GALLEANDO

Tardía decisión

0
897
Plaza de toros de Utrera.
Plaza de toros de Utrera.

«…A Paco Dorado le toca recuperar el tiempo perdido en Utrera. Sacarse de la manga a algunos de los grandes protagonistas de la actualidad taurina para confeccionar un cartel que ha de producir verdadero entusiasmo. Porque si no es así, difícil será convencer a una gente hastiada de todo y por todo…»

Manuel Viera.-

     La plaza de toros de Utrera puede pasar de ser una ilusión a una desesperanza. Quizá, debido a los errores frecuentes de quienes tienen responsabilidades políticas en su gestión. Si los grandes dirigentes lo son porque logran otorgar credibilidad a sus decisiones, lo contrario provoca la desconfianza. Y es que, les guste o no, sepan o no, las determinaciones para la rentabilidad de la instalación como coso taurino son vitales para el futuro de los toros en un pueblo que es torero por excelencia y torista por su historia.

     A veces, resulta difícil entender exactamente las reglas del juego, y aunque exponerla es de justicia queda a menudo la sensación de que hay cosas que se escapan. La tardía resolución para el arrendamiento de la plaza es un ejemplo demostrativo de los desaciertos enquistados de quienes son responsables.

     No acaba de parecer justificada la forma de asegurar el presente y, sobre todo, el más inmediato futuro de los toros en Utrera, aunque la Delegación de Fiesta Mayores haya tenido una innegable habilidad, no desdeñable, para entregar el coso a un veterano profesional del sector a menos de un mes de la única fecha exigible para la programación de un espectáculo taurino: 8 de septiembre. En todo caso, a Paco Dorado y a sus socios les toca recuperar el tiempo perdido. Sacarse de la manga a algunos de los grandes protagonistas de la actualidad taurina para confeccionar un cartel que ha de producir verdadero entusiasmo. Porque si no es así difícil será convencer a una gente hastiada de todo y por todo lo que sucede en una España en bancarrota. Condición ineludible para que lo que se organice, cuidado en todos los aspectos, incluido toreros, toros y precios de las localidades, adquiera su máxima eficacia para el público y para quienes exponen su dinero en dar el espectáculo. De no ser así el fracaso será de órdago, y la pérdida de credibilidad, para una afición al borde del precipicio, insalvable,


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

19 + 3 =