Oreja para Manzanares que maquilla otro desastre ganadero

0
960

Real Maestranza – 14ª Feria de Abril, Jueves 30 de Abril de 2009

TOROS: Se han lidiado toros de Torrealta, justos de presentación, faltos de clase y de fondo, deslucidos. El primero ha sido un sobrero de Gavira, sin fuerzas. El segundo de la tarde también fue un sobrero, del hierro de El Serrano, noblón y manejable, el mejor de la tarde.

ESPADAS:David Fandila 'El Fandi', silencio y saludos.
José María Manzanares, una oreja y palmas.
Alejandro Talavante, silencio y silencio.

INCIDENCIAS: Plaza llena.

José María Manzanares salvó, en una faena con momentos de calidad en su toreo, el desastre ganadero de Torrealta El alicantino le ha cortado la oreja a un toro de El Serrano, lidiado como sobrero en primer lugar, mientras que El Fandi, que ha brillado en algunos de sus pares de banderillas con su acostumbrada espectacularidad, se quedaba sin opción al inutilizársele su dos toros durante los inicios de faena. Por su parte, Talavante se ha mostrado abúlico y aburrido al descubrir las dificultades que provoca la nobleza sin fuerza.


Manuel Viera.-

Hacía tiempo que no se veía tan consecutivamente tanta blandura, torpe y tonta, en el ruedo de esta plaza. Tanto toro sin fuerzas, parados por descastados, e inutilizados para la lidia, achacable, quizá, a algún gafe que se ha instalado en la Maestranza. Porque no es posible que día tras día se muestre la bravura por los suelos. Y es que otro desastre ganadero se ha dejado notar, un día más, abajo en el ruedo. Los toros de Torrealta, de variadas hechuras, muy desiguales en su presentación y descaradamente flojos han dado otro mitin -y van…- en día de farolillos y con el lleno acostumbrado del 'No hay billetes'. Primero y segundo fueron devueltos por falta de fuerzas, mientras que un público, paciente y contemplativo, esbozaba la acostumbrada y leve protesta. Y, claro, así es imposible hacer el toreo.

Hoy, a la postre, el toro que ha salvado un nuevo desastre ganadero ha sido el segundo, lidiado como sobrero, perteneciente a la ganadería de El Serrano. Con él ha mostrado su toreo José María Manzanares. Fue un toro muy noble, manso en los inicios, pero con un notable pitón derecho en


la muleta. La faena del alicantino fue una síntesis de sus mejores cualidades y calidades: expresividad, elegancia y virtuosismo en sus formas. Manzanares fue autor de un reducido, pero exquisito catálogo de pases diestros, consiguiendo su mejor resultado en dos tandas con la muleta a rastras, muy profundas, muy lentas, y con excelente ritmo, en la que el cambio de mano y remate por bajo fue toda una demostración de unas formas de depurado estilo. Dos naturales brillaron con luz propia en un intento por conseguir hacer pasar, con la franela en la mano izquierda, la corta embestida del noble animal. Quedaba atrás una faena, dispersa e incompleta, en la que sobresalieron los escasos muletazos a derecha y el detalle del natural, aunque con elevada intensidad expresiva, y la precisión rítmica de los adornos que otorgan personalidad al joven espada alicantino. Una estocada de notable ejecución ayudó a la concesión de un apéndice de no mucho peso.

Un Manzanares crecido y consentido le ejecutó al manso y tardo quinto un vibrante toreo diestro en los inicios de faena. Después navegó en la desigualdad de un trasteo con el que nunca le cogió el ritmo a la complicada


embestida. Una sola tanda de dos muletazos diestros con el bello remate de la trinchera, fue lo más destacado de un trasteo en que se valoró el esfuerzo del torero, tras la media estocada, con unas leves palmas.

Y poco más, porque no hubo tiempo en el transcurso de la lidia del toro de Gavira, lidiado también como sobrero, para comprobar el camino que va de la intensidad rabiosa de un espectacular par de banderillas al trasteo de muleta de El Fandi. Nada más iniciarse el intento de faena marcado por la debilidad del inválido primero, y sin demasiada abundancia de pases, el morlaco se derrumbó definitivamente agotado sin que la cuadrilla lograra, en esperpéntica estampa, ponerlo en pie. Allí fue apuntillado sin que el granadino tuviese opción de tumbarlo con el acero. El cuarto también flojo, y al que banderilleó de menos a más, quedó inútil durante lidia, dejando a El Fandi si opción y totalmente abatido.

Alejandro Talavante, ya se sabe, abúlico y aburrido, cuando descubre las dificultades que provoca la nobleza sin fuerza. Ni con el anovillado tercero, ni con el descompuesto y manso sexto, logró un solo momento de emotividad.

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

AL NATURAL

Talavante: así como que no

Francisco Mateos.-

Existe una leyenda urbana sobre un pequeño incidente entre un banderillero 'resabiado' y un periodista. No sé si será verdad, pero podría serlo perfectamente. Se ve que el banderillero -torero frustrado al fin y al cabo- aleccionaba en el tendido a su vecino de localidad, un periodista taurino, sobre el desarrollo de la lidia:

-Ha visto usted eso que ha hecho el toro; eso es por que no lo están citando a la distancia que pide el toro. Ya verá usted cuando el 'mataor' coja ahora la muleta y lo cite en la media distancia, verá como embiste más templado… Pero claro, usted cómo va a darse cuenta de estas cosas, si nunca se ha puesto delante,…

Esa coletilla de "usted no lo puede saber porque nunca se ha puesto delante" es una justificación de los taurinos, usada por toreros frustrados. Y a este periodista, una tarde sí, y otra también, el resabiado banderillero se la recordaba constantemente, tocándole los costados con el "pero usted eso cómo lo va a ver, si nunca se ha puesto delante"…. Hasta que el periodista ya no aguantó más un día y le espetó:

-Mire caballero: efectivamente yo nunca me he puesto delante; lleva usted toda la razón. Pero usted tampoco. Por muchas banderillas que haya puesto de sobaquillo, a una mano, o rejoneando; por muchos toros que medio haya lidiado, usted tampoco se ha puesto delante. Se habrá puesto al lado, al hilo del pitón si quiere, fuera de cacho, en paralelo,… pero delante, lo que es ponerse delante de un toro en puntas en una plaza importante, tampoco se ha puesto usted. Porque si se hubiera puesto delante alguna vez, lo que se dice ponerse delante y cruzarse, usted no sería banderillero, sino un figurón del toreo y desde luego no estaría aquí en el tendido dándome la tabarra cada tarde…

Pues de esta leyenda urbana me he acordado esta tarde viendo torear (o destorear) a Alejandro Talavante, sobre todo en el sexto. Ese toro tenía más de lo que sacó el extremeño, que siempre se colocó al hilo del pitón, sin cruzarse, sin meterse en los terrenos del toro para provocarle la embestida emocionante. Y cuando lo citaba, el trazo del muletazo era completamente recitilíneo, separado del cuerpo, y con un toque para el remate del muletazo hacia fuera. Así no,Talavante. Así seguiremos siendo el torero Guadiana, apareciendo y desapareciendo de la mente de los aficionados. De nada sirven dos orejas en un toro si en los muchos restantes astados se está a bajo nivel. Porque lo malo, además, es que tiene condiciones.

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

– Comentarios –>

<

Dejar respuesta

uno + 12 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Comentarios disponibles:
Fecha: 2009-05-01 11:13:09 Autor: Maestranza
Desde aqui mi mas sincero aplauso para los Monosabios de la Real Maestranza de Sevilla. Siempre al quite de sus caballos y picadores, ellos tambien son toreros y tambien se juegan la vida. Mi enhorabuena y mi aplauso por la labor callada de cada dia. Que seguro que esta tarde lo han pasado realmente mal con los derribos y cornadas a sus caballos. Enhorabuena toreros!!