OPINIÓN: La Feria Mundial del Toro sale «tocada» de su X aniversario

0
701

«…el mundo del toro es tan rico que existen muchas ideas posibles de plasmar. Si se sigue viviendo de la renta de los primeros años, a la vista está, la Feria Mundial del Toro, ese maravilloso escaparate para la promoción de la Fiesta corre un peligro cierto. De momento ha sido una voltereta. Aprendamos del error antes de que llegue la cornada. Y pónganles pilas al contador de visitas. Mira que la ocurrencia de 135.000…»


El Pabellón Plaza, con escaso público el domingo a las seis de la tarde.
FOTO: Javier Martínez / TorsComunicacion.

Francisco Mateos.-

     Han caído en el mismo error que los taurinos. Parece que es el sino de la Fiesta: quedarse anquilosado en el pasado, en estructuras férreas, en el 'codo con codo' para no dejar pasar a nadie a 'su' coto cerrado. La Feria Mundial del Toro de Sevilla sale 'tocada' de su X aniversario. Lo que debió ser la gran celebración se quedó en la Feria más triste y apagada de todas. Parece que algunos se enfadaron con aquello que escribía sobre el 'encefalograma plano' de ideas; la realidad parece evidente. Ojalá me hubiera confundido. Dice la organización que han existido 135.000 visitas. Cuando hay una manifestación, el sindicato de turno contabiliza a sus manifestantes en 50.000, mientras que la Policía -que debe ser objetiva- apenas suma a ojo de buen cubero los 15.000. Si ellos son felices creyéndose sus propias cifras, perfecto.

     Al margen de la anécdota de la curiosa cifra, la cuestión es de fondo. Veníamos advirtiendo que en 10 años no se ha renovado ni la forma ni el fondo. Las estructuras son las mismas. Los habituales de la Feria Mundial del Toro podíamos ir a ciegas por las instalaciones sin temor a tropezar: Aquí la placita de tientas, allá los corrales de los toros, en esta zona los ganaderos, allí el 'chiringo' de Robles -2,10 € un simple café-,… Nada nuevo; todo igual. Como ocurre en la Fiesta, la propia Feria Mundial del Toro ha quedado engullida por la ideología conservadora y estática de los ganaderos de la Unión de Criadores de Toros de Lidia.

     Es curioso, porque llamándose 'Feria Mundial del Toro' parece haber sido 'Feria Mundial del Torero'. Las firmas de autógrafos de varios toreros de renombre y la exposición sobre un mito del toreo, Curro Romero, ha sido lo más destacado de la triste muestra. Toreros 2, ganaderos 0. Se supone que se trata de transmitir a los visitantes la encomiable labor del ganadero y sus mayorales, así como el ensalzamiento del toro bravo en la dehesa, y los visitantes se iban con un autógrafo del Juli o El Cid en el bolsillo y comentando los vestidos de Curro Romero…

     Las colas de antaño se han convertido en historia. Valga como prueba demostrativa las


La escasa presencia de público provocó el cierre de algunos stand.
FOTO: Javier Martínez / TorosComunicacion.

fotos que acompañan este comentario, realizadas el domingo a las seis de la tarde, uno de los días que tradicionalmente ponía el 'No hay billetes' y ahora se podía pasear en solitario por la placita de tientas… Increíble. Incluso con varios stands cerrados ya a esa hora de las seis de la tarde.

     El Pabellón Comercial no le ha sido ajeno. Los comerciantes están que trinan. Sólo hacía falta pasearse en la tarde del último día y hablar con ellos. Nos enseñaban las puntuaciones de una encuesta interna de Fibes. A la novena y última pregunta de Fibes sobre la rentabilidad obtenida en la Feria la puntuación del 1 (sobre 5 de máximo) era abundante. En las obervaciones (transcribo literalmente): "Opinamos que la entrada de 9€ más 6€ para el espectáculo es demasiado cara para atraer a los visitantes, lo que hace que la venta en los stands sea menor de lo deseado para cubrir gastos. Si sigue así se pone en riesgo la continuidad de la Feria y su variedad de comercios". Y es que Fibes le cobra 2.000 euros por un módulo de 16 metros cuadrados, lo que ya es un lastre a cubrir. Se ha notado la deserción de profesionales fijos de esta Feria, como el fotógrafo sevillano Arjona o el pintor taurino López Canito, entre otros.

     Fibes, incluso, ante las quejas de los comerciantes por el fuerte descenso de las ventas, tuvo que improvisar sobre la marcha, y al tercer día obligaban a los visitantes a 'pasar' mediante cordones de seguridad por el Pabellón Comercial para acceder al Pabellón Plaza. Esto supuso, además, arrinconar la exposición del Ayuntamiento sobre Curro Romero, cegando la entrad natural al Pabellón Plaza y a esta muestra del mítico torero sevillano. Y en cuanto al 'Toro de la noche', mucho menos ambiente en las zonas de copas, con sólo dos establecimientos: el debut de Robles Class (semivacío cada noche) y de Casino (el tuerto en el país de los ciegos), tras desertar las habituales Boss y Antique, entre otras terrazas.

     Es necesaria una revisión de las ideas, abrirlas y hacerlas más plural. La separación del Salón de la Moda Flamenca (SIMOF) con la Feria Mundial del Toro no ha sido buena idea. Hay que aportar nuevas personas, nuevos nombres. Es necesario buscar alicientes, que hay muchísimos; sólo es necesario poner ganas y apoyarse en profesionales que aporten bocanadas de ideas nuevas y frescas. El mundo del toro es tan rico que existen muchas ideas posibles de plasmar. Si se sigue viviendo de la renta de los primeros años, a la vista está, la Feria Mundial del Toro, ese maravilloso escaparate para la promoción de la Fiesta corre un peligro cierto. De momento ha sido una voltereta. Aprendamos del error antes de que llegue la cornada. Y pónganles pilas al contador de visitas. Mira que la ocurrencia de 135.000…

OTROS ARTÍCULOS DE OPINIÓN:

Dejar respuesta

cuatro + seis =