Ángel Luis Carmona, a hombros tras feliz alternativa

0
942

Ángel Luis Carmona, a hombros tras feliz alternativa

Osuna – Corrida de toros de Feria, Sábado 17 de Mayo de 2008

TOROS: Se han lidiado toros de las ganaderías de Manolo González y de Sánchez Dalp. Aceptables de presentación, nobles, descastados y flojos.

ESPADAS:Manuel Jesús 'El Cid', de burdeos y oro, una oreja y ovación.
José María Manzanares, de turquesa y oro, ovación y oreja.
Ángel Luis Carmona, que tomaba la alternativa, de grana y oro, una oreja y dos orejas.

INCIDENCIAS: Tres cuartos de entrada.

El torero local ha tomado la alternativa en la plaza de toros de su pueblo saliendo a hombros por la puerta grande tras cortar la oreja del toro del doctorado y las dos del sexto. Un apéndice ha paseado El Cid de su segundo, e igual trofeo consiguió Manzanares del quinto. Los toros de Manolo González, flojos y descastados, no dieron el juego deseado.

Manuel Viera.-

Con una enorme voluntad y ansias de triunfo el local Ángel Luis Carmona se hizo matador de toros en la plaza de toros de su pueblo. El primero, de los dos matadores que ha dado Osuna, que se doctora en esta plaza. Triunfante y feliz salía el nuevo torero por la puerta grande del centenario y bien cuidado coso a hombros de sus paisanos, que con toda ilusión le habían jaleado durante la lidia de sus dos toros. Primer objetivo que cumple quien apostó por una alternativa de lujo y en su tierra, con raquítico bagaje a sus espaldas y sin pisar aún por el ruedo de una plaza de toros andaluza.

Así las cosas, el camino se le hará largo y espinoso, y aunque en esto del toro difícil es vaticinar, metido en la cabeza tiene el toreo quien hoy pasa a engrosar la lista del escalafón de matadores.

Ángel Luis Carmona hizo lo que pudo, que no fue poco, con el noble y parado toro de la alternativa. 'Locura', marcado con el número 72, no se entregó en los engaños pese a la firme disposición del nuevo doctor en tauromaquia. Entre los muchos pases sin conexión se dejaron ver algún que otro natural de templado trazo, y un circular bien rematado con el de pecho. La estocada trasera de efecto rápido provocó a un público que le pidió a voz en grito las orejas del descastado toro. Al sexto, con más movilidad aunque protestón y a la defensiva, le toreó con gusto con la capa, destacando un quite por tafalleras muy del agrado de sus paisanos. Después, entregado y decidido, quiso hacer el toreo templado a derecha, presentado el engaño siempre adelantado y tratando de hilvanar los pases para rematar las tandas con buenos de pecho. Se adornó con gusto en el epilogo de la faena y tras el espadazo paseó triunfal las dos orejas ante el delirio de su gente.

El Cid está que se sale. La selección de naturales en las atractivas series zurdas al noble y flojo segundo fue sólo una muestra de la pureza de sus formas. Sin esforzarse, como si estuviera gozando del disfrute en la soledad del tentadero, anduvo el sevillano con el descastado 'manologonzález'. Tampoco tuvo toro con el que hizo cuarto, de embestidas sosas y cansinas. Sólo el perfecto pulsear de su muleta logró trazar el pase circular y el natural despacioso, no para emocionar pero sí para degustar unas formas únicas y diferentes.

Tampoco Manzanares pudo lograr el triunfo. Al tercero, sin fuerza y sin clase, lo toreó despacio y ajustado con total falta de emoción. Y al parado sexto le echó toneladas de voluntad hasta conseguir ligar dos naturales sin emotividad. Quizás por ello, por ganas y disposición, le pidieron la oreja que el presidente no dudó en conceder.

| VOLVER A TEMPORADA

Dejar respuesta

uno × 5 =