"Llegué a notar cómo me iba de mi cuerpo"

Escribano vuelve a la vida

0
1017
Manuel Escribano, en su regreso esta tarde a Sevilla. (FOTO: Sevilla Taurina)
Manuel Escribano, en su regreso esta tarde a Sevilla. (FOTO: Sevilla Taurina)

Nada más pisar suelo sevillano en la estación de Santa Justa, Manuel Escribano se ha dirigido en rueda de prensa a los periodistas sevillanos para explicar su estado actual tras el gravísimo percance en Sotillo de la Adrada, y recibir el alta en el hospital de Móstoles, donde ha permanecido ingresado diez días.

Manuel Viera.-

     «Lo he pasado muy mal. Aunque en estos ultimo días he dado un cambio radical. Todo va mejor y aunque dicen los doctores que el problema circulatorio está ahí y los trombos pueden dar la cara en cualquier momento, por ahora, no existen mayores problemas». Con estas palabras, un demacrado y cansado Manuel Escribano explicaba a los medios de comunicación en la capital sevillana su estado actual. Minutos antes acababa de llegar a la sevillana estación de Santa Justa procedente del Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles, donde este mediodía había recibido el alta hospitalaria.

     Escribano tuvo palabras de agradecimiento al equipo médico que le ha atendido y a todo el personal sanitario. «No me han dejado ni un solo momento. Y eso lo agradeceré mientras viva». Y siguió relatando una situación de la cual fue consciente en todo momento. «Desde el primer instante supe que aquello era muy grave. Me imaginé que todo el pitón había entrado en el estómago. Al llegar a la enfermería pensé que me iba. Tenía una extraña sensación que nunca experimenté antes: el cuerpo me abandonaba. Al no tener herida externa los médicos me decían que no tenía nada, pero yo cada vez estaba peor, cada vez más pálido. Hubo un médico que me dijo que era un traumatismo, y le contesté que no. Sin embargo, otro dijo que aligeraran el traslado a un hospital porque no llegaba. En la ambulancia quería dormir, relajarme, aunque el intenso dolor me agotaba. La tensión arterial cada vez era más baja. Al hospital llegué muy mal».

     Al día siguiente, tras la larga operación, los doctores le contaron la larga intervención. «Es duro saber que he estado a punto de irme para el otro barrio. De todas formas espero que ni psicológicamente ni físicamente cambie nada».

     El diestro de Gerena dijo no saber el tiempo que va a tardar en recuperarse. «Los doctores me han dicho que en este mes no haga nada de esfuerzo. Me pondré en manos del doctor Domingo Jiménez, y también de un cardiovascular. El riesgo de la formación de trombos está ahí, y eso hay que tenerlo muy controlado». Manuel sabe que su temporada ha llegado a su fin. «No quiero descartar nada, pero veo muy complicado volver». El sevillano, que hubiese sumado cuarenta corridas de toros, pierde por este grave percance dieciséis de ellas. «Si no puede ser aquí estaría dispuesto ir a América. En enero estaría perfecto. Ha sido una pena no poder rematar la temporada, aunque la he dejado en mi momento más alto para iniciar la que viene».

     Manuel Escribano abandonó la rueda de prensa agotado pero ilusionado y animado. «Me duele mucho que después de tantos años de lucha y parado vuelva otra vez a estarlo, pero prefiero que sea por esto, porque cuando se arriesga y se apuesta fuerte los toros cogen. Esto es así».


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

dos × dos =