AL NATURAL

Res-pe-to

0
764
Canorea y Valencia basarán la tempoarda sevillana sobre la figura de Manzanares, única figura que ha roto su palabra con el resto del grupo de toreros.
Canorea y Valencia basarán la tempoarda sevillana sobre la figura de Manzanares, única figura que ha roto su palabra con el resto del grupo de toreros.

«…Respeto no es ofrecerle a Morante tres tardes para, una semana después, cuando se te caen Juli y Talavante, ofrecerle al sevillano cinco tardes: las suyas y las que las otras figuras, muy decentemente, han rechazado; si Morante vale cinco tardes en Sevilla, hay que ofrecerlas por delante, al margen de que vayan o no el resto de figuras…»

Francisco Mateos.-

     Habrá -cómo no- quienes quieran intoxicar el ambiente con tal de mantenerse como guardia pretoriana de los desacreditados empresarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia, afirmando que la postura de las figuras es un boicot a la afición sevillana, o que el tal mexicano Bailleres y su pasta gansa está detrás de esta especie de conspiración… Pensar y decir que los actuales empresarios de la Maestranza, Eduardo Canorea y Ramón Valencia, se han convertido en un clarísimo obstáculo para la Fiesta en Sevilla, un elemento discordante generador de tensiones y conflictos, no implica la beatificación de las figuras. Nada de boicot o insulto a la afición sevillana, ¿o alguien duda de que si Jerez o El Puerto la gestionaran los Pagés las figuras tampoco torearían en esas plazas? Por lo tanto es una medida contra unos empresarios y sus formas, y no contra una afición.

     Las formas de Canorea y Valencia ni cambiaron, ni cambian, ni van a cambiar. Ahí están los ya casi siete años que se cumplirá del veto de la empresa de la Maestranza a este portal SEVILLA TAURINA (VER). Ahí están los más de diez años sin reunirse con la Unión Taurina de Abonados, con los que hasta en una reciente reunión de la Junta de Andalucía evitaron sentarse a su lado, como si fueran unos apestados (VER). Ahí está el conflicto de hace ya algunas temporadas con Núñez del Cuvillo por apoyar a José Tomás. Ahí está su inexcusada ausencia en la reciente reunión sectorial nacional celebrada en la misma capital sevillana. Ahí están las palabras de Canorea años atrás y otras más recientes: «De ese torero -por José Tomás- no me pregunte porque no me paga para que le haga publicidad»«Si José Tomás va a venir con la canción de ‘Quiero la taquilla’ que se vaya a torear al Senegal»…(VER) «¿Dónde están Morante, Manzanares, El Juli, Perera…? En el limbo, y el que no está en el limbo, está en la parra»… (VER

     Esas son las formas y los modos de actuar que conocemos de esta empresa, porque habrá -supongo- toreros de tercer nivel y sus apoderados que no se atreven a decir cómo han sido tratados por temor a represalias. Ya lo dijeron las figuras hace más de un año cuando decidieron no contratarse más con Canorea: se trata de RES-PE-TO. Y no han aprendido la lección los empresarios.

     Respeto no es esperar a finalizar la temporada para comprobar si los toreros (y se supone que sus peseteras ambiciones) rompen por sí mismos sus palabras, y comenzar a última hora y corriendo un intento de acercamiento por interés y no por convicción con las figuras tras el escándalo y la debacle de la pasada temporada sevillana.

     Respeto no es sacar un minicomunicado (sin dar la cara, vía mail, con mando a distancia) pidiendo un año después disculpas -que no perdón- y sólo al verse obligados -no por convicción- ante las primeras negativas de las figuras.

     Respeto no es engatusar al más débil de los cinco desde un principio (Manzanares) y aligerarse en comunicarlo públicamente una noche navideña para intentar presionar al resto del grupo de que «ya tengo a uno y vendrán algunos más».

     Respeto no es anunciar antes que a otras figuras que Manzanares toreará en la temporada 2015, cuando existen toreros como El Juli (por lo realizado en 2013 en Sevilla, muy por encima de Manzanares), Perera (como triunfador de la temporada española 2014) o Morante (por ser el torero de Sevilla) con los que aún no se habían cerrado acuerdos; en el toreo siempre ha habido un orden en las contrataciones según lo ganado en los ruedos.

     Respeto no es ofrecer a Talavante dos tardes, y cuando el extremeño no lo ve claro ofertarle una tercera o Resurrección, como si fuera la subasta de una lonja.

     Respeto no es ofrecerle a Morante tres tardes para, una semana después, cuando se te caen Juli y Talavante, ofrecerle al sevillano cinco tardes: las suyas y las que las otras figuras, muy decentemente, han rechazado; si Morante vale cinco tardes en Sevilla, hay que ofrecerlas por delante, al margen de que vayan o no el resto de figuras.

 


NOTICIAS RELACIONADAS

LAS OPINIONES DE LOS CINCO TOREROS

ENCUESTAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

14 − seis =