Veto de toreros por impagos de 600.000 euros

Los empresarios sevillanos González de Caldas y José Jesús Cañas dejan a la plaza de Granada en ruinas

0
836
Los empresarios sevillanos González de Caldas y José Jesús Cañas.
Los empresarios sevillanos González de Caldas y José Jesús Cañas.

La plaza de Granada está en una situación crítica tras la gestión en las últimas temporadas de los empresarios sevillanos José María González de Caldas y José Jesús Cañas. Entre ambos acumulan una deuda a toreros y ganaderos de 600.000 euros que han provocado la declaración de veto de los toreros para actuar en la capital granadina.

Redacción.-

     Los empresarios sevillanos José María González de Caldas primero y José Jesús Cañas después han dejado a la plaza de toros de Granada en situación crítica. Según desvelan los compañeros de mundotoro.com, sobre la plaza granadina pesa una deuda acumulada de alrededor de 600.000 euros (cien millones de las antiguas pesetas) impagados a toreros y a ganaderos. La deuda correspondería a lo que no se ha pagado durante las gestiones de los sevillanos González de Caldas y José Jesús Cañas, que empezaron juntos en sociedad, pero después se separaron, y tanto uno como otro se han sucedido en la gestión de la plaza granadina en las últimas temporadas.

     El anterior empresario, González de Caldas, se comprometió a pagar parte de la deuda que había acumulado y que aún asciende a alrededor de 200.000 euros. El resto de la deuda acumulada con toreros y ganaderos (unos 400.000 euros) corresponde a la gestión del ecijano José Jesús Cañas en tan sólo las últimas dos temporadas, cuyo contrato de arrendamiento vencía este año.

     La situación en la que han dejado ambos empresarios sevillanos a la plaza de Granada es tan grave que la Unión de Matadores, ante los informes de impago recibidos por sus afiliados, ha abierto su protocolo de actuación acostumbrado en estos casos: reunión de datos y presentación de la pertinente denuncia, así como al ‘veto’ para actuar en la plaza de toros de Granada, ya que responsabilizan de la deuda a la propiedad privada de la plaza al entender que tiene la obligación de velar porque el coso esté libre de cargas de cara a su próxima y supuesta adjudicación. A esta situación tan crítica (será difícil que algún empresario ‘serio’ quiera hacerse cargo de una plaza donde pende una deuda tan abultada y un veto de actuación de toreros) ha llegado una de las mejores plazas de España en cuanto a asistencia de público.

Dejar respuesta

Once − 1 =