Sin empresario a un mes de la Feria

¿Qué ocurre en Utrera?

0
1059
Vista de la plaza de toros de Utrera en septiembre pasado, en la corrida de inauguración.
Vista de la plaza de toros de Utrera en septiembre pasado, en la corrida de inauguración.

«…¿Qué está pasando? ¿Por qué ante la falta de tiempo motivada por las elecciones municipales no se ha asegurado la continuidad de los festejos en la nueva plaza tras la rimbombante inauguración? ¿Por qué no se ha apelado a la libertad sin asideros para asegurar el inmediato futuro de las corridas en la tierra del toro?…”

Manuel Viera.-

     Me entero que han impugnado el ‘pliego de prescripciones específicas’ para el arrendamiento de la plaza de toros de Utrera a quienes estén interesados en organizar espectáculos taurinos en la próxima Feria de Consolación. En cierto modo estaba cantado; no hacen falta tener dotes de presciencia para saber que el resultado no podía ser otro. Atreverse a adoptar tales condiciones con tanto sinsentido constituye una indudable osadía por quienes se han creído importantes al redactarlo.

     Y es evidente que quien esto autoriza tiene su parte de culpa, pese a jugar con las cartas marcadas de lo políticamente correcto. Su desconocimiento en materia taurina no exime a la delegada responsable de Fiestas Mayores de tal desaguisado a menos de un mes del día 8 de septiembre. Porque lo previsto era otra cosa, sólo por una cuestión de tiempo. Sin embargo, la estupidez del ‘patriotismo’ local ha hecho supervalorar en puntación a los banderilleros, picadores y ganaderías utreranas respecto a la que le asignan al matador de toros local en activo, el mismo que exigieron en el cartel inaugural de 2010, cuando por otra parte se desvalora el crédito del empresariado taurino de Utrera. O sea, que premian a unos de la misma forma que castigan a otros.

     El caso es que el alcalde, que lo permite, acabará convirtiéndose en mero instrumento al servicio de aquellas causas que, tras la inauguración de la nueva plaza, tuvieron reacciones dispares, y algunas aireadísimas y envidiosas, masacrando de palabra a todo aquel que algo tuvo que ver con la exitosa celebración, en una tarea carente de sentido de los que se creen a salvo en virtud de su buenismo.

     ¿Qué ocurre en Utrera? ¿Qué está pasando? ¿Por qué ante la falta de tiempo motivada por las elecciones municipales no se ha asegurado la continuidad de los festejos taurinos en la nueva plaza de toros tras la rimbombante inauguración? ¿Por qué no se ha apelado a la libertad sin asideros para asegurar el inmediato futuro de las corridas de toros en la tierra del toro?

     Paradójicamente, quienes hayan fomentado tales exigencias en un pliego incompleto y absurdo no dejan de ser los herederos de esos falsos taurinos hoy en el ostracismo.


*Manuel Viera es redactor y responsable de las crónicas de Sevilla Taurina, así como colaborador taurino de Punto Radio en Sevilla y Utrera. (manuelviera.com).

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

tres × cinco =