Sólo ellos cobran en el equipo gubernativo

Los 12 veterinarios de la Maestranza se reparten cada año un ‘extra’ de 43.000 €

0
1550

El nombramiento de veterinarios para la Maestranza se está convirtiendo cada año en un cúmulo de grupos de presión, algunos ‘enchufes’, y descartes o nombramientos poco entendibles desde el punto de vista del mérito profesional. Cada veterinario se embolsa cada año un ‘extra’ de casi 4.000 euros por los nueve o diez festejos en los que participa, además de su sueldo íntegro de la administración y sin tener que recuperar las jornadas prestadas en la Maestranza. También reciben un acceso gratuito a la plaza para toda la temporada.

Francisco Mateos.-

     El nombramiento de los equipos gubernativos para la Maestranza en esta nueva temporada 2011 está siendo tan rocambolesca y complicada que el aficionado, absorto, se pregunta qué está pasando. Además de presidentes que se marchan, presidentes que son propuestos por la Consejería de Gobernación y que la delegada de la Junta, Carmen Tovar, rechaza, también el nombramiento de veterinarios se hace cada vez más complicado, donde los ‘grupos’ de poder dentro de los veterinarios parecen ejercer su hegemonía.  

 

     Trascendió que la delegada de la Junta de Andalucía, la siempre polémica Carmen Tovar, pretendía -posiblemente con buen criterio, aunque ello no la exime de su propia responsabilidad- ‘castigar’ de algún modo a los tres veterinarios que aprobaron la nefasta corrida de Zalduendo del pasado ciclo de San Miguel, que tanto daño le ha hecho -y le sigue haciendo mientras no se aclare toda la situación- a la imagen de la Maestranza. El punto más álgido del fallo de los veterinarios fue dar como ‘aptos’ al toro número 91 de Zalduendo, que había sido rechazado un mes antes en Bilbao por estar «despitorrado», y que los facultativos sevillanos lo aprobaron al unísono sin observar anomalía alguna en sus pitones, tal y como demostró SEVILLA TAURINA.

     Uno de los veterinarios afectados era Francisco Herrera, que a su vez es vicepresidente del Colegio de Veterinarios de Sevilla y el veterinario de mayor puntuación en el baremo oficial de los veterinarios taurinos sevillanos. El castigo a Herrera manchaba incluso de forma indirecta al propio Colegio. Además, dentro del partido socialista existían corrientes a favor de la continuidad de Francisco Herrera como veterinario. Finalmente la delegada da marcha atrás en su intento inciial, obligada por los ‘grupos de presión’, y deja sin castigo a Francisco Herrera; y casi de inmediato también exime de responsabilidad a otro de sus compañeros ese día, Alfredo Luzardo. Sin explicación posible, todo indica que, en cambio, el tercer veterinario del día de Zalduendo –José González-Aguilar Palomeque- sí va a ser ‘castigado’ y dejará de ejercer esta temporada en la Maestranza. No se entiende por qué, aunque eso deberá explicarlo muy claramente la delegada Carmen Tovar.


Ni los presidentes ni los delegados gubernativos reciben contraprestación económica alguna. Los asesores artísticos sí reciben una pequeña gratificación de la empresa. Los únicos que cobran son los veterainrios, a quienes por tanto se les debería exigir mayor grado de responsabilidad. 

 

     Pero el aficionado se pregunta, ¿cuánto gana un veterinario en la Maestranza? Lo primero que hay que aclarar es que los presidentes de las corridas de toros no reciben contraprestación o gratificación económica alguna cada vez que presiden. Tampoco los delegados gubernativos. Se les considera como ‘horas de jornada laboral’, sin que tampoco les resten vacaciones ni tengan que ‘recuperar’ las jornadas que dedican a presidir festejos taurinos.

     Los asesores artísticos sí cobran una gratificación, que abona la empresa, aunque no significa una cuantía importante. Alguno de ellos, como Ruperto de los Reyes, que dimitió hace dos temporadas por diferencias con la delegada Carmen Tovar, entregaba el total de esa gratificación a un comedor social sevillano.

     De esta forma, los únicos que cobran un dinero extra dentro de los equipos gubernativos son los veterinarios. Quizás por ello son a los que mayor responsabilidad se le podría exigir por el trabajo que realizan. Una forma de exigirles responabilidad ante fallos cometidos y demostrados sería precisamente no nombrarlos en la siguiente temporada, y así dejarían de percibir la contraprestación por festejo. A pesar de ser, por tanto, unas horas de trabajo retribuidas, siguen cobrando su sueldo de la administración de forma íntegra, y quedan ‘liberados’ de su jornada laboral los días de festejos que deban ejercer en la Maestranza, sin que les cuente como días de vacaciones. Es decir, que es un dinero totalmente extra a su sueldo normal. 

LAS CUENTAS

 

     Actualmente, y para asegurar que los veterinarios van a cobrar íntegramente su sueldo, el Reglamento Taurino obliga a los empresarios taurinos a pagar por anticipado los honorarios de los veterinarios mediante un ingreso en la cuenta corriente del Colegio de Veterinarios. Si un empresario no presenta ante la Junta de Andalucía una semana antes del festejo el recibo de haber ingresado las tasas de veterinarios al Colegio, el festejo no se autorizará. Posteriormente, es el Colegio de Veterinarios el que reparte dicho importe entre los tres veterinarios actuantes en cada festejo.

     Las tasas de los veterinarios por una corrida de toros en una plaza de toros de primera categoría (caso de la Maestranza) es de 1.236,53€. Para una novillada con picadores es el mismo importe. Es decir, que ese importe hay que dividirlo entre los tres veterinarios, lo que significa que cada facultativo se embolsa cada tarde que ejerce en la Maestranza como veterinario un extra de 412,17€. A lo largo de la temporada, cada veterinario puede llegar a presidir unos 9-10 festejos, lo que sitúa el ‘extra’ anual por dichos festejos en los casi 4.000 euros. Además, reciben un acceso gratuito a la plaza para todos los festejos de la temporada.

     Con este dinero pagado por un trabajo profesional, ¿cabe exigir responsabilidades a quienes examinan y aprueban los toros en la Maestranza? Tras el escándalo de Zalduendo en septiembre de 2010, el presidente Fernández Rey -que no cobra- no sigue; al ganadero de Zalduendo -Fernando Domecq- le ha abierto un expediente sancionador la Junta de Andalucía; y dos de los veterinarios que aprobaron esa corrida -que sí cobran- sí van a seguir y sin exigencia de responsabilidad alguna…

En la Maestranza hay cuatro equipos de presidentes. Cada uno de ellos tiene a tres veterinarios. Por lo tanto, son 12 los veterinarios que ejercen en la Maestranza. Las tasas actuales del Colegio de Veterinarios de Sevilla son las siguientes:

  • Corridas y novilladas con picadores: 1.236,53€
  • Rejones y novilladas sin picadores: 544,04€
  • Señalamiento en el campo: 190,05€

Teniendo como referencia los festejos que se organizaron durante la temporada 2010, y aplicando las anteriors tasas para reconocimientos veterinarios -sin tener en cuenta el señalamiento de reses en el campo, que segúna indican desde el Colegio de Veterinarios de Sevilla no se está abonando por la empresa-, las cuentas son las siguientes:

  • 20 corridas de toros: 24.730,60€.
  • 11 novilladas c/p: 13.601,83€.
  • 3 rejones: 1.632,12€.
  • 5 novilladas s/p: 2.720,20€.
  • TOTAL TEMPORADA: 42.684,75€ 

Si lo dividimos entre los 12 veterinarios, cada uno de ellos cobra un ‘extra’ a su trabajo de 3.557.06€. Teniendo en cuenta que durante la temporada se producen algunas sustituciones puntuales por vacaciones, un veterinario en la Maestranza puede llegar a a cobrar de ‘extra’ unos 4.000€. 


 

 


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

5 + 6 =