AL NATURAL

El gustirrinín por una foto

0
940
El delegado Javier Fernández posando en una visita a la Escuela de Camas y junto a los presidentes de la Maestranza; dos fotos en una misma semana enviada por su gabinete.
El delegado Javier Fernández posando en una visita a la Escuela de Camas y junto a los presidentes de la Maestranza; dos fotos en una misma semana enviada por su gabinete.

«…déjese de tanto salir en fotografías. Aquí lo que nos interesa es saber si va a trabajar o no por la Fiesta en Sevilla, qué novedades va a aportar, qué proyectos trae bajo el brazo, cómo se va a mejorar,… porque salir en las fotos ya vemos que le ha cogido pronto ese orgásmico regusto que tienen los políticos de nuevo cuño…»

Francisco Mateos.-

     El nuevo delegado de la Junta de Andalucía en Sevilla, Javier Fernández, parece que le ha cogido pronto el gustito a eso de salir en las fotos. En la misma semana, su gente de imagen y prensa han remitido dos fotografías del político de la Junta posando: una junto a los tres presidentes de la Maestranza ya conocidos, más el nuevo suplente; y otra en una visita nocturna -y supongo que premeditada- a la Escuela de Tauromaquia de Camas.

     Algunos dirán que eso está bien, que vaya tomando contacto con los sectores. Depende; sólo salir por salir, para vender uan imagen y una foto, no. Pero además, en el caso actual, con la desnaturalización de una clase política (todos, los de un lado y los del otro) más preocupados de sí mismos, su imagen y bienestar antes que la de sus administrados, más vale que el citado delegado Javier Fernández sea más diligente en su trabajo taurino diario (del que, por cierto, no tenemos noticia alguna aún, más de medio año después de su nombramiento sustituyendo a la nefasta Carmen Tovar) y se deje de tanto salir en fotografías. Aquí lo que nos interesa es saber si va a trabajar o no por la Fiesta en Sevilla, qué novedades va a aportar, qué proyectos trae bajo el brazo, cómo se va a mejorar,… porque salir en las fotos ya vemos que le ha cogido pronto ese orgásmico regusto que tienen los políticos de nuevo cuño. Aquí se le paga -le pagamos-, señor Javier Fernández, por un servicio público; en este caso el que me importa: por el servicio público de administrar y ejercer política en Sevilla en el campo taurino, de forma justa y equitativa, y no por verle en fotos. A ver si con tanto afán por las fotos va a resultar que cualquier día nos envían sus chicos de imagen y prensa una foto suya leyendo el ‘6Toros6’ o ‘Aplausos’ sentado en un lugar… de lectura.


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

dieciocho − trece =