AL NATURAL

Cobardía

0
953
El delegado de la Junta en Sevilla, Javier Fernández, no se ha atrevido a aclarar si va tomar medidas contra laa prohibición en Utrera de acceso a niños a la plaza local. (FOTO: Javier Martínez)
El delegado de la Junta en Sevilla, Javier Fernández, no se ha atrevido a aclarar si va tomar medidas contra laa prohibición en Utrera de acceso a niños a la plaza local. (FOTO: Javier Martínez)

«…Mire usted, señor Javier Fernández: ¿de qué sirve que diga que apoya a las Escuelas de Tauromaquia si no se posiciona hoy, como máximo responsable provincial taurino, si está de acuerdo o no con la prohibición a los niños acordada por los políticos de Utrera? Déjese de fotitos y de aprovecharse de la imagen de los toros para simple autopromoción y sea valiente…»

Francisco Mateos.-

     Me bastó un par de horas en una reunión en su despacho (con dos asesores a su lado, porque el hombre no debe sentirse muy seguro) para percibir que no era nadie que fuera a aportar algo positivo al toreo en la provincia de Sevilla, sino que era uno más de esos políticos que usan el cargo público y su responsabilidad taurina para autopromocionarse. Hablo del delegado de la Junta de Andalucía en Sevilla, Javier Fernández. En esa reunión -escrito está- me dí cuenta que lo que le digan los taurinos, en general, le entra por un oído y le sale por el otro. Es el sucesor perfecto, casi calcado, de la nefasta y de mal recuerdo Carmen Tovar. De hecho, al igual que la creadora del ‘Catilleja conection’, tras un año en el cargo, sigue con la misma política de no recibir a la Unión Taurina de Abonados de Sevilla, calcada forma también de actuar de los propios empresarios de la plaza… ¡Qué curiosa casualidad!

     Pues el hombre, el delegado Javier Fernández, resulta que se ha envalentonado con un aficionado sevillano, y que quiere que le caiga todo el peso de la Ley. El buen aficionado cometió el grave ‘pecado’ de comprarse con mucho esfuerzo y apreturas el abono, y le surgió un compromiso para una de las corridas feriales que le impedía asistir ese día a la Maestranza. Al precio que vende Canorea las entradas, intentó recuperar la pasta de ese día. A las puertas de las taquillas, con respeto, fue ofreciendo a algunas personas que se acercaban a taquilla para intentar darle salida a la entrada de su abono, al mismo precio… hasta que llegaron los policías y le tomaron los datos. Por más que le explicó que era abonado, que era su entrada particular, que no era por negocio, sino que queria recuperar el importe de la corrida a la que no podia ir, los agentes le trataron como un ‘reventa’ más y pasaron denuncia al delegado Javier Fernández y éste le ha incoado un expediente sancionador por ‘reventa ilegal’ de entrada… Sí, sí, como lo oyen. Eso sí, el tal Javier Fernández se pone gallito y valentón con un aficionado de la calle, como usted y como yo, que hubiéramos hecho lo mismo -él, como no paga, sino que va de gratis al callejón, no sabe lo que nos clavan los cuñados Canorea-Valencia-, pero se acobarda y recula cuando no es capaz de prohibirle a los maestrantes tomar sus bebidas en vasos de cristal, algo prohibido para todos menos para los exclusivos y recomendados maestrantes. Y pruebas en SEVILLA TAURINA tiene a espuertas; publicadas están. Pero ahí el hombre de la Junta de Andalucía no se envalentona como con el pobre aficionado que sólo quería recuperar el precio de su entrada; ahí, cuando tiene que llamarle la atención a los todopoderosos señores maestrantes, se repucha y se acobarda en tablas….

     Otra demostración de su cobardía cuando es necesario dar el paso adelante para ser éticamente coherente consigo mismo se producirá esta misma tarde. El delegado de la Junta, Javier Fernández, es el máximo responsable administrativo en materia taurina en la provincia de Sevilla. Ya debería haber salido al paso del rastrero tema prohibitivo de Utrera para manifestar su rechazo y su decidido apoyo a la Fiesta de los toros, incluyendo la promoción entre los jóvenes aficionados. Y por otra parte, haber encargado un estudio técnico para dilucidar si es su Delegación de la Junta la competente para prohibir el acceso a un recinto taurino sevillano a un sector de la población, o lo puede hacer un Ayuntamiento. Pues nada, el hombre se ha acobardado y anda escondido.

     Y eso que ha habido semanas que nos ha ‘fusilado’ a los medios enviándonos a través de sus inseparables asesores fotitos de autopromoción con la gente del toro: que si una foto de una vista a la Escuela de Tauriomaquia de Camas, a la de Sevilla-Amate, que si una reunión con los banderilleros, o con los ganaderos… Mire usted, señor Javier Fernández: ¿de qué sirve que diga que apoya a las Escuelas de Tauromaquia si no se posiciona hoy, como máximo responsable provincial taurino, si está de acuerdo o no con la prohibición a los niños acordada por los políticos de Utrera? Déjese de fotitos y de aprovecharse de la imagen de los toros para simple autopromoción y sea valiente, como con el aficionado al que quiere encalomarle una multa ejemplar por ‘reventa’, y vaya esta tarde a la Plaza Gibaxa, a las puertas del Ayuntamiento utrerano, a decir que está a favor de los toros sin prohibiciones. Y de paso se hará usted unas fotitos con Morante, El Cid, Ponce o Padilla, que estarán encantados -ahora sí- de posar a su lado en este momento. Pero para eso hace falta echarle cojones y no recular cobardemente… Lo que es seguro es que en septiembre por San Miguel otra vez se colará gratis a los toros a la Maestranza. El cargo es para algo más que fotitos y ver los toros gratis. Y esta tarde le esperan los aficionados utreranos…. Le aseguro que hay varias decenas de fotógrafos para satisfacer su afán por las fotitos…


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

once + seis =