Decisión y gusto en el toreo de Tomás Joubert

0
965

Decisión y gusto en el toreo de Tomás Joubert

 

Real Maestranza – Novillada con picadores, Domingo 20 de Septiembre de 2009

NOVILLOS: Se han lidiado novillos de María del Carmen Camacho, el primero lidiado como sobrero tras la devolución del titular por inválido; bien presentados, sin fuerzas, descastados, sosos y deslucidos.

NOVILLEROS:Juan Carlos Rey, de turquesa y oro, silencio y silencio.
Pablo Lechuga, de corinto y oro. Silencio y silencio.
Tomás Joubert, de lila y oro, ovación tras aviso y vuelta al ruedo tras aviso.

INCIDENCIAS: Un cuarto de plaza. El banderillero Frederick Leal ha sido atendido en la enfermería de un varetazo corrido en la cara interna del muslo izquierdo que no le impide continuar la lidia.

El joven novillero francés Tomás Joubert ha sido el más destacado de la tarde en la Maestranza, en la que los utreros de María del Carmen Camacho, flojos y faltos de casta, han deslucido la última de las novilladas del mes de septiembre. Joubert se ha mostrado con personalidad realizando un toreo expresivo, vertical y de enorme valor. Juan Carlos Rey ha demostrado buenas maneras en momentos aislados de su trasteos, mientras que el también debutante Pablo Lechuga no ha podido más que mostrar ganas por agradar.


Natural del frances Jouber al tercero.
FOTO: Matito.

Manuel Viera.-

No estamos en época de novilleros. El interés por los que están es mínimo. No interesan. O no hacen que interesen. Entre los pocos que destacan en un escalafón bajo mínimos, y la maldita crisis, el paupérrimo resultado se ve en las plazas de toros. No hay novilladas. Y donde las hay, la gente no va. La Maestranza cubre no más que un cuarto de su aforo en este ciclo septembrino fuera de su abono de temporada. Y da igual quien venga, sea de aquí o sea de allí. Cien más o cien menos, por eso del paisanaje, no es representativo. No interesan. Y los que apuestan por estar en tan emblemática plaza, acuden sin el mínimo bagaje que merece tan importante coso. Hay que torear sea como sea, y si es en Sevilla mucho mejor. Un triunfo aquí vale por muchos conseguido fuera. Apuestan a la desesperada, pero pocos ganan.

Hoy sólo ganó algunos enteros en su presentación quien mostró un mínimo de habilidad técnica con personalísima y expresivas formas. Cada muletazo del que llamaban Tomasito, hoy Tomás Joubert, supuso una demostración de firmeza y valor. La faena al tercero, el utrero que más se movió de la floja, descastada y sosa novillada de María del Carmen Camacho, confirmó la verticalidad y quietud del joven francés con un toreo ajeno a esas largas sesiones de pegapases anodinos. Joubert toreó al noble, aunque


Juan Carlos Rey con el capote al sobrero.
FOTO: Matito.

manso, animal enganchándolo por delante con improvisados cambios de manos, con decisión y gusto en los detalles y la virtud de quedarse quieto, derecho como una vela, para conseguir lo mejor al natural. Le bajó la mano con estilo, lo llevó largo en ocasiones y remató los ceñidos muletazos con el obligado de pecho. El pase por bajo, los ayudados por alto y el arrimón final hicieron olvidar algunos desarmes en una faena al que le faltó continuidad. Pese a matar mal le agradecieron con una ovación lo mejor hecho en la tarde.

Con el flojo y sin clase sexto continuó en la misma línea. Inicio por alto con ajustados ayudados, muy quieto, muy seguro… muy a lo Castella. Después la faena fue un cúmulo de buenas intenciones con demasiados altibajos en su quehacer. Los muletazos, tanto a derecha como a izquierda, se sucedieron sin continuidad aunque sí trazados con buen gusto y altas dosis de verdad en su toreo. Tomás Joubert dejó en la Maestranza su valor y su verdad. Le falta, cómo no, afianzarse y depurar unas formas muy válidas para el toreo de hoy. Unas manoletinas con personal estilo pusieron el punto final a un trasteo bien rubricado con la espada. La vuelta al ruedo fue su premio.

Poco más dio de sí la última novillada de septiembre. Esta vez los utreros de María del Carmen Camacho, bien presentados y con afiladas


Pablo Lechuga y sus auxuliares intentan levantar al segundo de la tarde.
FOTO: Matito.

dagas en sus serias cabezas, no ayudaron. Su vuelta a la Maestranza tras varias temporadas ausente no ha sido como se esperaba. La casta a la baja y la invalidez preocupante. A Juan Carlos Rey le devolvieron de inmediato a su primero tras no sostenerse en pie en el ruedo. El sobrero, además de la falta de fuerzas le faltó la casta, se paró y poco pudo hacer este otro debutante en plaza no más que demostrar buen gusto en los atisbos de toreo de capa y maneras en los intentos con la muleta. Algunos naturales de buen trazo sobresalieron de un trasteo en que las ganas del madrileño quedaron demostradas. Con el soso y flojo cuarto de astifinos pitones anduvo más a la deriva. Le enganchó demasiado los engaños y sólo algún que otro natural de mano baja, y la estocada, destacaron en una faena falta de coherencia.

Tampoco el también madrileño Pablo Lechuga dijo demasiado en la tarde de su presentación. Al segundo, de escasa fuerza y un pitón derecho de miedo, le costó un mundo templar la embestida a cabezazos del complicado animal. Los intentos de faena transcurrieron entre sueltos muletazos diestros bien dibujados y otros enganchados, aunque siempre con la tendencia a torear para fuera. Y con el inválido quinto más de lo mismo. Sólo al final de faena consiguió hilvanar algunos de pecho. Con la espada, mal.

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

– Comentarios –>

<

Comentarios disponibles:
Fecha: 2009-09-21 20:13:36 Autor: L.C. Martin
Que os paece el cartel del día 4 MARTIN NUÑEZ,JAVIER CORTES y TOMAS JOUBERT?

Fecha: 2009-09-21 09:59:17 Autor: L.C. Martín
Felicidades por la cónica Sr. Viera, lo borda usted cada domingo, tan sólo quiero opinar que ayer no vi a Tomas Joubert muy en Castella, sino muy en José Tomás en el comienzo de faena al sexto…la archiconocida salida a los medios a bridar al público y allí esperarlo para recetar los estatuarios sin mirar al toro. Eso lo hace José Tomás un día si y otro tambien. El fin de faena al sexto también fué muy en José Tomás. A propósito ¿sabén que a Joubert lo quiere llevar Corbacho? si es que no lo lleva ya.

Dejar respuesta

veinte + diecinueve =