Nueva polémica en Utrera

Rodríguez Vélez, excluido por el Ayuntamiento, ofrecía para su pueblo 7.200 € y una novillada más

0
789

El empresario taurino local Juan Manuel Rodríguez Vélez ha sido excluido por el Ayuntamiento de su pueblo debido a una polémica cláusula. El empresario utrerano organiza actualmente festejos taurinos en otras plazas. Su pliego ofrecía 7.200 euros, tres festejos, y a Luis Vilches y todos los novilleros locales; el pliego elegido ofrece un euro y dos festejos, sin especificar nombres.

Francisco Mateos.-

     De nuevo Utrera y su plaza de toros en el centro de la polémica. El acelerado y repentino pliego de condiciones y posterior adjudicación de la nueva plaza utrerana ha estado y sigue estando envuelto en polémica. El Ayuntamiento ha excluido del concurso al empresario taurino local, Juan Manuel Rodríguez Vélez, a pesar de que su oferta era bastante mejor que la del adjudicatario elegido. La empresa ganadora (‘Carmelo y Caba SL’) ha ofrecido 1 euro de canon, y una corrida y una novillada sin picadores. Rodríguez Vélez ofrecía 7.200 euros, y una corrida y dos novilladas sin picadores.

     En el pliego presentado por la empresa Carmelo y Caba -según fuentes municipales- no se detallaba si la pareja de empresarios gaditanos contarían con el torero local, Luis Vilches, o los varios novilleros sin picadores locales. Rodríguez Vélez ofrecía una corrida compuesta por Cayetano, Luis Vilches y un tercer espada. Asimismo, en vez de una novillada sin picadores, ofrecía dos novilladas sin picadores, para que cada uno de los seis noveles locales pudieran participar con dos novillos: tres chavales en una novillada y los otros tres en la segunda.

     Juan Manuel Rodríguez Vélez se encuentra afectado por lo sucedido en su propio pueblo. «El pliego de condiciones estaba hecho desde un principio para dejarme fuera del concurso». Rodríguez Vélez hace referencia a una cláusula del pliego que exigía a las empresa ofertantes aportar un certificado de la Comisión de Vigilancia y Control del Convenio Colectivo Taurino de no haber tenido ninguna incidencia en los últimso cinco años. «Yo he tenido diferencias con ellos, porque he denunciado en varias ocasiones que quieren regular lo que no les corresponde, pero como estamos obligados a visar los contratos por esta Comisión, cada vez que he dado toros he ido resolviendo los documentos administrativos que me requerían para aportarlos. Es decir, que yo actualmente estoy organizando toros en muchas plazas, sin ningún tipo de problemas con los ayuntamientos ni la Comisión. Vamos, que puedo organizar festejos en cualquier pueblo menos en el mío…». Curiosamente, el técnico del Ayuntamiento de Utrera encargado de redactar el pliego de condiciones y el empresario Rodríguez Vélez mantienen una manifiesta enemistad. «Ellos sabían que he mantenido diferencias con la Comisión de Seguimiento, y por eso han incluido esa cláusula, para dejarme fuera. A este técnico parece que le molestó que el año pasado lo ‘puenteáramos’ y negociara los festejos inaugurales directamente con el alcalde, y todo salió a gusto de todos. Sé que tuvo algún problema en la corrida de toros porque quería estar en el callejón, y al final creo que no se lo permitió el delegado,… pero parece que se ha querido tomar su propia venganza».

     Al primer pliego, el Ayuntamiento invitó a cinco empresarios a presentarse. Sólo se presentó una empresa (Carmelo y Caba y la presentó tarde, fuera de plazo, por lo que no se aceptó. Rodríguez Vélez tenía su pliego redactado, pero decidió no presentarlo y realizar una reclamación de queja con intención de impugnar esa cláusula de cinco años sin incidencia con la Comsiión del Covenio Colectivo, y que sólo exigiese si en la actualidad se encuentra al día con la Comisión. El Ayuntamiento, ante la ausencia de licitantes salvo la tardía entrega de Carmelo y Caba, presentó de nuevo el mismo pliego. A esta segunda convocatoria se invitó a tres empresas: Rodríquez Vélez (aunque el Ayuntamiento conocía que la cláusula lo dejaba fuera), Paco Dorado, y Carmelo y Caba. Dorado -que mantiene una muy buena amistad con él utrerano Rodríguez Vélez- declinó presentar oferta. Carmelo y Caba sí presentaron plica. Y Rodríguez Vélez también presentó la suya.

     La de Carmelo y Caba -conociendo ya de la primera convocatoria que Rodríguez Vélez sería excluido por la mencionada cláusula- presentó una oferta ajustada al mínimo de las condiciones: 1 euro de canon de arrendamiento, y una corrida de toros y una novillada sin picadores. Rodríguez Vélez presentó una oferta (que ni siquiera fue abierta al ser rechazada por los motivos administrativos previos comentados) que incluía 7.200 euros de canon de arrendamiento para el Ayuntamiento, y una corrida de toros y dos novilladas sin picadores, contando con el diestro local Luis Vilches y con todos los novilleros utreranos en las de promoción.

     Hay un aspecto también curioso: el pliego de condiciones especifica las garantías exigibles al empresario en caso de incumplimiento, que sería el doble del canon ofertado. Es decir, que si la empresa ‘Carmelo y Caba’ no cumple algunos de los aspectos ofertados (cosa poco probable por su acreditada profesionalidad), con el pago de dos euros quedaría en paz con el Ayuntamiento, mientras que para Rodríguez Vélez serían 14.400 la indemnización a pagar si incumpliese.

     La adjudicación a Carmelo y Caba ya es firme. Esta mañana se le ha contestado a Rodríguez Vélez sobre la reclamación al pliego. Los carteles feriales serán presentados por los taurinos gaditanos el próximo miércoles. Hay una cuestión más: Rodríguez Vélez es el apoderado de Luis Vilches, «y hasta el día de hoy no me han llamado para contratarlo para la Feria de su pueblo. Y el año pasado salió a hombros en la corrida de la inauguración».


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

8 − 5 =