El torero se encuentra muy bajo de ánimo

Escribano seguirá en la UCI hasta mañana miércoles

0
938
Manuel Escribano ha recibido en la UCI la visita de la torera Ángela y Juan José Padilla.
Manuel Escribano ha recibido en la UCI la visita de la torera Ángela y Juan José Padilla.

El equipo médico que vigila a Manuel Escribano en Móstoles ha decidido que permanezca un día más en la UCI y hasta mañana miércoles no pasará, en todo caso, a planta. Hoy mates le sentarán en la cama para comprobar la circulación en la vena ilíaca, que fue destrozada en el percance del pasado sábado.

Francisco Mateos.-

     El diestro sevillano Manuel Escribano pasará un tercer día completo en la UCI y hasta mañana miércoles -dependiendo de cómo siga su evolución- no pasará a una habitación de planta, aunque con un seguimiento y vigilancia especial. Los médicos están muy satisfechos con su evolución. No se han producido cuadros febriles, ni hay síntoma de infección ni de nuevos derrames internos. En cuanto a un posible trombo, la pierna mantiene una tensión y riego adecuado, y la suturada vena ilíaca mueve la sangre de forma normalizada.

     Los doctores le han comunicado a la familia que hoy martes comenzarán a incorporarlo un poco, para ver cómo responden las heridas. Al estar tumbado, la circulación de la sangre es más homogénea y el cuerpo no tiene que realizar una presión especialmente esforzada. Una vez que incorporen a Manuel Escribano, la vena ilíaca, que fue destrozada en el percance de Sotillo de la Adrada el pasado sábado, tendrá que trabajar más intensamente y la sangre correrá con más velocidad, con lo que el pelgro de un posible trombo volverá a estar presente. Por esta razón los médicos prefieren que estas pruebas de incorporación del torero herido se realicen en la UCI, para mantenerlo vigilado en los ratos que permanezca algo incorporado su cuerpo, sentado en la cama, sin llegar de modo alguno a ponerse en pie.

     El torero de Gerena ha pasado una noche inquieta, con dolores abdominales. Los doctores le han comentado que es algo normal tras la intervención realizada, por las suturas internas que mantiene, además de que lleva tres días sin que los intestinos reciban aporte de líquidos o sólidos alguno y producen esas molestias. Ayer lunes comenzó a tomar un poco de agua, que la ha ido asimilando bien. También se ha quejado de heridas en la garganta, producidas al ser intubado con respiración asistida tras ser intervenido durante tres horas en la noche del pasado sábado. Estas molestias de la garganta y la bajada de ánimo hace que sus palabras sean escasas y apagadas.

     Tras permanecer el día de hoy martes al completo en la UCI, dependiendo de cómo encuentren al torero en los ratos que lo sienten en la cama, se decidirá si mañana miércoles pasan al herido a una habitación de planta del hospital de Móstoles con una vigilancia especial. El torero se encuentra desanimado, según han indicado a SEVILLA TAURINA fuentes cercanas al torero, debido a que se da cuenta de la verdadera gravedad del percance y que supondrá una dura recuperación, perdiendo la quincena de paseíllos que tenía este mes de septiembre. Tras varios años muy duros, este año ha logrado despertar un gran interés del aficionado, sobre todo a partir de las dos orejas de un toro de Miura en la Feria de Abril, logrando varios premios. Este mes de septiembre era el que tenía más cuajado de contratos, lo que le motivaba muy especialmente, por lo que este percance y dar por cerrada la temporada 2013 de esta forma ha supuesto un fuerte mazazo para el torero de Gerena.

     En el hospital de Móstoles permanecen su padre y su novia, mientras que su madre y su hermana aguardan en Gerena que lo trasladen a una habitación de planta para subir de inmediato a Madrid para acompañarle, ya que en la UCI las visitas están muy restringidas. Ayer lunes recibió la visita de la torera Ángela y del diestro Juan José Padilla. El jerezano toreaba ayer lunes por la tarde en un pueblo de Ávila, y en su trayecto por la mañana hizo una parada en Móstoles para visitar a Manuel Escribano. Los médicos, conscientes de la inyección de ánimo que supondría para el torero, permitieron a Padilla acceder con una bata a la UCI. Tras unas palabras muy emotivas de ánimo, el torero de Jerez se quitó una de las medallas que siempre lleva colgada al cuello con la imagen de su cristo predilecto, se la dio a Escribano y le dijo que se la quedara mientras estuviera convaleciente para que le dé fuerzas, y que cuando se recupere totalmente sea él mismo el que le devuelva su medalla.

     Manuel Escribano, a través de su familia y miembros de cuadrilla, ha expresado la gratitud al equipo médico que le está asistiendo, con un gran trabajo, y a los toreros, profesionales y aficionados que no cesan en enviar palabras de ánimos y deseos de pronta recuperación.


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

2 × tres =