REAL MAESTRANZA - 1ª Feria de Abril

Lama de Góngora, sin firma de autor

0
2359

El debutante Lama de Góngora ha sido ovacionado en cada unos de sus novillos tras notables faenas malogradas por el mal manejo de la espada. Gonzalo Caballero ha mostrado su valor pero no ha calado su toreo en la gente. El también debutante Sebastián Ritter anduvo confuso y con escaso contenido en su concepto.

LA FICHA

NOVILLOS: Se han lidiado cuatro novillos de Juan Pedro Domecq -el quinto lidiado como sobrero- y tres de Parladé, mal presentados, de feas hechuras, terciados, flojos, nobles y de variado juego. El quinto de Parladé fue devuelto al inutilizarse durante la lidia.

NOVILLEROS: -Gonzalo Caballero, de blanco y plata, ovación y silencio.

-Sebastián Ritter, de celeste y oro, silencio y silencio tras aviso.
-Lama de Góngora, de grana y oro, ovación y ovación tras aviso.

CUADRILLAS: Saludaron en el quinto Antonio Osuna, Cándido Ruiz y Antonio Ronquillo.
   
INCIDENCIAS: Menos de media plaza. Gonzalo Caballero fue atendido de una conmoción leve con policontusión en codo derecho y parrilla costal derecha. Exploración neurológica normal. Tratamiento con vendaje local más antiinflamatorios y analgésicos. Pronóstico leve.

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
Arjona/lamaestranza.es
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
LOS SUSTOS
Javier Martínez
EL FRACASO DE JUAN PEDRO
Javier Martínez
PUERTA DEL PRÍNCIPE
Javier Martínez
VIDEO DE LA NOVILLADA

 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 Un excelente y largo natural de Lama de Góngora a su primero. (FOTO: Arjona/lamaestranza.es)

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
AL NATURAL
¿A quién defiende la presidenta?

Francisco Mateos
DIEZ GANANDO UN PASO
Tratado de la fealdad

Javier García Baquero
LA CORRIDA, AL COMPÁS
De plomo y oro

Fernando Naranjo
LA VOZ DEL ABONADO
Novillos podridos

Union Taurina de Abonados de Sevilla

 

 


Diez meses después de su descubrimiento, Lama de Góngora volvió a la Maestranza, y de nuevo nos encontramos con un torero distinto, dentro de una concepción del toreo muy ‘de aquí’, lo que equivale a transparencia, buen gusto y elegancia 


 


Manuel Viera.-

     Diez meses después de su descubrimiento, Lama de Góngora volvió a la Maestranza, y de nuevo nos encontramos con un torero distinto, de preciosas maneras, dentro de una concepción del toreo muy ‘de aquí’, lo que equivale a transparencia, buen gusto y elegancia. Se podría desear, quizá, una mayor profundidad en lo fundamental y, sobre todo, saber matar. La espada no es lo suyo, y mala cosa sería que se desvalorizase su obra por falta de firma de autor.

     La bella versión del natural al noble y buen novillo tercero de Juan Pedro Domecq fue prueba concluyente de que la interpretación zurda del sevillano no fue más que el anuncio de una notable faena. Sus formas chispeantes, siempre tan propensas a las emociones, se mecieron suavemente entre lentos muletazos a derecha e izquierda que alternaron con sensacionales remates de pecho, cambios de mano, pases de trinchera y un kikirikí de ensueño, versión creativa de un torero diferente. Trasteo cuidado, de importantes momentos que dieron cuenta de una tauromaquia plagada de convincentes razones, y a la que, tal vez, le restó entusiasmo el escaso empuje del terciado utrero.

     El concepto refinado, de elegante trazo y bello final, del debutante sevillano, hecho con eficacia y notable calidad, estuvo prologado por unas indiscutibles ganas de querer ser no exentas de valor. En sus dos novillos se plantó de hinojos delante de la puerta de chiqueros. Al sexto no sólo le bastó la limpia larga cambiada a portagayola, sino que le sumó dos más en el tercio. Faena, a este último, con algún que otro altibajo y en la que la facilidad rítmica del muletazo diestro se alió al virtuosismo del trazo del natural lleno de chispa y vivacidad. Sugestiva introducción al toreo de arte para los que todavía no le conocen. Con la espada, ya quedó dicho, mal; muy mal.


Gonzalo Caballero no hizo más que echarle valor a su tarde en un arrimón al final de una faena que no llegó a calar en la gente. Trasteo insulso, de conceptos desiguales y sin alma. Sebastián Ritter no supo conectar con los tendidos


 

     Con esto está casi todo dicho, lo que además de breve resulta gratificante para el lector. Porque Gonzalo Caballero no hizo más que echarle valor a su tarde en un arrimón al final de una faena que no llegó a calar en la gente. Trasteo insulso, de conceptos desiguales y sin alma, al chico, feo y escaso de fuerza novillo primero de Parladé. En dos ocasiones fue cogido, saliendo conmocionado tras ser arrollado y volteado cuando se disponía a torear por bernardinas. Mermado en su condición física, salió de la enfermería para lidiar al cuarto. Otro novillo soso y terciado con el que el madrileño anduvo sin brillo. De estocada desprendida finiquitó a su primero y utilizó el descabello para mandar al desolladero a su segundo.

     Sebastián Ritter no supo conectar con los tendidos. El debutante colombiano realizó al rajado, aunque de estimable embestida, segundo de la tarde, una faena simple, a su manera, sin que lo hecho atisbara algo de contenido en su concepto. Su obsesión es quedarse quieto y ligar los pases. Pese a ello realizó un toreo confuso hacia fuera, y con una expresividad algo desmesurada. Con el inválido quinto, lidiado como sobrero, volvió a buscar la quietud durante una lidia en la que confirmó que no estábamos ante un torero inspirado. De estocada caída terminó con el segundo. Con el quinto se eternizó con los aceros.


AL NATURAL

¿A quién defiende la presidenta?

Francisco Mateos.-

     Una novillada de apertura de la Feria de Abril no es una novillada cualquiera; y menos aún si en ella se anuncian a los dos novilleros triunfadores de la temporada anterior en esta plaza. Debía ser un lujo de novillada, con una presentación impecable. Sin embargo, la presidenta del festejo, Anabel Moreno, se encargó ella solita, junto a su equipo de veterinarios, de hundir un poquito más la categoría de esta plaza. Novillada indigna de la Maestranza. Hay novillos sin picadores de la nocturnas de verano que tienen más trapío que algunas de las ‘raspas’ que han saltado hoy al ruedo. Si la señora presidenta y su equipo ha aprobado esto que se ha lidiado, ¡¡cómo serían los tres que se ha ‘atrevido’ a rechazar en los reconocimientos!!

  La presidenta Anabel Moreno, muy seria, durante el festejo de esta tarde en la Maestranza. (FOTO: Javier Martínez)

     Sevilla no puede seguir así, secuestrada en manos de personas que no se sabe bien a quién defienden. Al aficionado desde luego que no. La presidenta hoy ha aprobado una becerrada que la empresa ha vendido en taquilla a precio de novilladas con picadores. Daba vergüenza ajena contemplar cómo los raquíticos y feos novillos de Juan Pedro Domecq -que ya ni tan siquiera es capaz de completar una simple novillada en Sevilla- salían por chiqueros para escarnio de la Fiesta. No la culpo del decepcionante juego, porque eso ya va por dentro y no se ve. Pero de la enorme metedura de pata con lo que ha aprobado es ella, y sólo ella, la única responsable, y bien haría en pensarse muy seriamente en dejar el puesto a otro compañero que sea capaz de defender a los aficionados. Porque, además, debió devolver a algunos novillos, que daban costaladas a diestro y siniestro.


DIEZ GANANDO UN PASO

Tratado de la fealdad

Javier García Baquero (Ambitotoros).-

  1. Fea se puso la tarde a poco de empezar; hubo quien dijo que llovería, La tarde aguantó. La negrura siguió en el cielo, sin abrirse.
  2. Feo el paseíllo con el colombiano demorándose y deshaciendo la armonía. Desmonterados Ritter y Lama.
  3. Fea la forma en que el toro arrolló a Caballero en el primero de la tarde y en en el segundo capotazo, Feísima la forma en que lo volvió a coger al final de faena: conmoción, desmayo y al final parece que sólo el susto.
  4. De muy fea manera cayó el caballo de picar sobre el picador Antonio Muñoz en el segundo de la tarde, El caballero volvió a la grupa sin más aspavientos.
  5. Fea la novillada: novillos altones, adolescentes zanquilargos; les faltó a casi todos un mes de sol. Sin remate, ni cara, ni gracias. Luego, algunos, como el primero, el tercero y el sexto, llevaban las orejas puestas.
  6. Fealdad esperada la media plaza, La de siempre en esta novillada de inicio, Esperemos que mañana con los de Cuadri la entrada sea más guapa.
  7. Fea la forma en que Lama de Góngora entra a matar: una eternidad para cuadrar, dudas que se transmiten y orejas que se van de fea manera.
  8. Fea era la situación de hace unas semanas de Antonio Corbacho: hospitalizado y triste. Al parecer todo ha vuelto a su ser y hoy ha estado en el callejón exigiendo como siempre quietud y verticalidad a su pupilo Ritter. Nos alegra.
  9. Costumbre fea la de empezar a irse desde el quinto novillo. La Maestranza siempre ha cuidado esas cosas que afean a la afición.
  10. La corrida de Cuadri ya está en los corrales de la Maestranza. No tiene nada de fea. En el tipo de la casa: seria y bonita. ¿Se puede ser seria y bonita? Diría que sí.

 


LA VOZ DEL ABONADO

Novillos podridos

Unión Taurina de Abonados de Sevilla.-

     Viene siendo habitual en la plaza de Sevilla a lo que nos han acostumbrado esta casta taurina dominante, y lo acontecido esta tarde es otro capitulo más de ello, donde se cumplen todos los tópicos de un guión que entre todos escriben y que el sufrido aficionado aguanta como puede. Luego, que no se quejen sobre el descenso de abonados.

     Novilleros punteros se anuncian con novillos podridos y esto de Juan Pedro es ya algo que clama al cielo. Se vuelven a rechazar reses en los reconocimientos previos. Después aprobaron lo más parecido a raspas de sardina y si por lo menos dieran juego y aguanten la lidia, pero pedir tamaña herejía a los ‘juampedros’ hoy es tarea imposible.

     Los mentores de los tres aspirantes de gloria se confunden de cabo a rabo si quieren hacer de ellos auténticas figuras. Están diseñando más de lo mismo. Toreo adocenado. Todo muy preconcebido y por ende carente de emoción y de ese arte individual que cada uno se supone debe llevar en sus adentros. Caballero y Ritter aburrieron, y Lama de Góngora, que está empezando la casa por el tejado, solamente ofreció algo de torería, pero siempre dentro del marco maldito del toreo moderno y de matar como un pinchauvas.

     Capitulo aparte merece la señora presidenta, que gusta de pasearse por los callejones de media geografía de España y parte del extranjero, integrada en ese ambiente taurino que propicia esta tauromaquia desvaída y decadente. Por eso no es de extrañar que guste de aprobar para lidiar en Sevilla estos ‘novillitos’, no ya terciados, como se dice para esconder que eran impresentables de plaza de primera.

 


 

LA CORRIDA, AL COMPÁS

De plomo y oro

Fernando Naranjo.-

Tarde plomiza de abril,
la obertura de la Feria.
Roguemos que sea seria
desde el principio hasta el fin,
y el azahar y el jazmín
den perfume sostenido.
Un compás de fiel latido
redondo, sin un achaque:
y la Feria se remate
suspirando lo vivido.

Perfumes de don Domecq
ya se sabe ‘toro artista’;
lleva esencia de genista
su amarillo Parladé
sin achares, y otra vez…
Cuando suenan campanillas
vuelven de nuevo a Sevilla
para un toreo sin faja
y esta afición se relaja
para ver ‘hacer cosillas’.

Caballero es un valiente,
pero aquí un torero basto
no atracará con su barco,
no lo deja la corriente.
No camela aquí la gente
hay que venir más ‘rodao’
que lo del año ‘pasao’
no lo recuerda aquí nadie.
Todo se lo lleva el aire…
Todo se queda ‘olvidao’…

 

 

 

 

No hubo en escala Richter
ausente el furor de seismo,
sin convencer su efectismo.
Hoy el colombiano Ritter,
en este primer envite,
no atemperara distancias,
se atorara la fragancia
de su aparente buen sello;
esperemos su destello y
lo aflore de su asonancia.

Y llegó de grana y oros
el niño del Baratillo.
Valiente vino el chiquillo,
con aseo y con decoros,
a matar esos dos toros.
En abril sin arrebatos,
bajo severo fielato
de esa gente tan formal
jueces son del Arenal
y esperar, deben sensatos.

Las cosas de su Sevilla,
de la lidia caprichosos.
Hoy clamaron orgullosos
la lidia… ¡Qué maravilla!
Fue redondo y sin hebillas
Cándido Ruiz firme entrega.
Y exquisitas sus maneras,
de templada sinfonía,
arrancó por simpatía
la banda de aquel Tejera.

 


GALERÍA GRÁFICA (Arjona)

Gonzalo Caballero.

Gonzalo Caballero.

Gonzalo Caballero.

Gonzalo Caballero.

Sebastián Ritter.

Sebastián Ritter.

Sebastián Ritter.

Sebastián Ritter.

Lama de Góngora.

Lama de Góngora.

Lama de Góngora.

Lama de Góngora.

Lama de Góngora.

Lama de Góngora.

Lama de Góngora.

Lama de Góngora.

Lama de Góngora.

Lama de Góngora.

 


OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

La afición de los maestrantes.. Ni diez, y eso que no tienen que pagar... El trianero Emilio Muñoz, y su inseparable y fiel amigo Manolo Luque. Tornay, Ellauri y Pauloba, los hombres del equipo de Lama de Góngora.
A falta de emoción de los novillos de Juan Pedro, el también ganadero Carlos Núñez tiró de las pipas. El mozo de espadas sevillano Ignacio de la Hoya, un excelente profesional, ahora con Lama de Góngora. El delegado de la Junta, Javier Fernández, parece que le ha cogido gustito a eso de ir gratis a los toros.
El bordado de Lama de Góngora, inspirado en la reja de la Puerta del Príncipe. La Escuela de Sevilla y la Tertulia Universitaria, invitada hoy al palco. Jóvenes guapas hoy en la Maestranza para ver a los tres novilleros.
La huída de aficionados a la Maestranza facilita una masiva entrada de turistas. Otro ejemplo de turista, con la cámara preparada para un recuerdo 'typical spanish'. En una azotea anexa a la Maestranza, un gran mosaico de Belmonte.

LOS SUSTOS (Javier Martínez)

Voltereta del novillero Sebastián Ritter. El novillero Gonzalo Caballero. (FOTO: Arjona) El picador Antonio Muñoz. (FOTO: Arjona)
El picador Antonio Muñoz. El picador Antonio Muñoz. El picador Antonio Muñoz.


FRACASO DE JUAN PEDRO DOMECQ

Indigno para Sevilla. (FOTO: Javier Martínez) Indigno para Sevilla. (FOTO: Javier Martínez) Indigno para Sevilla. (FOTO: Javier Martínez)
Indigno para Sevilla. (FOTO: Javier Martínez) Indigno para Sevilla. (FOTO: Javier Martínez) Indigno para Sevilla, (FOTO: Javier Martínez)
Indigno para Sevilla, (FOTO: Javier Martínez) Indigno para Sevilla, (FOTO: Javier Martínez). Indigno para Sevilla, (FOTO: Javier Martínez)

 

 

PUERTA DEL PRÍNCIPE (Javier Martínez)

Ricardo Gallardo.

Luis Mariscal.

Salvador Cortés.

Israel Lancho.

José Luis del Serranito.


NOTICIAS RELACIONADAS

 


 

Dejar respuesta

cinco × uno =