REAL MAESTRANZA - Final ciclo promoción

Pablo Aguado gana la promoción

0
1025
El novillero sevillano Pablo Aguado.
El novillero sevillano Pablo Aguado.

El sevillano Pablo Aguado ha cortado una oreja y ha sido proclamado ‘Triunfador’ del ciclo de promoción de nuevos valores del toreo en la Maestranza. Juan Carlos Carballo, que también paseó un apéndice, segundo clasificado, quedando en tercer lugar el también sevillano Rafa Serna, que dio una vuelta al ruedo.

LA FICHA

ERALES: Se han lidiado erales de la ganadería de El Parralejo, bien presentados, mansos y complicados por encastados.

NOVELES: -Pablo Aguado (de Sevilla), de corinto y oro, oreja y saludos tras aviso.

-Rafa Serna (Escuela de Tauromaquia de Sevilla), de grana y oro, vuelta al ruedo y saludos tras aviso.
Juan Carlos Carballo (Escuela del Patronato de Tauromaquia de Badajoz), de rosa e hilo blanco, vuelta al ruedo y oreja.
 
INCIDENCIAS: Plaza casi llena. Final del ciclo de novilladas de promoción de nuevos valores del toreo. Fue proclamado ‘Triunfador’ de las novilladas de promoción Pablo Aguado; segundo, Juan Carlos Carballo; y tercero, Rafa Serna.

 

El sevillano Pablo Aguado y Juan Carlos Carballo han cortado una oreja en la final de las novilladas de promoción. (FOTOS: Arjona)

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
AL NATURAL
Éxito

Francisco Mateos
GALERÍA GRÁFICA
Arjona
VIDEO DE LA NOVILLADA

 

Manuel Viera.-

     Que pasen de promesa a realidad trascendente es cosa que aclarará el tiempo. Lo menos que puede decirse ahora es que lo que hacen se ve con agrado, gusta, interesa y llega con transparencia a los tendidos. Y aunque no fue exactamente íntegro el toreo de cada uno de ellos en la expectante noche, sí valió para captar la atención de un público que vibró con la actitud y las diferentes maneras de quienes hacen concebir esperanzas. Aparte del ambiente que crearon, lo que tienen estos nuevos valores es una ambición encomiable y un concepto capaz de impregnar de aroma de buen toreo cada resquicio de la Maestranza y, cabe suponer, de muchas plazas de toros de España.

     Daba gusto ver la Maestranza casi llena. Qué maravilla de ambiente. Qué expectación ante el hacer y decir de tres chavales que a mayores dosis de dificultad en la lidia, más mostraban sus enormes ganas para conseguir un triunfo que, al final, no llegó con la contundencia deseada. La mansita y complicada -por encastada- novillada de El Parralejo restó éxito a la noche.

     Ya fue excepcional que a Pablo Aguado le sonase la música tras encaminarse seguro y decidido a portagayola para recibir al cuarto. No pudo hacer posible el lance de hinojos, pero sí lo consiguió en la misma boca de riego por partida triple. Fueron tres faroles de rodillas ‘apretaos’ que levantaron a la gente de sus asientos. Antes, con la lucidez necesaria para explicar su toreo, supo entender al manso primero entreteniéndose en mostrar una lidia bien planteada, de buenos y templados muletazos diestros, de algún que otro excelso natural y, sobre todo, de magníficos pases de pecho trazados con excepcional gusto y personalidad. Unos ayudados por alto con la suerte cargada fascinaron a la plaza. Y como la estocada fue de órdago, la oreja en sus manos no se hizo esperar.

     El cuarto, un llamativo y bonito burraco, salió manseando como casi todos, huyendo tras cada pase. Aguado consiguió al natural la serie más lograda. Fue en el epílogo de una faena desigual en la que no faltó el buen gusto en momentos de verdadero interés. No mató bien.

     Nada mejor para comenzar que el toreo genuflexo de Rafa Serna. Así intentó meter en las telas la complicada embestida del segundo. La faena resultó desigual, de trazos limpios y claros y otros punteados. Faena de detalles, de sensibilidad, aunque sin profundizar. Muy en la vertical trazó naturales que de inmediato fueron devorados por los ojos de su legión de seguidores. Por eso, siendo lo visto tan poco, dejó la impresión de haber hecho su toreo. El espadazo no dejó lugar a la duda y el flamear de pañuelos no se hizo esperar. No fue faena de oreja, pero el público la pidió en mayoría y con pasión.

     El aspirante de la Escuela de Tauromaquia de Sevilla no dudó en encaminarse a la puerta de chiqueros para recibir al quinto. Otro eral complicado, sin clase en sus bruscas embestidas, al que no le dudó el sevillano, dejando muestras a la desesperada en contados trazos con la izquierda de ese toreo que seduce y se disfruta por su belleza. Fue escaso el contenido de una faena larga, pasada de tiempo, motivada por las ansias de triunfo. Tras la certera estocada fue ovacionado.

     Y Carballo. El extremeño volvió a mostrar sus armas para triunfar. Su valor esta fuera de cualquier duda. Su ambición no tiene límites y su toreo llega a la gente sin pizca de engaño. En ambos erales se fue a portagayola. Lo hizo de forma inusual para recibir al encastado sexto, perfilándose de espalda a la puerta de chiqueros. La larga le salió perfecta. Gaoneras en el quite y un comienzo de faena por arrucinas sorpresivo y distinto. Le bajó la mano, arrastró la muleta y así consiguió una faena vibrante e hilvanada con la que llegó a la gente. Tras las más que ajustadas bernardinas dejó la espada en lo alto con su peculiar forma de matar. La oreja fue premio a su entrega.

     Parecidas características tuvo la faena al tercero, otro novillo de compleja embestida al que le bajó la mano en un toreo de izquierda llamativo y vibrante. Entonada faena que emborronó con infame estocada. Pese a ello se dio la vuelta al ruedo por su cuenta.


AL NATURAL

Éxito

Francisco Mateos.-

     La plaza estaba espectacular en la fresca noche del atípico verano sevillano. Ua delicia ver la plaza así con este ambiente. Creo que sin duda es la mejor entrada de la rara temporada. A tener en cuenta. Un éxito de todos, demostrando el verdadero empuje de la propia Fiesta para autoregenerarse a partir de los jirones de sus propias heridas. Algo se debería hacer con este éxito. Debe tener su continuidad esa gente joven que esta noche abarrotaba la plaza maestrante. No hay nada que tocar de este ciclo de novilladas de promoción en su ubicación perfecta de las noches de julio, salvo devolverle sólo la cuarta novillada clasificatoria eliminada este año, pero se debe hacer algo más. Este público juvenil que hoy se ha asomado a la Maestranza debería tener un puente trazado. No pueden pagar 80 euros por un tendido en la Feria de Abril del próximo año. Toca pensar, trabajar e inventar. El modelo de las sin caballos está ahí, e incluso es mejorable un poco más. El ciclo ferial puede tener un prólogo. La estructura de la temporada sevillana no es inamovible ni inflexible. Toca trabajar desde ya para inventar para la próxima temporada. Este éxito de hoy no puede ser flor de un día. Hay que cuidarlo, mimarlo y retenerlo para otros festejos de la temporada sevillana.


 

GALERÍA GRÁFICA (Arjona)

Pablo Aguado.

Pablo Aguado.

Pablo Aguado.

Rafa Serna.

Rafa Serna.

Rafa Serna.

Juan Carlos Caraballo.

Juan Carlos Caraballo.

Juan Carlos Caraballo.


Dejar respuesta

uno × cinco =