OSUNA - Corrida de toros mixta

Esperanzador debut de Manolo Vázquez

0
132
Manolo Vázquez, oreja en su debut con picadores en Osuna.

Dos orejas ha cortado el diestro malagueño Javier Conde en el festejo mixto celebrado en la plaza de toros de Osuna en el que se presentó con picadores el nuevo Manolo Vázquez, que paseó un apéndice de su novillo. Pepe Luis Vázquez, con capacidad física mermada, resultó aparatosamente cogido. Un tercio de plaza de aforo.


SEVILLA / Corrida de toros mixta

ASTADOS: Se han lidiado toros de la ganadería de Albarreal -primero y cuarto-; dos de Fernando Sampedro -segundo y sexto-; un novillo de Albarreal lidiado en tercer lugar y otro de Los Azores, lidiado en sexto lugar. Aceptables de presentación de variado juego.
ACTUANTES: -Pepe Luis Vázquez (de grosella y azabache), silencio y cogido por el cuarto.
Javier Conde (de negro y azabache), vuelta al ruedo, ovación en el lidiado por cogida de Pepe Luis, y dos orejas.
-El novillero Manolo Vázquez (de grana y oro), que debutaba con picadores, oreja y saludos.
INCIDENCIAS: Un tercio de plaza. Pepe Luis Vázquez fue atendido de golpe en costado derecho, erosiones en la cara y aturdimiento. El banderillero Óscar Reyes Mendoza fue atendido de herida en la frente que necesitó puntos de sutura.


Manuel Viera.-

     Torear, lo hacen muchos. Hacerlo bien, menos. Hacerlo de manera diferente sólo lo consiguen muy pocos. A esta última categoría parece querer abonarse el nuevo Manolo Vázquez, nieto del desaparecido maestro sevillano del mismo nombre, que hoy hizo su presentación con caballos en Osuna.

     Lo esperanzador fue que el debutante toreó con esa difícil facilidad de los elegidos. Con esa naturalidad que identifica a la dinastía de los Vázquez. Con esa forma de hacer fácil lo difícil con la que mostró su incipiente concepto tan sugestivo con diferencial. Chispazos de cadencia y buen gusto en quien quiere cultivar el arte de torear con finura, elegancia y un refinamiento echado tantas veces en falta en los que empiezan. La frescura, la forma de dibujar cada pase en la búsqueda de la ligazón, y esas maneras preñadas de torería, justificaron la propuesta del sevillano para conseguir ser alguien importante en esto.

     Tarea complicada, pero ilusionante. Quizá, porque la apuesta por este debut obligado con caballos, motivado por su participación en el magno festival taurino solidario de la Hermandad de la Macarena del 12 de octubre en la Maestranza, con el que finalizará la temporada taurina en Sevilla, se antoja demasiado prematura.

     De todas formas, lo hecho al tercero, un buen novillo de Albarreal, fue una síntesis de sus mejores cualidades y calidades: naturalidad, elegancia y expresividad en las formas. El toreo diestro se deslizó con suavidad y acompasado ritmo, y los cambios de manos y los de pecho, atisbaron su personalidad artística. Tras la estocada, delantera y desprendida, paseó la oreja.

     Con el quinto novillo de Los Azores -se corrió turno por la cogida de Pepe Luis Vázquez- destacar la naturalidad en el trazo del natural en una medida y corta faena rematada muy mal con la espada. La capacidad para transmitir la trascendencia de lo que desea quedó dicha. La ilusión por el nuevo Vázquez, también.

     Javier Conde es un torero peculiar. Hoy volvió a ser autor de un reducido, pero exquisito, catálogo de muletazos diestros consiguiendo lo mejor en los inspirados detalles y adornos trazados al buen toro de Fernando Sampedro lidiado en sexto lugar. Dibujó muy despacio el pase circular y le puso arrebato en los cambios de mano. Todo ello adobado con el buen cante de Quique Morente. Hundió el acero y las dos orejas fueron a sus manos. En la lidia del segundo le cantaran por alegrías mientras dibujaba con la diestra arrebatados pases sueltos. Falló con la espada y le aplaudieron durante la vuelta al ruedo. Al cuarto, que lidió por cogida de Pepe Luis, quiso agradar con un toreo más para el divertimento de unos pocos que argumental. Con la espada, mal.

     La incapacidad física de Pepe Luis Vázquez le impidió transmitir la elegancia de su toreo. Escasos detalles con capote y muleta a su primer toro con sabiduría y torería. Sabor añejo en la media verónica y poco más. Mermado de facultades, fue cogido por el cuarto de forma aparatosa y preocupante. Pasó a la enfermería para no salir más.


GALERÍA GRÁFICA

Dejar respuesta

dieciocho − tres =