante, con mando inicial, aguante y verdad, y sobre todo querer a golpe de técnica y esfuerzo meter en las telas las huidas del complicado toro de Carmen Segovia. El madrileño consiguió buenos muletazos, los mejores con la izquierda, aunque no pudo hilar una faena que llegó a calar muy poco en los tendidos. Y para colmo no mató.

     Con el flojo y noble sexto mostró su buen gusto en algún que otro muletazo diestro. Incluso consiguió hilvanar notables trazos con naturalidad y estética. No así con la izquierda que, muy despegado y en línea, carecieron de emotividad. De todas formas, fue César Jiménez quien más claridad reveló en una tarde para olvidar.


El siempre inestable y tradicional día del Corpus, que parecía reaparecer con ánimos renovados, volvió a balancearse mostrando las carencias del toro y el desánimo de unos toreros contagiados de la languidez que provocó el calor asfixiante de Sevilla. 


 

     Miguel Abellán se las vio con el mejor toro de la descastada corrida de Carmen Segovia. El primero fue un toro noble con calidad en sus embestidas aunque con escasa transmisión. El madrileño lo toreó con pulcritud, sin aspavientos, con templados muletazos diestros a media altura, pero sin sentimiento. Y así es imposible que lo que se hace abajo llegue arriba. Tras un circular con cambio de mano incluido finiquitó con pinchazo y estocada lo poco hecho. Al sexto, de sosas embestidas, sin recorrido y sin humillar, le puso voluntad a una faena con la que consiguió muy poco, sólo algún que otro muletazo zurdo de buen trazo aunque desajustado y a veces desconfiado. Con una estocada lo mandó al desolladero.

     La faena al toro más encastado de la tarde adoleció de cierta monotonía. Quizá fue así porque lo que le hizo Juan Bautista al segundo se vio acompañado por demasiado tecnicismo y poco toreo, y este exceso dificultó la cercanía con unas formas poco sentidas. Faena discontinua, sin acople, con algunos muletazos buenos, pero sin llegar al que le tiene que llegar. Al flojo y soso quinto lo mejor se lo hizo con la capa. Lances con ritmo que no supo rematar. Después, todo quedó en intentos que no añadieron nada verdaderamente sustancial a un trasteo sin una pizca de emotividad. Necesitó descabellar al segundo y de media estocada terminó con la vida del quinto.


AL NATURAL

Salvavidas ‘made in China’

Francisco Mateos.- 

     Esta tarde en la Maestranza había menos gente que en las novilladas con picadores de los domingos. Además del gran vacío y mucho cemento de los tendidos de sol, en los de sombra había amplios claros El hartazgo de los aficionados a una programación caduca y repetitiva hasta la saciedad, con abusos cometidos con el toro, la composición de carteles poco acordes con lo que debería ser por la tradición e importancia de la fecha, y la crisis económica general han acabado por hacer que el aficionado deserte de su plaza de Sevilla. Y como se esperaba, la corrida del Corpus fue un tostón; uno más. Y un argumento más que ese aficionado obligado a desertar no regrese en años; o a lo peor definitivamente.

 

Nipones, chinos, alemanes, ingleses, suecos y demás turistas ocupan buena parte de los tendidos maestrantes en los festejos tras la Feria de Abril. (FOTO: Javier Martínez)

      Y si hubo una aparente media plaza de aforo, o menos, fue porque la asistencia de guiris ha crecido. Los touroperadores incluyen con más frecuencia en los paquetes vacacionales de nipones, chinos, alemanes, ingleses y demás nacionalidades la entradita para los toros. Nunca antes había visto tantos turistas extranjeros por los tendidos y gradas de la Maestranza. Cuando la línea de flotación de la empresa (la taquilla) comienza a tener serias vías de escape, la presencia creciente de turistas es todo un bálsamo y un salvavidas necesarios para ablandar el impacto económico de la más que evidente disminución de público. A veces pienso que la plaza comienza a dar muestras de ciertos estertores propias de una agonía taurina de difícil salvación. Ni tan siquiera con el suero en vena que aportan los chinos.

 


GALERÍA GRÁFICA (Matito)

AVISO a los lectores.

Miguel Abellán.

Miguel Abellán.

Miguel Abellán.

Miguel Abellán.

Miguel Abellán.

Juan Bautista.

César Jiménez.

Los banderilleros sevillanos Curro Robles y Pablo Delgado.

Juan Bautista.

César Jiménez.

César Jiménez.


GALERÍA GRÁFICA (Eduardo López)

AVISO a los lectores.

Miguel Abellán.

Miguel Abellán.

Miguel Abellán.

Juan Bautista.

Juan Bautista.

Juan Bautista.

El sevillano Pablo Delgado.

César Jiménez.

César Jiménez.

César Jiménez.

César Jiménez.


LAS OTRAS IMÁGENES

Eduardo Canorea y Ramón Valencia, artífices del invento de esta tarde. (FOTO: Javier Martínez)

Miguel Abellán aún mantiene algún apósito tras la cornada en la boca de Madrid. (FOTO: Matito)

Eduardo Miura en una barrera, aunque su lugar habitual es sillón de tendido. (FOTO: Javier Martínez)

Las importantes personalidades y políticos de enorme relevancia de la Junta de Andalucía... (FOTO: Javier Martínez)

Tendidos de sol vacíos...

...y en la sombra amplias calvas. En la corrida del Corpus, menos gente que en las novilladas. (FOTO: Javier Martínez)

Los efectos 'visibles' del calor y el recalentamiento de la piedra del callejón. (FOTO: Javier Martínez)

Algunos parece que decidieron a última hora cambiar la playa por la Maestranza. (FOTO: Javier Martínez)

O ha sido muy malo (o su mujer más bien), o quería un souvenir de toro. (FOTO: Javier Martínez)

Valientes en el ruedo... y en los tendidos: con 43º y al sol vivo. (FOTO: Javier Martínez)

Ya no se respetan ni las tradiciones: ¿no tenía vestido de otro color, señora? (FOTO: javier Martínez)

Imposible mitigar los efectos abrasadores del termómetro. (FOTO: Javier Martínez)

Los encargados de los clarinazos en la Maestranza, a pleno pulmón. (FOTO: Javier Martínez) A falta de cosas bonitas sobre el ruedo, había que buscarlas por el tendido... (FOTO: Javier Martínez) Curioso bordado del capote de paseo, inspirado en el cielo de noche. (FOTO: Javier Martínez)
Los guiris nipones y sus eternas máquinas fotográficas. (FOTO: Javier Martínez) Los maestrantes saben cuidarse: servicio de bebidas refrescantes. (FOTO: Javier Martínez) Esta tarde han aparecido bastantes paraguas en los tendidos de la Maestranza. (FOTO: Javier Martínez)
Algo había que hacer para defenderse de la ira del 'Lorenzo'. (FOTO: Javier Martínez) Con la crisis hay que sacarle a las cosas una segunda funcionalidad. (FOTO: Javier Martínez) Y para previsores, los chinos, que en sus enormes mochilas llevan de todo. (FOTO: Javier Martínez)
 

Afortunadamente, el tostón duró justo las dos horas... (FOTO: Javier Martínez)

 

 

Dejar respuesta

diez + siete =