Desconcertante y duro pliego de condiciones

Utrera, ¿sin toros en septiembre?

0
889
Paseíllo en la plaza de Utrera.
Paseíllo en la plaza de Utrera.

«…El fin de esta historia no sólo no cierra nada ni resuelve nada, sino que deja el asunto ante nuevas incógnitas. El remate del largo trabajo que ha llevado a cabo la Delegación de Fiestas Mayores en la elaboración del pliego de la plaza parece no concluir, y se abren interrogantes sin cesar…»

Manuel Viera.-

     Los americanos tienen una palabra, ‘closure’, que quiere decir «dejar cerrado algo definitivamente bien». Por eso lo hacen todo tan elaborado, para tener esa sensación de ‘closure’. Sin embargo, aquí hemos inventado el final de un hacer con el menos ‘closure’ que se conoce, ya que ahora el fin de esta historia no sólo no cierra nada ni resuelve nada, sino que deja el asunto ante nuevas incógnitas. El remate del largo trabajo que ha llevado a cabo la Delegación de Turismo y Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Utrera en la elaboración del Pliego de Prescripciones Técnicas y Específicas para el arrendamiento de la plaza de toros durante los próximos cuatro años, mediante «procedimiento negociado sin publicidad», parece no concluir, y estando ya en manos de los concursantes invitados, sólo ha logrado abrir nuevos interrogantes sin cesar.

     Y es que el dossier tiene un voluntario carácter inconcluso, quizá porque los políticos son por definición inconclusos, acumulando tantas dudas que conforme se avanza en su lectura parece imposible poder resolverlas. No se entiende. O quizá es que se hace necesaria una explicación para poder interpretar lo que el punto 3.0, referente a las «obligaciones del consistorio», dice: «Será por cuenta del Ayuntamiento alquilar la plaza de usos múltiples por un periodo de cuatro años a contar desde la finalización de las obras para la dotación de las medidas de seguridad prevista por este Ayuntamiento con finalización anterior al 31 de diciembre de 2012». Es decir, que si los citados trabajos no finalizan hasta el 30 de diciembre no hay plaza alquilada y, por consiguiente, no puede haber corrida de toros el 8 de septiembre, el día grande de Utrera. ¿Sí o no? ¿O es que la normativa de seguridad de la instalación es diferente para el público taurino que para el musical? (se espera lleno en la plaza para el recital de Miguel Poveda anunciado para el próximo 31 de agosto).

     Está claro que lo que ha hecho la Delegación de Fiestas Mayores con este pliego es una importante contribución al arte de la confusión. Se lee con cierta incredulidad. Se sufre al ver cómo se ha pasado de subvencionar la Fiesta a hacer negocio con ella. El elevadísimo canon hace casi inviable la oferta, (32.000 euros anuales más IVA son necesarios pagar por año para alcanzar los veinte puntos de este apartado) cuando localidades como la de Osuna, con reconocida trayectoria taurina, le ha exigido a la actual empresa arrendataria la simbólica cantidad de 3.000 euros anuales.

     Resulta difícil concebir la valoración que se le da al posible festejo taurino que se organice de más al mínimo exigido -una corrida de toros o corrida mixta a celebrar el 8 de septiembre-, asignándosele 0,75 puntos de un máximo de 4,5, lo mismo que a cualquier otro espectáculo teatral, musical, deportivo o de exhibición a programar. Al contrario de lo que debe hacer quien representa a la ciudad origen de las castas fundacionales del toro bravo: privilegiar la oferta del máximo número de festejos taurinos.

     Es una pena, sin embargo, que en documento de contenido tan fundamental para el más inmediato futuro de la plaza y los toros en Utrera venga en continente tan gris. «Mí no comprender».


*Manuel Viera es redactor y responsable de las crónicas de Sevilla Taurina, así como colaborador taurino de Punto Radio en Sevilla y Utrera. (manuelviera.com).


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

cinco × 3 =