Reclama un puesto

Jesús Álvarez, en huelga de hambre en la Maestranza

0
365
El novillero sevillano Jesús Álvarez, en huelga de hambre en la fachada de la plaza de la Maestranza.

El novillero sevillano Jesús Álvarez ha iniciado una huelga de hambre en la Puerta del Príncipe de la plaza de toros de Sevilla. Toreó por última vez en la Maestranza en la temporada 2016. Reclama uno de los tres puestos libres de la última novillada del año, en septiembre. Dormirá en un saco de dormir en la calle.

Francisco Mateos.-

     El novillero sevillano Jesús Álvarez ha iniciado hoy domingo una huelga de hambre en las rejas de la fachada de la Puerta del Príncipe de la plaza de la Maestranza. El joven torero sevillano muestra así su total disconformidad con la decisión de la empresa de no anunciarlo en las novilladas del abono de la temporada sevillana. Jesús Álvarez sabe que en la actualidad las de abono son las únicas novilladas que se organizan en la temporada sevillana, por lo que al no estar anunciado es consciente de que se pasará otro año sin poder torear en su tierra.

     Jesús Álvarez toreó en la Maestranza en la temporada 2016, siendo ovacionado. No ha podido torear ni una novillada desde la temporada 2017. Está desesperado. En este tiempo sin contratos sí ha estado haciendo campo y ha lidiado algún toro a puerta cerrada en el campo. Cada año ha entablado conversaciones con la empresa para poder volver a torear en Sevilla, “pero la respuesta es siempre la misma: que me espere al año próximo, que si los compromisos, que siga adelante, que ya llegará mi oportunidad…”.

     El sevillano denuncia de forma genérica que “todo el mundo sabe cómo está el sistema: torean los que son hijos de tal o cual, los que tienen recomendaciones, los que van sin cobrar lo mínimo exigible o incluso que le cuesta dinero torear, al margen de que seas buen o mal torero”.

     Sobre las novilladas anunciadas en la Maestranza por parte de la empresa Pagés hace dos días, Jesús analiza que “hay sólo cinco novilleros sevillanos de 18 puestos. Si no me dan la oportunidad en mi tierra, ¿quién me la va a dar?”, se pregunta. “Antes, los novilleros se iban rodado en los pueblos para ir con más seguridad a las plazas importantes, con el rodaje hecho. Ahora es al contrario: si no estás anunciado en una plaza importante, tampoco te contratan para torear en la plaza de cualquier pueblo. Además, cada vez se ofrecen menos novilladas”.

     El novillero tiene la esperanza en una solución que pone sobre la mesa. “Yo no quiero que quiten a ninguno de mis compañeros, está claro. Todos se merecen torear. Hay una novillada en San Miguel, la última del año, en septiembre, que no tiene anunciado a ninguno de los tres novilleros. Además, la empresa anuncia que los novilleros están “Por designar”, a diferencia de otros años que indicaba que eran puestos para los novilleros triunfadores de la temporada. Por lo tanto, esa es la solución que pido, que se me incluya en uno de los tres puestos libres de la novillada de septiembre”.

     Mientras no haya una solución o la empresa no se ponga en contacto con él, Jesús Álvarez está dispuesto a permanecer en la Puerta del Príncipe en huelga de hambre “el tiempo que haga falta”. Sentado sobre varios capotes, también tiene un saco de dormir, “en el que dormiré por las noches, en la calle”.

     El joven sevillano pide a todo el que le quiera ayudar que suba su foto en huelga de hambre a todas las redes sociales.

Dejar respuesta

10 − siete =