CURRO DURÁN - Novillero

“Si no consigo ser mejor que mi padre habré perdido el tiempo”

0
1183
Curro Durán hijo junto a su padre.
Curro Durán hijo junto a su padre.

Este otro Curro Durán quiere llegar a ser alguien en el toreo. En no más de tres festejos toreados ha dejado constancia de su valor y ambición. La calidad de sus formas y su manera de desenvolverse en el ruedo le hace ser serio candidato a ocupar muy pronto los primeros puestos del escalafón de novilleros. Con esfuerzo, dedicación y entrega quiere alcanzar su objetivo. Y en ello está.

Manuel Viera.-

¿Qué balance hace de la temporada de su presentación ante el público?

Ha sido un año intenso en el campo aunque corto en festejos. Se ha basado en las tres becerradas que he podido torear. Empecé el 21 de mayo en Santisteban del Puerto compartiendo cartel con otro utrerano, Miguel Falcón, una tarde muy bonita porque tuve la suerte que me saliera un novillo muy bueno, y pude cortarle las dos orejas. Después toreé un festival en El Coronil junto a Canales Rivera y Víctor Janeiro, y también le corté una oreja al becerro. Pero lo mejor fue mi debut de luces en Sanlúcar de Barrameda el 25 de septiembre, lo hice con el mismo color de traje que vistió mi padre el día de su presentación: tabaco y oro. Allí me encontré muy a gusto toreando y le corté las dos orejas al novillo. Se me pusieron los bellos de punta al hacer el paseíllo. Cuando pisé la raya sólo pensaba en salir a hombros por la puerta que tenía enfrente. Ha sido un año muy positivo para mí y he aprendido mucho.

Tanto en el campo como en la plaza ya ha probado embestidas de diferentes encastes. ¿Con cuál estuvo más a gusto?

Con el de Santa Coloma. Porque es un toro que cuando sale bueno tiene muchísimo temple, y eso hace que lo pueda torear muy despacio.

Y es en el temple, claro, donde basa tu toreo…

Sí, porque saber templar los toros creo que es lo más importante para llegar a ser torero. Después está el valor, la técnica, el empaque… pero lo fundamental para mi es el temple.

¿Ha pasado por algún momento amargo en este corto tiempo que lleva en esto?

Sí, lo pasé muy mal unos días antes de torear mi primer festejo. Fui a un tentadero en El Toruño, de Guardiola, donde tentaba Luis Vilches junto a otro torero de Huelva, en la tapia estábamos unos cinco chavales y todos fueron saliendo menos yo, que me quedé sin poderle dar veinte pases a la becerra. Después me harté de llorar en la misma tapia.

Pero quizá aquello le hizo ser consciente de la cantidad de obstáculos que tiene que salvar para llegar.

Lo sé. Sobre todo el llevar el nombre de mi padre, o ser hijo de un matador de toros, es un arma de doble filo. Porque la gente me va a mirar de una manera diferente, y me van a exigir mucho más, e incluso irán a verme si es que soy mejor que mi padre. Si eso no lo consigo, lo que ahora estoy haciendo es perder el tiempo.

¿Para cuando la presentación con picadores?

Pues lo que tenemos en mente es poderlo hacer al final de la próxima temporada. Torear las becerradas necesarias y debutar después en la plaza de toros de Utrera. Si no puede ser, habría que buscarse otra plaza de la misma importancia.

El no torear en la pasada Feria de Utrera, ¿a qué fue debido?

Queríamos guardarnos el factor sorpresa y esperar el debut con caballos. Además, era un eral para cada uno y mi padre no lo vio oportuno.

¿Por qué decide ser torero?

Desde muy pequeñito me gustaba jugar al toro. Ramón de Julio, que fue novillero y amigo de mi padre, me regaló un capotito, muleta, montera e incluso un traje de luces, y así empecé. Lo que pasaba es que mi padre no quería para nada que me dedicara a esto, y me desvió a la práctica del fútbol. Pero yo no pensaba nada más que en el toro, hasta que un día le dije: “Papá, hasta aquí he llegado: lo mío es otra cosa”.

Y decide la que ha de ser su profesión…

Así es. Creo recordar que fue en el verano de 2008, cuando mi padre viajó con Luis Vilches a torear dos corridas en México, me encontraba en el campo y le dije a Ramón de Julio que quería ser torero, y aquella misma tarde con una antena de radio a modo de estaquillador, una toalla y unas pinzas de ropa para completar la muleta empecé a torear en serio.

¿Recuerda el día que coge el capote y la muleta de verdad, y se pone delante de una becerra?

Sí que lo recuerdo. Fue en un tentadero en casa de Sebastián Santiago, que toreó mi padre a modo de preparación para los festejos que se celebraron en la plaza central de mi pueblo con motivo del V Centenario de la Virgen de Consolación. Era una vaca de color cárdeno claro extraordinaria que ni siquiera me miró. Disfruté mucho con ella.

¿Como vence el miedo, Curro?

Lo supero y ya está.

¿Pero como lo siente: en las pulsaciones aceleradas, en el sudor excesivo…?

Lo noto porque me entra un cosquilleo en la barriga muy molesto, pero cuando estoy delante de la cara del toro cojo confianza, me relajo, me siento a gusto y se me pasa.

¿Y qué piensa cuando está allí, solo, delante del toro?

Pues lo único que pienso es en disfrutar yo y hacer disfrutar a la gente con mi toreo, meter la espada, cortar las orejas y salir con ellas en la mano por la puerta grande.

¿Ha sufrido ya algún tipo de percance?

Sí, aunque sin demasiado importancia. Tentando unas vacas en lo de Javier Guardiola la becerra intentó escaparse y al primer capotazo se me vino al pecho, caí mal y me lesioné la espalda. Estuve unos días bien fastidiado.

¿Qué toreros, de antes y de ahora, le llegan más?

De la época antes que la de mi padre, Antonio Ordóñez. Después, Espartaco por su poder y personalidad. También Jesulín, uno de los toreros más técnicos que he conocido. Y actuales, Manzanares, Perera, Morante y El Juli.

¿Se acuerda de la primera vez que vio torear a su padre?

Era muy pequeño y no tengo un recuerdo claro. Fue en un festival en Utrera, después en el campo sí lo he visto bastante y he disfrutado mucho y aprendido con su toreo.

¿Y su toreo cómo es, cómo lo defines?

Mi toreo es muy clásico y muy sencillo, y consiste en enganchar a los toros delante y llevarlo muy atrás, quedarse quieto, volver a dejar la muleta en la cara y así darle seis o siete muletazos muy largos, muy templados, para luego rematar con el de pecho. Incluso cuando estoy toreando de salón, o el campo, me riñe mi padre porque dice que bajo mucho la mano y me llevo la embestida demasiado atrás, y que eso tampoco es el toreo. Hay toros que hay que llevarlo más en línea y otros que te permiten llevarlo atrás. Pero es así como tengo metido el toreo en la cabeza. Y no hay forma de cambiarlo.

¿El capote o la muleta?

La muleta. Prefiero la muleta porque me siento más. Aunque también me gusta mucho torear de capote.

Su padre torea muy bien con el capote…

Sí, lo he visto en video y me lo han dicho siempre. Y además he tenido la suerte de verlo en festivales y es verdad que lo hace muy bien. Recuerdo ahora una fotografía que tenemos en casa con una media verónica en Las Ventas de Madrid y es perfecta.

¿Supersticioso?

No, no suelo serlo.

Dejar respuesta

dieciseis − siete =