REAL MAESTRANZA / Novillada con picadores

Calor arriba y bochorno abajo

0
1044

David Galván ha saludado dos ovaciones y ha hecho lo poco destacado en la calurosa novillada sevillana. A los bien presentados novillos de El Montecillo les fató fondo aunque le pegaron fuerte en varas. Con ellos, Vítor Barrio mostró diversidad con el capote y firmeza en la muleta, mientras que a Vanesa Montoya le pesó la responsabilidad.

LA FICHA

NOVILLOS: Se han lidiado novillos de El Montecillo, de notable presentación aunque sin demasiado fondo. Destacaron el primero y el tercero por nobles.

NOVILLEROS:Víctor Barrio, de grana y oro, silencio  y saludos.
David Galván, de purísima y oro, saludos y saludos.
Vanessa Montoya, de marfil y oro, silencio tras dos avisos y silencio tras dos avisos
.
INCIDENCIAS: Víctor Barrio y David Galván debutan en esta plaza. Vanessa Montoya se presenta con picadores en Sevilla.
CUADRILLAS: Saludaron tras parear al quinto Daniel Duarte y Rafael  Limón, y Juan Manuel Raya tras clavar al tercero.


Con decisión se fue a portagayola Víctor Barrio para recibir al cuarto que, tras la obligada larga cambiada, mostró su diversidad con el capote


Con enorme esfuerzo, David Galván desplegó toda la intensidad del natural para  mostrar un toreo que, aunque discontinuo, no dejó de ser elegante, emotivo y auténtico


Euforia en el gesto de David Galván. (FOTO: Matito)

SECCIONES

GALERÍA GRÁFICA
(Matito)
GALERÍA GRÁFICA
(Paco Díaz)
LAS OTRAS IMÁGENES
AL NATURAL
Así nos va

Manuel Viera.-

Venía de realizar un trasteo con el que le faltó una pizca de decisión, pero hizo borrón y cuenta nueva sorprendiendo en su segundo novillo con un toreo sin divagaciones. David Galván mostró sus elegantes formas en el inicio de faena al quinto, un utrero con hechuras de toro, de complicadas embestidas, que manseó y se orientó en el prólogo de faena tras un elegante inicio genuflexo de mando y temple.

De inmediato, en los primeros intentos de pasarlo con la diestra, se lo echó a lomos en espectacular voltereta. A partir de ahí los pases zurdos se adaptaron a las peligrosos envites del novillo que no dejó de buscar al gaditano que, con enorme esfuerzo, desplegó toda la intensidad del natural para  mostrar un toreo que, aunque discontinuo, no dejó de ser elegante, emotivo y auténtico. Con un certero espadazo ratificó su decisión.

Al segundo, noble y de notable calidad aunque de escasas fuerzas, le dudó en los inicios sin que los buenos muletazos encontraran la ligazón. Faena de detalles a derecha e izquierda sin emotividad y sin continuidad. Se paró el novillo y acabó con él de estocada atravesada.

Fue esto lo más destacado de la calurosa tarde de toros sevillana. Los novillos de El Montecillo, bravos en los petos no acabaron de romper en las telas. A los bien presentados utreros de Francisco Medina les faltó fondo aunque tuvieron nobleza.

Quizá por esto, Víctor Barrio no terminó de cogerle el son al noble primero, un buen novillo que tras estrellarse de salida contra el burladero quedó mermado en sus  fuerzas. Barrio mostró gusto en el trazo diestro sin llegar a conseguir hilvanar no más de dos muletazos. Epilogó faena con el detalle del pase por bajo y el ayudado, que gustaron aunque supieron a paco. Mató con prontitud.

Con decisión se fue a portagayola para recibir al cuarto que, tras la obligada larga cambiada mostró su diversidad con el capote. Decidido también inició faena con el pase cambiado por la espalda, sólo consiguiendo después algún que otro muletazo hilado con firmeza y buenas maneras. Manso y distraído, el utrero de El Montecillo huyó a las tablas y allí se quedó. Mató de estocada precedida de pinchazo.

La forma de mostrarse a la salida del tercer novillo ya indujo a cierta desconfianza. Y, en efecto, Vanessa Montoya, dejó que le masacraran en varas al buen utrero para después bajar la guardia y desinhibirse en un trasteo que reveló, y aquí no hubo duda, del pie que cojea. Un quiero y no puedo con un novillo moribundo con el que ni siquiera supo ocultar su preocupante desconfianza con la espada.

La debutante sevillana, más o menos camuflada en su primer novillo, pudo con el sexto, noble y muy parado tras el tercio de varas,  campear el temporal  haciéndole frente con el  natural bien trazado y despacioso. Fue lo mejor de una faena que, a diferencia de la anterior, no fue conformista. La espada, desgraciadamente, no es lo suyo.


AL NATURAL

Así nos va

Manuel Viera.-

Se mire por donde se mire y se interprete como se interprete esta Fiesta nuestra está llena de contradicciones. La modernidad ha socavado el derecho del público para decidir a favor de lo que le divierte. Sea bueno o sea malo. Es decir: no hay presidente, o presidenta, que no se preste a las exigencias de una gente que no distingue  lo banal de lo auténtico, lo serio de lo cachondo… Este proceso de cambio lo están ampliando de forma considerable los que tienen  responsabilidades en la plaza. El palco que preside y ese otro palco que manda amenizar lo extraordinario con la música torera. Uno lo hace con el Reglamento en la mano y sin tragarse una sola línea. El otro, según su  criterio, del que hace ley no escrita. Y así nos va. Plaza de primera que parece a veces de tercera.

Con peligro de derrumbe. (FOTO: Paco Díaz/toroimagen.com)

Más allá de este componente de fondo hay una preocupante crisis en el escalafón de novilleros. Muy pocos interesan. Poca creencia parece haber para que la plaza no registre más de media entrada en festejo de abono. Pese a la novedad de la presentación con caballos de la sevillana Vanessa Montoya, que como todos los que quieren ser alguien en esto no dudó en la oportunidad  de acudir a la desesperada,  so pena de caer bajo el síndrome del fracaso. Y es que si no se mata es difícil ser torero. Ni aunque se crea valiente, puro y elegante.


GALERÍA GRÁFICA (Matito)

AVISO a los lectores.

Víctor Barrio.

David Galván.

Vanesa Motoya.

Víctor Barrios.

Víctor Barrios.

Víctor Barrios.

Víctor Barrios.

David Galván.

David Galván.

David Galván.

David Galván.

David Galván.

David Galván.

David Galván.

David Galván. David Galván. David Galván.
Vanesa Motoya. Víctor Barrios. Víctor Barrios.
Víctor Barrios. Víctor Barrios. Víctor Barrios.
David Galván. David Galván. David Galván.
Vanesa Motoya.


GALERÍA GRÁFICA (Paco Díaz/Toroimagen)

AVISO a los lectores.

El paseíllo...

David Galván.

Víctor Barrios.

Víctor Barrios. David Galván.
David Galván. David Galván. David Galván.
Nº 35: 'Despiste'. Víctor Barrios. Vanesa Motoya.
Vanesa Motoya.

Vanesa Motoya.

Víctor Barrios.

Víctor Barrios. ¡Bonito! David Galván.
David Galván David Galván. Vanesa Motoya.

 


 

LAS OTRAS IMÁGENES

Azúcar (FOTO:Matito)

Raya dejándose ver. (FOTO:Matito)

Consecuencia: ¡ovación! (FOTO:Matito)

Más madera en banderillas. (FOTO:Matito)

Y Curro sin perderse un detalle. (FOTO:Matito)

¡22, 22, 22, 22...! (FOTO:Matito)

Brindis al que tantas vidas salvó en esta plaza. (FOTO: Matito)

Montoya, en soledad como en el poema de Lorca (FOTO:Paco Díaz/Toroimagen.com)

¿Dónde está Vanesa? (FOTO:Paco Díaz/Toroimagen.com)

¡Ole las mujeres guapas! (FOTO:Paco Díaz/Toroimagen.com)

Ella pasó un quinario, los del callejón otro. (FOTO:Paco Díaz/Toroimagen.com)

Como las que pintaba Julio Romero de Torres. (FOTO:Paco Díaz/Toroimagen.com)


Dejar respuesta

siete − tres =