Luis Mariscal tiende a estabilizarse tras una nueva transfusión de sangre

0
728
El torero quedó durante varios segundos con todo el pitón dentro del muslo. (FOTO: Sevilla Taurina)
El torero quedó durante varios segundos con todo el pitón dentro del muslo. (FOTO: Sevilla Taurina)

El torero ha sufrido durante el día de hoy una recaída, con hemorragia de la zona a través de los drenajes en su muslo izquierdo. Los dosctores que le vigilan en una clínica sevillana decidieron realizar esta tarde una nueva transfusión de sangre, que está ayudando a estabilizar al banderillero, que permanece en estado «muy grave».

Redacción.-

     El banderillero sevillano Luis Mariscal, quien anoche domingo recibió una gravísima cornada de cinco trayectorias en la Maestranza de Sevilla, ha reaccionado favorablemente a la transfusión que se ha tenido que realizar esta tarde de domingo y su salud apunta a una estabilización que deberá ser confirmada en las próximas horas. Las últimas informaciones facilitadas a EFE apuntan a una evolución moderadamente positiva de Mariscal, hermano y peón de confianza del matador de toros Salvador Cortés, que permanece ingresado en la UCI de la clínica sevillana del Sagrado Corazón.

     Según ha explicado a EFE fuentes familiares, «la transfusión le ha sentado bien pero los médicos quieren ser cautelosos». Sofía Rivera, responsable de comunicación y pareja del diestro Salvador Cortés, ha explicado que «la mujer y la madre de Mariscal han podido visitarle en la UCI, e incluso ha bromeado con ellas; su máxima preocupación es la recuperación de la pierna para poder retomar su afición al atletismo».

     Rivera ha añadido que el principal problema ahora es conseguir una correcta circulación de la sangre por el miembro herido y ha explicado que la medicación que se le ha administrado «tiene que evitar una excesiva coagulación que produzca trombos y una excesiva licuación que podría provocar hemorragias. Ése es el principal motivo de temor ahora», ha señalado Rivera que también ha comentado que los médicos han comparado el percance sufrido por Luis Mariscal con el que afectó a José Tomás en la plaza de toros mexicana de Aguascalientes, el pasado abril.

     Durante la mañana, el estado de salud del banderillero Luis Mariscal había sufrido un empeoramiento debido a la aparición de una nueva hemorragia. Mariscal, que fue sometido anoche a una operación de cinco horas en la enfermería de La Maestranza, se encuentra ingresado desde primera hora de la mañana en la UCI de este centro médico sevillano. Las primeras horas transcurrieron «con normalidad» dentro de la extrema gravedad de la cornada. «Había despertado de la sedación, aunque se encontraba muy mermado y desorientado, e incluso había comenzado a articular alguna palabra suelta», señalaron a EFE fuentes familiares del subalterno.

     Pero a primera hora de esta tarde la herida ha comenzado a sangrar de nuevo. Los médicos barajaban dos opciones: la primera, que Mariscal no haya asimilado la transfusión sanguínea practicada durante la operación de anoche y su cuerpo necesitara expulsarla, o bien, que haya surgido una nueva hemorragia interna. En cualquier caso, los facultativos consideraron necesario transfundirle de nuevo, pues presentaba unos niveles muy bajos de glóbulos rojos, que podrían derivar a una fuerte anemia que agravara aún más su estado de salud, que sigue siendo «muy grave».

     Los médicos, aún así, prefieren ser cautos al señalar que hay que esperar entre 48 y 72 horas para ver como evoluciona.

     Luis Mariscal resultó prendido a la salida del tercer par de banderillas al quinto toro del festejo, de la ganadería de Peñajara, cuando en el momento del embroque el animal «cazó» de lleno al subalterno por el muslo izquierdo, prendiéndole y dejándole colgado del pitón durante unos segundos para, una vez en suelo, volver a hacer por él. Nada más izarle la cuadrilla, Mariscal fue dejando un aparatoso reguero de sangre camino de la enfermería donde fue intervenido de urgencia. Mariscal llegó a la UCI del Sagrado Corazón en la madrugada del lunes después de ser sometido a una operación de casi cinco horas de duración en la enfermería de la plaza de la Maestranza.


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

seis − tres =