REAL MAESTRANZA - 14ª Feria de Abril

López Simón, sorpresivo y original

0
1869

El diestro madrileño Alberto López Simón le ha cortado la oreja al toro de su doctorado y ha resultado herido de pronóstico leve, tras mostrar una diversidad sorprendente en sus formas. Morante de la Puebla terminó su Feria entre silencios y pitos. José María Manzanares saludó una ovación. 

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Núñez del Cuvillo -el primero como sobrero de otro del mismo hierro, devuelto por falta de fuerzas-, desiguales de presencia, anovillados algunos, nobles y faltos de fondo. Destacó el sobrero primero, por noble y calidad en su embestida.

ESPADAS: -Morante de la Puebla (de tabaco y oro), silencio, pitos y silencio.

-José María Mazanares (de azul marino y oro), silencio y saludos.
López Simón (de blanco y oro), que tomaba la alternativa, una orejas tras aviso en el único que mató al resultar corneado.
 
CUADRILLAS: Saludaron en banderillas Juan José Trujillo y Luis Blázquez tras parear al tercero, y Curro Javier tras hacerlo con el quinto.
 
INCIDENCIAS: Plaza llena de ‘No hay billetes’. López Simón fue intervenido de «herida cara anterior de muslo derecho tercio medio, que interesa musculatura de vasto interno. Una trayectoria ascendente de siete centímetros. Se hace limpieza de tejidos, hemostasia y sutura. Pronóstico leve».

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lopezmatito.com
GALERÍA GRÁFICA
Paco Díaz
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
PUERTA DEL PRÍNCIPE
Javier Martínez
VIDEO DE LA CORRIDA

El madrileño López Simón, con la oreja del toro de la alternativa. (FOTO: lopezmatito.com)

 

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
AL NATURAL
(En breve)

Francisco Mateos
PATIO DE ARRASTRE
El quite redentor
Sixto Naranjo
AMBITOTOROS
Huelga de duendes
Javier García Baquero
LA CORRIDA, AL COMPÁS
‘Empacada’ periferia

Fernando Naranjo


Morante se convirtió en el hombre de la varita mágica y acaparó la atención de un público, ansioso por emocionarse, que enloqueció cuando el sevillano firmó dos medias verónicas y un ayudado por bajo antológicos, con lo que resumió la mágica sencillez de su toreo 


 

Manuel Viera.-

     Si hay un hecho difícil de entender es que el toro del doctorado no sea brindado, máxime si las posibilidades de triunfo se atisbaron en los primeros lances de capote. Pero los hechos son los hechos y he aquí que a ese toro, el nuevo matador, le corta la oreja tras realizar un toreo sorpresivo que seduce y hace disfrutar de su encanto. Toreo, por cierto, excelentemente realizado. La faena fue, toda, un derroche de vitalidad. Todo un muestrario de inspiración y originalidad. Porque López Simón quería algo más que su sueño se hiciese realidad. Quería trascender las estrecheces de su toreo y lanzarse a una carrera de fondo en la que cada tarde venidera tendrá que conseguir un nuevo objetivo.

     El primero ya lo alcanzó con ‘Juncoso’ -lidiado como sobrero al ser devuelto el titular por inválido- tras entregarle los trastos Morante de la Puebla en presencia de Manzanares a las siete, menos dos minutos, de la tarde. A partir de ahí el madrileño se mostró con un verdadero talante expresivo, un extraordinario valor y, en consecuencia, una diversidad sorprendente en su formas. Inició faena con ajustados pases por la espalda para, de inmediato, hincarse de rodillas y seducir con un toreo diestro, templado y rematado, para seguir con una colección de series diestras enlazadas, sin pausa y excepcionalmente rematada, una, con un inesperado pase de pecho trazado de hinojos. No alcanzó altura el natural, y unas ceñidas manoletinas sirvieron de prólogo a la contundente estocada de la cual salió prendido y herido. Oreja que le supo a gloria, y ceremonioso se encaminó a la enfermería para ser intervenido de cornada en el muslo derecho que le imposibilitó continuar la lidia en el sexto.  


López Simón se mostró con un verdadero talante expresivo, un extraordinario valor y, una diversidad sorprendente en sus formas. Inició faena con ajustados pases por la espalda para, de inmediato, hincarse de rodillas y seducir con un toreo diestro


Manzanares abusó de un toreo despegado aunque despacioso y largo


 

     Por suerte siempre hay un detalle del que echar mano cuando abajo nada ocurre. Sucedió en el sexto de Núñez del Cuvillo, un toro de noble embestida pero de escaso fondo. Morante se convirtió en el hombre de la varita mágica y acaparó la atención de un público, ansioso por emocionarse, que enloqueció cuando el sevillano firmó unas chicuelinas, dos medias verónicas y un ayudado por bajo antológicos, con lo que resumió la mágica sencillez de su toreo. Y no hubo más; ni en este que toreó por cogida de López Simón, ni en el segundo, ni en el cuarto. En su primero, de escasa calidad aunque noble, nada más que destacar mínimos destellos impregnados con su aroma. Y en el cuarto, un ‘novillo’ de noble y escasa embestida, sólo le valió para finiquitarlo de media habilidosa y atravesada. La Feria se le fue en blanco.

     Manzanares volvía para confirmar sus logros anteriores. Mal que lo tuvo con sus dos toros. Toreó de capote con la textura acostumbrada al tercero y con diversidad al quinto. De todas formas, a la perfecta técnica con la que trazó faena a su primero le unió un exagerado despegue en los muletazos diestros. No fueron sólo los de inicio, que así los traza para después quedarse colocado y ligarlos, sino que fue todo su toreo. Con la izquierda no hubo forma. Pinchó antes de dejar una estocada casi entera.

     Y con el quinto, soso y de complejo comportamiento, prevaleció una templada e hilvanada serie diestra de mano baja que llegó con inmediatez a los tendidos. Al natural volvió a mostrar un toreo despegado aunque despacioso y largo. Con un cambio de mano y un molinete con firma puso fin a su tarde y a su extraordinaria Feria. Porque el bajonazo con el que mandó al ‘núñezdelcuvillo’ al arrastre mejor olvidarlo. 


AL NATURAL

En breve

    

 

 


 

PATIO DE ARRASTRE

El quite redentor

Sixto Naranjo.-

     Se le escapaba a borbotones la Feria a Morante. Dos tardes, cinco toros y ni uno que le permitiese expresar su toreo, el que él siente y el que nos hace estremecer. Por eso, el sexto ‘cuvillo’, el que tenía que haber estoqueado su compañero herido, era el último cartucho para el de La Puebla.

     Capote lacio, mente despejada y muñecas calientes. Morante se fue más allá del tercio para dejar un ramillete de chicuelinas deslumbrantes, encajada la planta, tenso como una vara y llevando al toro embebido y cosido al engaño. Después, una media, arrebujada, sentida, rompiéndose de verdad. El mejor Morante capotero había salido a relucir sobre la bocina. El quite redentor nos dejaba el regusto del toreo bueno, el que pone a todos de acuerdo. Pero no contento, y con el toro en huída le enjaretó otra media, a pies juntos, con toda la gracia sevillana. No ha sido la Feria de Morante, él lo sabe, pero cuando el sevillano saca a relucir su torería, algo especial pasa sobre un ruedo. Un quite, un sueño.


 

AMBITOTOROS

Huelga de duendes

Javier García Baquero.-

  1. Huelga de musas en la Maestranza: Sólo acudieron a ver a Morante en dos series del segundo y en tres chicuelinas, una media y una trincherrilla del sexto, despaciosas y profundas.
  2. Mal presentada la corrida: Su carita por delante, pero mal juego; sólo primero y quinto se salvan.
  3. Lleno de ‘No hay billetes’: Gitanas y famosos en los tendidos. Se aplaude todo: la devolución del toro, los bajonazos, ejecutar la suerte saliéndose, pares a toro pasado, puyazos traseros y rectificando a más trasero,…
  4. López Simón hizo bien en irse a por el sobrero en lugar de correr turno: Actitud importante; la alternativa era un regalo envenenado y salió ‘sólo’ con una cornada de hombre. Está en la clínica pero podía estar en casa si a los dos de hoy les da por torear y él se aflige. Oreja de peso.
  5. Morante no se sintió a gusto en toda la tarde: El viento, los ‘grasiosos’ y una Feria que no ha visto clara nunca. Los detalles no pueden tapar una mala Feria.
  6. Hoy vimos la cara ‘B’ de Manzanares: Lejos, muy lejos de la mejor versión del alicantino, toreando despegado, deprisa, matando sin querer pasar el fielato, chicuelinas sosas…
  7. Curro Javier puso en el quinto un par de poder a poder: Con el toro arrancado al galope, cuarteo final y emoción de rehiletero antiguo. Bien. Música y ovación.
  8. El cuarto era asardinado: Feo, altón, arremangado de pitones y era titular. El sobrero, en los corrales, ¡Ay, las reatas y las visitas al Grullo de las cuadrillas hasta para merendar!
  9. Dice mi vecino que se acabó la Feria para él: Clavel en la solapa, aliento ‘acubalibrao’, i-phone echando humo «esperadme en la caseta»
  10. Catorce tardes de toros y catorce vecinos distintos: Sevilla ya no es la reserva espiritual del toreo, Público de avalancha, de Feria, de partidarios, de despiste, de turismo, de que me vean ¿Donde está la afición de Sevilla, la que marcaba la pauta? Me da que se ha dilapidado por esos 2.500 abonos perdidos, muchos de ellos de aficionados cabales. ¡Qué pena!

 


 

LA CORRIDA, AL COMPÁS

‘Empacada’ periferia

Fernando Naranjo.- 

Tampoco los de Cuvillo
dieran su tono mayor.
No prestaron resplandor
‘pá’ reflectar los ladrillos
del sufrido Baratillo,
y esto es autentico mosqueo.
Que te miro y no te veo.
¿Dónde está la gente seria?
¿Es que se han ido a la Feria
a entonarse ‘pal copeo’?

De Madrid vino sobrao
a torear con desmayo.
(Vulgaridad, lo subrayo)
Después toreó ‘templao’,
se lo habrían ‘avisao’;
pero hay que abrir el compás
y decir una vez más
no me parezco yo a nadie
lo que muestro es mi donaire
y juro decir verdad.

Lo dijo hoy esta cuadrilla
que vino a vender turrón.
Me parto yo el corazón
por esta gente sencilla
que desmontera Sevilla.
Porque no hay más que un camino
para llegar el destino,
la dulce metamorfosis
de su gran apoteosis
será escrita en pergamino.

 

 

 

 

¿Qué le digo yo al barquero
que nació en Puebla del Río?
¡Ojú1 ¡Qué desaborío
estuviste hoy, torero!
No me seas tunantero
que te quiero más que ‘anaide’
y a mí me duele al socaire
que oliendo a tabaco y oro
no le puedas a los toros
‘pá’ después irte de baile.

¡Qué cosas tiene Sevilla
en harina y farolillos!
Como si fueran chiquillos
aplauden sus maravillas,
y no ven las ventajillas
de ofensora periferia.
¿Quedamos que tú eras seria?
Entonces, ¿que pasa aquí?
Tendrás tú, Guadalquivir,
que resolver la materia.

Tu elegante Al Mutamid,
este mozo tan rumboso,
no veas que mentiroso…
Pero no me la da a mí…
Tú sigue.,. Tú sigue así.
Te entregas como una gata.
Con que pasión te arrebatas,
tienes el norte ‘perdío’,
sólo buscas amoríos,
tú solita te delatas.

 


GALERÍA GRÁFICA (lopezmatito.com)

Alternativa de López Simón. López Simón. López Simón.

López Simón.

López Simón.

López Simón.

López Simón. López Simón. Morante de la Puebla.
Morante de la Puebla. Morante de la Puebla. Morante de la Puebla.
José María Manzanares. José María Manzanares. José María Manzanares.
José María Manzanares. José María Manzanares. José María Manzanares.

José María Manzanares.

José María Manzanares.

Curro Javier. Juan José Trujillo. Luis Blázquez.


 

GALERÍA GRÁFICA (Paco Díaz)

López Simón. López Simón. Alternativa de López Simón.
López Simón. López Simón.

López Simón.

López Simón. López Simón. López Simón.
López Simón. Morante de la Puebla. Morante de la Puebla.
Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

José María Manzanares.
José María Manzanares. Banderillas. Aficionada.

 


 

OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

     
     
     
     

 

PUERTA DEL PRÍNCIPE (Javier Martínez)

Ángel Peralta.

Francisco Rivera Ordóñez.

David Luguillano.

Manuel Lombo. Pepín Liria. Pedro Piqueras.

Nuestro compañero Manuel Viera, autor de las crónicas de SEVILLA TAURINA, junto a su familia.

 


NOTICIAS RELACIONADAS


Dejar respuesta

3 × 1 =