ENTREVISTA a El Cid: «Lo más importante de la temporada ha sido la regularidad en los triunfos»

0
797

Sus triunfos ya no son noticia, los alcanza cada día con una regularidad pasmosa. Desde los conseguidos en los inicios de Valencia hasta este último de San Miguel en la Maestranza no ha dejado de torear. Bilbao marca una temporada histórica para el sevillano de Salteras. Y aún dice que se puede mejorar.



El Cid, el mejor torero sevillano en la temporada 2007.
FOTO: Javier Martínez.

Manuel Viera.-

     ¿De verdad se puede mejorar una temporada iniciada con triunfo en Valencia, con Puerta del Príncipe en Sevilla, con aldabonazo en Pamplona, entre otras muchas plazas, y la gesta histórica de Bilbao?

     Claro que se puede mejorar. Aún me falta mucha distancia para tocar techo. Me veo muy bien y muy fresco, muy seguro delante del toro, y cuando uno se encuentra tan a gusto y disfruta con lo que hace, claro que se puede mejorar.

     Bilbao le marcó la temporada de alguna manera, pero ¿qué otras tardes le ayudaron a escalar la cima?

     No puedo olvidar Sevilla. Salir por esa Puerta del Príncipe un año más es inexplicable, y te inyecta ánimos que ayudan a conseguir la meta. Las tardes de Huelva, Barcelona, Pamplona… y sobre todo Bilbao, que me hizo fuerte, muy seguro de mi mismo, y sobre todo muy feliz.

      ¿No  le ha llegado aún el 'atoramiento' después de torear cada tarde y recorrerse España de punta a punta?

      No, de ninguna manera, cuando uno hace lo que le gusta, disfruta y es feliz con su afición es imposible que eso suceda. Es verdad que llega un momento que todo cansa, pero a mi no me ha llegado, y espero que tarde. Estoy en mi mejor momento. Termino de torear y enseguida estoy ilusionado con la siguiente tarde, y eso es muy bonito.

      Y en San Miguel, en Sevilla, nuevo triunfo. ¿Satisfecho?

      Sí, satisfecho por distintos motivos, porque a pesar de los obligados cambios en el cartel la plaza se llenó, y aunque no tuve un toro que rompiera de verdad para adelante, creo que hice lo que tenía que hacer. Mis toros se pararon demasiado. El primero, cuando quise someterlo, no respondió, y al segundo creo que lo que le hice tuvo una gran importancia. Sevilla es mi casa, y en ella multiplico el esfuerzo. Me fui contento con el resultado.

     Estoy convencido de que estará liado en el capote de paseo en el patio de cuadrillas de la Maestranza el próximo Domingo de Resurrección Dígame, ¿qué compañeros quiere que le acompañen?

      Primero quiero estar yo, que aún no lo sé, y…sinceramente, hay extraordinarios compañeros que le pueden dar categoría a ese cartel. Eso ya es cosa de Eduardo -en referencia a Eduardo Canorea, empresario de la plaza-. Torear un Domingo de Resurrección en Sevilla es un privilegio, un lujo, y todos queremos estar ese día en el patio de cuadrillas. Seguro que será un gran cartel.

Dejar respuesta

tres × 4 =