Desproporción de Javier Fernández

La Junta pretende multar a un aficionado por intentar recuperar el precio de una corrida al no poder asistir

0
854
El delegado de la Junta de Andalucia en Sevilla, Javier Fernández, y su jefe del Servicio de Espectáculos, José Antonio Delgado, pretenden aplicar mano dura contra un simple aficionado. (FOTOS Javier Martínez)
El delegado de la Junta de Andalucia en Sevilla, Javier Fernández, y su jefe del Servicio de Espectáculos, José Antonio Delgado, pretenden aplicar mano dura contra un simple aficionado. (FOTOS Javier Martínez)

El delegado de la Junta de Andalucía en Sevilla, Javier Fernández, y su jefe del Servicio de Espectáculos Públicos, José Antonio Delgado, quieren aplicar mano dura contra un simple aficionado que intentó recuperar el importe de la entrada de la corrida de Miura, a la que finalmente no podía asistir. Está propuesto para sanción por ‘reventa ilegal’.

Francisco Mateos.-

     El delegado de la Junta de Andalucía en Sevilla, Javier Fernández, está dispuesto a emplear mano dura contra un aficionado que, haciendo el favor a un compañero, quiso vender la entrada de la corrida de Miura ante su imposibilidad para asistir, y así recuperar el mismo importe o parte de él. Según un comunicado remitido a SEVILLA TAURINA por la Unión Taurina de Abonados de Sevilla, los componentes de una peña asistieron a la corrida de Miura, pero a uno de ellos le fue imposible a última hora, a pesar de tener la entrada comprada. Sus propios compañeros se encargaron de intentar recuperar en los aledaños de la plaza el mismo importe del precio de la entrada o al menos parte de él. Es decir, nada que ver con la reventa ilegal que trata de buscar beneficios de forma fraudulenta.

     Sin embargo, agentes de la Policía Autónómica de Andalucía -que dependen del delegado de la Junta, Javier Fernández– se acercaron a este grupo de peñistas taurinos e intervino la entrada, levantando acta de la incautación de esa única entrada, y no haciendo caso de las explicaciones de los sorprendidos aficionados. La Unión de Abonados de Sevilla ha querido defender esta legítima decisión de querer recuperar el importe de su entrada por parte de un aficionado que no podía asistir a esa corrida a última hora y ha presentado un escrito explicativo ante el delegado de la Junta en Sevilla, Javier Fernández. Dos días días después le ha contestado el jefe del Servicio de Espectáculos de la Junta en Sevilla, José Antonio Delgado, dando por correcta la actuación policial sobre esta peña taurina e inacutando ¡una entrada! Es más, el delegado de la Junta de Andalucía, Javier Fernández -que asiste de forma gratuita sin pagar a los toros a su burladero de la Junta en el callejón, al igual que su jefe de Servicio de Espectáculos, José Antonio Delgado- está dispuesto a sancionarlo con, al menos, 150 euros por ¡reventa ilegal!

     El comunicado de la Unión Taurina de Abonados de Sevilla es el siguiente:

     «¿Qué aficionado en alguna ocasión no se ha visto obligado, por alguna imprevisión de última hora, a vender la entrada de alguna persona que no podía asistir al festejo de ese día, al mismo precio de taquilla o incluso menor? Es una situación que suele producirse en muchos festejos, sin que esta venta de alguna entrada suelta suponga ni tenga nada que ver con lo que todo el mundo conoce como ‘reventa de entradas con comisión’ y que sin duda siempre fue una lacra que comprometía a alterar el precio de las entradas artificialmente.

     La venta de una entrada suelta por un aficionado a su precio no perjudica a nadie ni puede ser objeto de persecución, intervención y menos aún sancionable.

     La Unión Taurina de Abonados de Sevilla ha recibido en la pasada Feria de Abril diversas quejas de aficionados que, de buena fe y por las circunstancias aludidas, tuvieron necesidad de vender una entrada suelta para no perder su importe. Sin embargo se ha dado el caso de que la Unidad de Policía Adscrita a la Junta de Andalucía, ha actuado para intervenir una sola entrada a un aficionado en la corrida de Miura a pesar de ser advertidos que se trataba del desplazamiento de una peña taurina y que uno de los aficionados no pudo desplazarse, por lo que se vieron obligados a la venta a su precio de la citada entrada momentos antes de la corrida.

     El acto de la intervención de la entrada se ejecuta mediante un documento en el cual no consta ni se hace referencia alguna a la Ley estatal 10/1991 de 4 de abril (Potestades Administrativas en materia de Espectáculos Taurinos); tampoco a la Ley 13/1999 (de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Andalucía); ni por supuesto a artículo de precepto legal que regule esta materia.

     El acta de intervención tampoco indica el nombre de la persona a quien supuestamente se intentaba vender la expresada entrada, por lo que con estas omisiones se trata de un documento que evidencia varios defectos de forma, cuando siempre es la Unidad Policial que interviene quien debe aportar la carga de la prueba que sostenga la propuesta de sanción.

     La Unión Taurina de Abionados de Sevilla, en escrito de 13 de mayo pasado, puso estos hechos en conocimiento del delegado de la Junta de Andalucía en Sevilla. Dos días después el jefe del Servicio de Juego y Espectáculos Públicos, José Antonio Delgado, contesta avalando la intervención de la entrada y propuesta de sanción, señalando incluso los artículos -esta vez sí- que tipifican las sanciones aplicables al aficionado en las dos normativas citadas, que en el mejor de los casos es entre 25.000 a 10.000.000 de las antiguas pesetas si se considera La Ley estatal de 1991 o entre 30.050,61 a 601.012,10 euros si se aplica la normativa autonómica andaluza.

     Esta desproporcionada intervención en nada se corresponde con el espíritu y la letra de la norma legal, y supone otro revés más al aficionado que no pretende lucrarse con la venta de una entrada, no perjudica a nadie, ni con ello ayuda a alterar el precio normal de las entradas».

Dejar respuesta

4 × 1 =