ENTREVISTA.- Oliva Soto: «No puedo volver a fallar con la espada; son trenes que se pierden»

0
773

El camero tomó la alternativa en el pasado Corpus en la Maestranza, logrando una vuelta al ruedo, y ahora afronta su temporada ya como matador. Asegura haber cumplido el sueño que tenía con Sevilla, pero promete que la próxima vez que pise el coso sevillano no se irá de vacío. Espera que sus apoderados trabajen ahora para abrirle nuevas puertas para próximas actuaciones.


Carlos Moya.-
 
     Le pasó de todo la tarde del jueves del Corpus: se le rompió el descabello, dio la vuelta al ruedo, el público se fue con muy buenas vibraciones, le volteó el toro… Pero no fue redondo, ¿cómo se sintió el día de su alternativa?
 
     Muy contento. Me siento muy satisfecho por cómo salió todo. La pena fue la espada. El público se volcó conmigo. Estuvieron muchos aficionados de mi pueblo, el Rey… A partir de la actuación en Sevilla me han hablado cosas y me sirvió mucho la tarde del Corpus, aunque no consiguiera la oreja.
 
     ¿Vio en algún momento la posibilidad de triunfar el mismo día de recibir los trastos?
 
     Sí, porque los toros empezaron bien, pero después se paraban pronto. El segundo fue más bueno pero al entrar a matar me confié demasiado, me eché sobre él y fue entonces cuando me cogió. Pero no me hizo nada. En el primero tenía la oreja asegurada pero me precipité.
 
     ¿Se desarrolló la tarde tal y como se la imaginó?
 
     La verdad que fue más de cómo lo pensaba. No cabía nadie más en la plaza. Fue un sueño que desde pequeño quería cumplir, y en Sevilla, donde la gente me conoció aquella tarde con Cayetano. En principio había dudas de dónde iba a recibirla: Nimes, Sevilla… Finalmente fue aquí, el mejor sitio posible.
 
     Ahora que ya se ha bautizado como matador de alternativa mira hacia delante y ve cuánto se espera de su toreo por toda su proyección, ¿le asusta el futuro?
 
     No. Asustarse sería malo. Lo que sí soy consciente es de la responsabilidad y que no puedo fallar más con la espada.
 
     ¿Qué le dijeron su padrino y el testigo?
 
     Pues Curro Díaz me deseó mucha suerte cuando me dio los trastos, y Salvador Vega me dijo que esto es muy largo pero que tenía mucho futuro y tenía que aprovechar cada oportunidad.
 
     ¿Y el Rey?
 
     Me tocó la cara, me deseó suerte y me dijo que lo había hecho muy bien. Cuando me marché del palco me dijo que me tomara un 'Nolotil' por el revolcón que me dio el toro.

     ¿Qué le llamó la atención de esa tarde?

     Me sorprendió todo lo que hubo antes de hacer el paseillo. Cuando se tocó la Marcha Real, la presencia del Rey, el brindis que le hice a mi tío Ramón al cielo.

     ¿Cómo califica la actuación de la afición de Sevilla con usted?

     Estuvo perfecta. Además creo que los aficionados se fueron contentos, pero yo no puedo volver a fallar en Sevilla con la espada, porque eso son trenes que pierdes y son únicos.

     Por último, ¿cuándo volveremos a verle de luces?

     Pues esas son cosas de mis apoderados. Como ya he dicho la tarde de Sevilla me ha servido para abrirme puertas en las próximas fechas y ya hay interés por parte de algunos empresarios. Yo creo que tiene que ser pronto porque me siento con muchas ganas y los aficionados me están apoyando mucho.

Dejar respuesta

veinte + 4 =