Disminuyen las hemorragias y sin fiebre

Escribano continúa en la UCI

0
897
Instante del aplastamiento de Escribano contra las tablas, colgado de la zona abdominal, y el torero en la UCI del hospital de Móstoles. (FOTOS: Rafael Carlevaris y Sevilla Taurina)
Instante del aplastamiento de Escribano contra las tablas, colgado de la zona abdominal, y el torero en la UCI del hospital de Móstoles. (FOTOS: Rafael Carlevaris y Sevilla Taurina)

El diestro sevillano Manuel Escribano continuará hoy lunes ingresado en la UCI. La evolución es positiva, sin fiebre ni trombos en la suturada vena ilíaca, pero aún es pronto para descartar complicaciones derivadas de la fuerte hermorragia abdominal y posible focos de infecciones. La temporada ha acabado para el sevillano.

Francisco Mateos.-

     El diestro sevillano Manuel Escribano se mantiene estable dentro de la gravedad en la UCI del Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles. El torero de Gerena sufrió un gravísimo percance el sábado en la plaza de toros de Sotillo de la Adrada (Ávila). Según han comentado fuentes cercanas al torero a SEVILLA TAURINA, Escribano no ha tenido fiebre, aunque se queja de lógicos dolores en el abdomen, tras ser operado en la misma noche del sábado durante casi tres horas.

     Los médicos observan una positiva evolución de las heridas. Una vez que el torero ya permanece consciente, han procedido a retirarle la respiración asistida. En cuanto a la sutura de la vena ilíaca, destrozada en el percance, no se ha detectado ningún trombo. No obstante, debido a la gravedad de las heridas sufridas, Escribano permanecerá hoy lunes todo el día en la UCI; hasta mañana martes no se estima que pueda pasar a planta, en el mejor de los casos.

     En la plaza estaba su padre, Paco Escribano, que se mantiene atento en el hospital de Móstoles. En la jornada de ayer domingo se trasladaron hacia el hospital de Móstoles su novia y el picador José Manuel Quinta, con quien está emparentado. Su madre y hermana aguardan en Gerena noticias de su paso a planta para subir a Móstoles, ya que mientras permanezca en la UCI las visitas están muy restringidas.

     Manuel Escribano fue operado de forma urgente en Móstoles (Madrid) en la noche del sábado, tras ser evacuado en una UVI móvil desde la plaza de Sotillo de la Adrada (Ávila). El torero de Gerena fue cogido por su segundo toro cuando colocaba el tercer par de banderillas. Escribano citó en el tercio al toro, paralelo a las tablas, para realizar un par al quiebro. Aunque dejó colocadas las banderillas (VER SECUENCIA DE LA COGIDA), el toro le enganchó por el bajo vientre, quedando el cuerno sin penetrar en el abdomen pero enganchado del pitón. Así lo llevó hasta las tablas, sobre un burladero, y lo estrelló contra él con fiereza, aplastándolo y aprisionándolo. Aunque el torero no sufrió herida externa sangrante debido a su fortaleza física, que hizo que resistiera su piel, la violencia del golpe fue brutal y le destrozó la vena ilíaca, una de las principales que riegan las piernas.

     Entre su mozo de espadas, David de Gerena, y su hombre de confianza, Manolo Campuzano, lo llevaron hasta la UVI móvil, donde al torero se le notaba bastante mal, con muchos dolores en el abdomen y problemas de respiración. Los médicos, al no ver herida externa sangrante ni orificio de cornada, elevaron un parte médico con traumatismo craneal -que después en el hospital descartaron- y lo evacuaron al hospital de Móstoles para un estudio internista. El viaje fue una odisea. La UVI móvil aceleraba hasta los 140 km/hora, pero el médico que atendía a Escribano, al comprobar que empeoraba por momentos, con bajada de tensión progresiva, instaba al chófer que acelerara por riesgo vital; incluso casi llegaron circular en algún momento a los 170 km/hora. La vida del torero corría serio riesgo.

     Una vez llegaron al hospital, un completo equipo estaba preparado para cualquier intervención necesaria. Tras comprobar con ecografías y radiografías la enorme hemorragia interna en el abdomen, lo llevaron urgente a quirófano. Abrieron el abdomen de Escribano para aspirar el sangrado, perdiendo casi tres litros de sangre y necesitando transfusiones. Una vez le colocaron drenajes en el abdomen, suturaron la destrozada vena ilíaca, fue intubado, con respiración asistida y pasó a la UCI. Los doctores comentaron tras la larga intervención de tres horas a su padre y a la cuadrilla que había habido mucha suerte, porque con esa hemorragia interna que había sufrido podría haber sido irreversible.

     Este gravísimo percance le va a obligar a dar por cerrada su temporada casi con total seguridad. En el mejor momento de su carrera, con importantes triunfos en esta temporada, el torero de Gerena se pierde un mes de septiembre plagado de festejos, una quincena de paseíllos, con algunas plazas importantes.


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

20 − cinco =