David Galván toreó, y no ganó

0
1174

David Galván toreó, y no ganó

Real Maestranza – Final del ciclo de novilladas de promoción, Jueves 23 de Julio de 2009

ERALES: Se han lidiado erales de Antonio Rubio 'Macandro', bien presentados, cuajados y astifinos. Mansos, peligrosos y complicados los seis.

NOVELES:Diego Fernández, de celeste y oro (Escuela Taurina de Arganda del Rey), silencio y silencio tras aviso.
David Galván, de celeste y oro (Escuela Taurina de Jerez), saludos tras tres avisos y vuelta al ruedo.
Ángel Jiménez, de azul y oro (Escuela Taurina de Écija), una oreja y saludos tras aviso.

INCIDENCIAS: Casi tres cuartos de entrada.

Con la más mala de las mansedumbres se estrellaron los tres finalistas del ciclo de promoción en la Maestranza. Los mansos y peligrosos novillos de Macandro dieron al traste con las ilusiones de los que atisban maneras para llegar. No obstante, el sevillano Ángel Jiménez cortó una oreja después de mostrar maneras y ganas con el tercero, lo que le bastó para ganar la promoción. David Galván realizó lo mejor de lo mejor con el segundo, pero no mató. Y Diego Fernández, sin dar un paso atrás, se quedó inédito y sin opciones con pésimo lote.


Dalvid Galvan con el segundo de la noche al que cuajó
con la muleta pero no pudo matar.

Manuel Viera.-

Las formas de David Galván revelan la de un posible artista del toreo, dentro de una línea no afín a la tradicional concepción de lo que se ve y cansa cada tarde de toros. La suya es más estilista, más apasionada, más preciosista de lo habitual. Puede ser Galván verdaderamente profundo y emotivo en ese saberse gustar, en ese pararse a calibrar los efectos de su propio toreo para avanzar en función de lo que él mismo se plantea: emocionar. Crecido, consentido y con una técnica impropia del que empieza, ejecutó el toreo de la noche con uno de los mansos de la miserable moruchada de Macandro. ¡Vaya tela con los animalitos que crías, Antonio! David Galván supo parar las alocadas carreras del burraco y fijarla en el engaño con unos doblones en los medios de maestro. Sin molestarlo, sin someterle demasiado, y girando después a su alrededor con parsimonia y torería lo metió en la tela para ejecutar un toreo, a derecha e izquierda, templado, inspirado, improvisado, ligado y rematado. La elegancia, el trazo preciso y el dominio técnico se unieron para ofrecer una faena que se transformó de inmediato en placer para los sentidos. Una lastima que la


Angel Jimenez se proclamó triunfador del ciclo al
cortar una oreja.

precipitación e inseguridad con los aceros le acarrearan el disgusto de los tres avisos. No obstante, ahí quedó eso, un toreo para que más de uno se ilusione con un chaval que está en el camino.

El quinto rizó el rizo de la mansedumbre: por malo, por miserable, por la mala leche de sus aviesas intenciones. Intoreable el regalo de Macandro. Y con tan peligroso ejemplar se batió en el cuerpo a cuerpo el chiquillo de la Escuela de Jerez. Los astifinos pitones le buscaban la yugular. Hachazos por aquí y hachazos por allí. Volteretas espeluznantes, la espada que esta vez entra y… respiramos tranquilos.

Ya digo, Antonio, la novillada que echaste en la Maestranza, tan astifina, tan cuajada, de bonito pelaje, pasada de romana… bien valía para el matadero y no para que unos chavales ilusionados por mostrar su toreo, allí donde estaban, se estrellaran sin remisión contra la más mala de las mansedumbres. Algo tendrás que hacer para volver a ofrecer la garantía que ayer perdiste con seis miserables mansos en Sevilla.

Y ganó quien paseó la oreja que, porque sí, le pidió su gente. Gano Ángel Jiménez tras fajarse con el complicado tercero, un eral con


Diego Rodriguez no tuvo opciones en la final.

genio en sus bruscas embestidas y al que le realizó una faena discontinua, vibrante y con pasajes interesantes. Le echó ganas y pese a pinchar antes de cobrar la estocada, con el apoyo de sus paisanos, consiguió el ansiado trofeo. Con el manso que hacia sexto, con 409 kilos de carne y ni una sola gota de sangre brava, se peleó el astigitano con enorme voluntad y coraje hasta conseguir esquivar, más que torear, las peligrosas embestidas.

Quien no pudo volver a mostrar en esta plaza sus ya demostradas clásicas formas fue Diego Fernández. Ni con el complicado primero, que se revolvía sin dar tregua buscando el cuerpo del torero, ni con el cuarto, otra mole de casi 400 kilos que embestía a golpe de cabezazos. Con ambos anduvo con oficio y sin dar un paso atrás. Eso sí, la espada no es su fuerte. El bajonazo al primero fue de multa, y el sartenazo al cuarto de Juzgado de Guardia.

El jurado no se complicó: designó a Ángel Jiménez en primer lugar; segundo a David Galván; y tercero a Diego Fernández. Primó la consecución de un trofeo a la demostración del mejor toreo. Entonces… que quiten el jurado.

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

AL NATURAL

Una ‘jartá’ de cajetillas de tabaco

Francisco Mateos.-

Daba gusto entrar a la plaza de toros de Sevilla y ver el ambientazo que había, predominante el juvenil. Eso sí, algunas zonas de los tendidos parecían auténticos botellódromos. Creo que la empresa y la Maestranza deben plantearse el próximo año un par de cuestiones para mejorar lo que ya de por sí es bueno.

De una parte, y ya que desde hace un par de temporadas el mes de agosto sólo contempla el islote taurino del 15 de agosto, huérfano de más festejos como hasta hace pocos años, se debería pensar en la posibilidad de ampliar estos festejos de noveles en dos más, con alguna semifinal para dar mayor regularidad a los mejores. Creo que pasar de 4 a 6 festejos es factible, sobre todo si se piensa como antaño en un 'abono' de reducido precio para los seis festejos de promoción. Así, además de las noches de los jueves de julio, se ocuparía también los dos primeros jueves de agosto y no se llegaría a la corrida del 15 de agosto como un festejo completamente aislado. Al menos, no estaría de más probarlo.

Por otra parte, también se debería pensar en poner una entrada única para gradas y otra para tendido, de forma que todas las puertas estuvieran abiertas y se pudiera circundar por los corredores internos la plaza buscando la ubicación que cada cual quiera. Es decir, una entrada única para tendido sin numerar y otra para grada; nada más. Y todas las puertas exteriores y las internas abiertas al libre paso de los aficionados. Esta noche los supuestos tendidos de sol estaban llenos y los de sombra despoblados. Incluso la sensaación de plaza llena sería aún mayor. Siempre y cuando, tal y como afirmó al empresa en la presentación del ciclo, "el tema económico no es lo fundamental en estos fstejos". Por cierto, que Ramón Valencia comentó que un lema podría ser que "por lo que cuesta una cajetilla de tabaco se puede ir a los toros". Hombre, tampoco es eso, porque uno que ya mira los precios al tener que pasar por taquilla ante el veto impuesto por la empresa para ejercer mi libre derecho a la información, observa que la entrada más barata es de 6€, mientras que me apuntan -no soy fumador- que una cajetilla de 'Chester' apenas sobrepasa los 3€. A ver si Valencia es como Zapatero, que ni idea de lo que cuesta una taza de café. Ahora, eso sí, una 'jartá' de cajetillas de tabaco las que han vendido en estos festejos. Ya quisieran los estancos de Sevilla vender tantas cajetillas de tabaco los jueves por la noche…

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

Dejar respuesta

diecisiete + 12 =