REAL MAESTRANZA - 13ª Feria de Abril

Pepe Moral, al natural

1
553
Pepe Moral.

El diestro sevillano Pepe Moral ha cortado dos orejas a la interesante corrida de Miura. En su segundo se pidió con mucha fuerza el doble trofeo, pero la polémica presidenta decidió cerrarle la Puerta del Príncipe. Antonio Nazaré y Esaú Fernández fueron ovacionados.


SEVILLA / Corrida de toros

TOROS: Se han lidiado toros de Miura; serios en sus diferentes hechuras y pelajes. Invalido el primero; flojo y de compleja embestida el segundo; sin humillar el lesionado tercero; muy complicado el cuarto; de notable tranco y clase en sus embestidas el quinto; con movilidad, aunque de difícil acometida, el sexto.
ESPADAS:Antonio Nazaré (de rioja y oro), silencio tras aviso y saludos.
Pepe Moral (de grana y oro), una oreja y una oreja con fuerte petición de la segunda, dos vueltas al ruedo y enorme bronca a la presidenta.
Esaú Fernández (de verde y oro), saludos y silencio.
CUADRILLAS: Destacaron Juan Sierra, Curro Robles y Manuel Pérez en banderillas, y Manuel Jesús Ruiz ‘Espartaco’ a caballo.

INCIDENCIAS: Dos tercios de plaza.


Manuel Viera.-

    De nuevo la Maestranza –deseada pista de despegue para toreros olvidados y con ambición- catapulta a las alturas a quien en el ruedo demostró con desbordante verdad las mayores emociones. En la lidia de Pepe Moral al quinto toro, el ‘miura’ deseado por humillación y buen tranco y, sobre todo, por la clase que mostró en sus repetidas acometidas, mezcló el valor con la enorme calidad de un toreo al natural de alta nota.

     Después de una lidia preciosista con el capote y un expresivo galleo para dejar al toro en el caballo, el toreo del sevillano se tiñó de verdad con un propósito de calidad que trascendió con inmediatez a los tendidos. Esperanzador inicio con la diestra, sin un atisbo de violencia, para conseguir después el natural rico en expresividad, hondo, despacioso, bello, hilvanado con elegancia, trazado con fina sensibilidad, rematado con notables obligados de pecho y con el apunte del pase por bajo en torero adorno. Y el resultado convenció. Fue realmente emotivo y conseguido en el seno de su más íntima inspiración. El natural devorado por los ojos escrutadores de toda una plaza que estalló en clamor. Solvente versión de un toreo hecho sin prisas, muy reposado, para hacer realidad todo lo que se le supone. La estocada, apreciablemente desprendida, aunque de mortal efecto, fue la causa esgrimida por el palco presidencial para no conceder el segundo apéndice que el cónclave pidió con el blanco pañuelo y el grito de la impotencia. Y que le hubiese abierto una Puerta del Príncipe, quizá, discutida y para algunos inmerecida. Como tantas otras abiertas a quienes con menor mérito, pero con sonado nombre, pasaron en procesión bajo su bóveda.

     También el palaciego logró torear con la sapiencia de su buen hacer al flojo y poco humillador segundo. Fue haciéndose a su embestida hasta lograr el deseado ambiente emocional en los tendidos. Arriesgó en una lidia de valor y enorme actitud hasta conseguir en el epílogo muletazos diestros de mano baja, firmemente contenidos, y mandados con buen pulso para alargar su recorrido. Se vislumbró, además, el largo natural y la trinchera. Un golpe de gracia antes de la estocada que le aseguró la oreja.

     Antonio Nazaré no pudo hacer otra cosa con el inválido primero que mantener ocupado al espectador en un vano intento por conseguir lo soñado. Dibujó el trazo con la zurda y el pase diestro, pero lo hecho no tuvo interés. Después, con el descabello, se eternizó. Y el cuarto fue un cinqueño al que le quedaba medio año para cumplir uno más. Un toro complicado por sus cambiantes acometidas y merecedor de una contundente apuesta. Antonio, con enorme esfuerzo, lo intentó e, incluso, consiguió algún que otro muletazo diestro entonado y el aislado natural. Muy poco. El público le premió su actitud con una ovación tras acabar con el descabello.

     Esaú Fernández sigue siendo un torero ambicioso. Caminó cargado de valor para arrodillarse delante de la puerta de chiqueros rozando los quitamiedos de una portagayola que acojonó. El tercer ‘miura’ lo cazó para destrozarlo con saña. Inconsciente se lo llevaron a la enfermería para después salir con el ánimo intacto. Pero poco pudo hacer, porque en los inicios de faena el complicado toro se inutilizó al lesionarse una pata. Con una estocada lo finiquitó. Y con el sexto, un toro con aparentes posibilidades para la lidia, le plantó cara con una faena en los que los muletazos diestros resultaron limpios, de mano baja, pero visiblemente acelerados, sin embargo, ligados y rematados. Una lidia de justificado esfuerzo y sobradas ganas que al final no caló. Y además lo pinchó.

     Finalizó la Feria de Abril con la tradicional corrida de Miura en la celebración de su 175 aniversario. ‘Miuras’ en sus diferentes hechuras y sin demasiadas complicaciones para la lidia. Interesante corrida que sirvió para quien gozó de mayor suerte, apostó y toreó.


AL NATURAL

Que disfrute el hambre de Moral, mala presidenta

Francisco Mateos.-

Clamor popular en contra de la presidenta Anabel Moreno. FOTO: Matito.
Clamor popular en contra de la presidenta Anabel Moreno. FOTO: Matito.

     Se veía venir. A la presidenta le mola quitarle las orejas a los toreritos modestos mientras que a sus compis del alegre palco maestrante le da por regalarlas a las figuritas del papel cuché. Tranquilo Finito de Triana, que todos hemos visto cómo intentabas convencerla de que premiar a Pepe Moral es premiar a un posible torero para el circuito de primer nivel, necesitado de más revulsivos. Pero a esta presidenta le va la marcha. Y a la Junta de Andalucía que la nombra y la mantiene, también.

     Que la segunda faena de Pepe Moral quizás no era de dos orejas, puede ser. Lo que es seguro es que la segunda faena fue bastante más completa que la primera, en la que fue premiado con una oreja. Que una salida por la Puerta del Príncipe del sevillano Pepe Moral con las dos faenas vistas en el cierre ferial sería un premio algo excesivo, pues seguramente. Pero sería una Puerta del Príncipe como la que se le concedió el año pasado a Padilla en esta misma Maestranza con estos mismos presidentes…

     Vayamos al grano. Si Rivera Ordóñez tiene derecho a recibir una oreja ‘con cariño’ por ser su última tarde en la Maestranza, ¿por qué no va a tenerlo el sevillano Pepe Moral para ser premiado ‘con cariño’ y que precisamente no se convierta en su última corrida en la Maestranza? ¿Me entienden, verdad? ¿Tiene el mismo valor e importancia las dos orejas (una en cada toro) cortadas por Manzanares a toritos de Juan Pedro Domecq, que las dos orejas (una a cada toro) cortadas por Pepe Moral a sendos toros de Miura?

     Que usted disfrute el hambre de Pepe Moral si ello le hace feliz, mala presidenta. Posiblemente, muy posiblemente, se lleva usted el honor de haber impedido la única salida a hombros por la Puerta del Príncipe de Pepe Moral en su vida; cariñosa o generosa, si usted quiere, pero la que lo ha impedido ante el clamor popular. Será muy difícil que Pepe Moral tenga de nuevo tan cerca un sueño así… Los cojones los quiero ver en los corrales, en los reconocimientos, en las orejas a las figuras, que para eso torean 30-40 corridas al año, y no con toreros muertos de hambre que en su primera o segunda corrida del año tienen que tragarse no sólo la de Miura, sino además estar obligados a triunfar en ella si no quieren quedar en la cuneta definitivamente. Hoy, usted, mala presidenta, le ha dado una patada para lanzar a la cuneta a Pepe Moral. El toreo es duro, durísimo; pero usted le ha infringido a Pepe Moral un castigo severo, muy severo. Una vez ya sosegado el torero en su cuarto, a solas en la oscuridad, cuando rompa a llorar por la impotencia de haber tenido tan cerca poder cambiar su futuro inmediato por su decisión, cada lágrima tendrá grabado su nombre, presidenta. Parece que le va la marcha restándole orejas -justitas sí, lo acepto- a toreros modestos como la segunda de Ferrera con la de Victorino, las de Padilla y Fandi, o la de Pepe Moral hoy. Ferrera, Padilla, Fandi y Moral… qué distintos nombres a los de Manzanares, Rivera o Cayetano, ¿verdad?, premiados también con cariño con orejas. Me pregunto -y perdone mi maldad- si le hubiera negado esa segunda oreja a Roca Rey si hubiera toreado la de Miura, apoderado como está por la empresa Pagés…

     Pero a usted le va la marcha, erigirse en protagonista. Estaban en el callejón altos responsables de la Junta de Andalucía en materia taurina. No harán nada. Sin embargo usted sí debe hacerlo. Reconozca que su nivel de exigencia es bastante más alto que el de sus otros tres compañeros. ¿Quién duda que si hoy está en el palco Gabriel Fernández Rey o el facilón de José Luque Teruel no hubiera habido problema alguno para esa Puerta del Príncipe? Por lo tanto, presidenta, sólo le queda una salida coherente: presentar esta misma semana su dimisión, porque su nivel de criterio -que posiblemente sea correcto- no es uniforme con el del resto de los tres presidentes. Y después, que la Junta de Andalucía decida: si prefiere quedarse con su nivel de exigencia, o con el de los otros tres presidentes. Pero lo que está claro es que la enorme disparidad de criterios actual está haciendo mucho daño a la imagen de la plaza y convirtiendo a la Maestranza en una jaula de grillos.

     Mientras tanto, que sea usted feliz con el hambre del muchacho de Los Palacios.


LA CORRIDA, AL COMPÁS

El último farolillo

Fernando Naranjo.-

La Feria sin farolillos
y un aire dominical
de guisa tan singular;
se acicaló el Baratillo
y acudiera el Giraldillo
al ‘miureño’ fin de Feria.
Hoy la usía menos seria
estuvo condescendiente,
más hubo gente pendiente
de su labor jocosería.

Y sonó ‘Martín Agüero’,
tan solemne pasodoble
que apuntó firme el redoble
para locales toreros.
Quizás por ser pintureros
hay que barrer para casa;
patata que a mí me abrasa
por falsa sevillanía,
parece tal villanía
que de aguantar sobrepasa.

Y no es restar importancia
a la terna sevillana;
mi pluma nunca da ojana
y en busca de la elegancia
quiere aspirar la fragancia
del sevillano azahar
que hace al mundo suspirar
por esta sobria afición;
mas afea algún borrón
por necia parcialidad.

De ‘Zahariche’ a Sevilla
llegaron seis galeones
seis notas ‘pa’ seis renglones;
seis motivadas pasiones;
seis juicios sin parangones;
y por ser algo objetivo
hoy le añado mi adjetivo
a ‘Amapolo’ y ‘Bandolero’,
lucieron sobre este albero
un honrado distintivo.

La bolita del sorteo
no cayera en Dos Hermanas
y esa clase sevillana
tuviera el lote más feo;
y no vinos su toreo
allende el de Nazaré,
otra vez no pudo ser
por su lote negativo
que anduviera in-digestivo
quizás su acero tal vez.

Digno anduviera el camero
por valiente y atrevido,
y un susto que va al olvido
en la puerta de chiqueros
con ese gran ‘Bandolero’,
que puso el listón muy alto
un toro ‘pa’ un sobresalto
que luciera honra y divisa
‘pa’ partirse la camisa
en embroques de arrebatos.

Un reino ‘pa’ un palaciego
que tuvo clase y compás,
pues se rompió al natural
y lo denuncia mi pliego.
Pepe Moral desde luego
hoy anduviera en figura,
por su asiento y compostura,
clasicismo y reciedumbre
de embraguetada costumbre
que pide volar alturas.


GALERÍA GRÁFICA


NOTICIAS RELACIONADAS

  • Miura cierra Feria con un cartel de tres sevillanos (Domingo, 7 de mayo).

1 Comentario

  1. “Los cojones los quiero ver en los corrales, en los reconocimientos, en las orejas a las figuras, que para eso torean 30-40 corridas al año, y no con toreros muertos de hambre que en su primera o segunda corrida del año tienen que tragarse no sólo la de Miura, sino además estar obligados a triunfar en ella si no quieren quedar en la cuneta definitivamente.”

    IMPAGABLE …ENHORABUENA

Dejar respuesta

5 × 5 =