Mentira y mentiroso (I)

0
973
La delegada de la Junta en Sevilla, Carmen Tovar. (FOTO: Matito).
La delegada de la Junta en Sevilla, Carmen Tovar. (FOTO: Matito).

«…Considero grave que desde el equipo de la delegada Carmen Tovar se insulte a un periodista –sea el que sea-, pero más grave es aún demostrar con argumentos irrefutables que es totalmente falso. Este hecho de insultos y calumnias es un salto cualitativo en las formas de la Delegación sevillana…»

Francisco Mateos.-

     Antes de comenzar, acudamos a la Real Academia de la Lengua para conocer qué significan dos términos de los que hablaremos en este artículo:

  • Mentira: expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se cree o se piensa.
  • Mentiroso: Que tiene costumbre de mentir.

     ¿Qué por qué comienzo de esta forma? Pues porque el pasado jueves, en la sede de la Delegación de la Junta de Andalucía de Sevilla, un miembro del equipo de la delegada Carmen Tovar me acusó de «haber mentido» y ser un «mentiroso». Hombre, cuando a uno le invitan a casa ajena les aseguro que lo mínimo es comportarse cívicamente, y lo que uno menos espera, a cambio, es que le agredan verbalmente, le injurien y calumnien. Pero cojamos al toro por los cuernos y dejémonos de marear la perdiz. Les cuento.

     El pasado jueves, la Delegación de la Junta de Sevilla –con la delegada Carmen Tovar a la cabeza- invitó a los medios de comunicación a una inédita rueda de prensa –inédita en la delegada Carmen Tovar, especialista en ‘ahuecar el ala’ en tema taurino y así se ha puesto de manifiesto por los propios compañeros de prensa taurina- para analizar la temporada 2009 y presentar los equipos gubernativos de la nueva campaña. En mi primera pregunta –fueron muchas las que realicé- hice una breve reflexión en voz alta. Algo así: «Señora delegada. Venía a esta rueda de prensa ilusionado por lo que pensaba era un nuevo talante en la forma de gestionar los temas taurinos sevillanos: abierta, cercana, dialogante, interesada,… pero por lo que he podido ojear en el anuario de ‘Análisis de la temporada 2009’ que edita esta Delegación de la Junta, y a pesar de que me habían invitado por mail a plasmar mi opinión junto a la del resto de compañeros de prensa taurina local, he visto con asombro como mi valoración ha sido apartada, retirada,… o ‘vetada’; elija el término que estime más oportuno, con lo que de nuevo veo que no se está jugando limpio. Si no pensaban poner mi opinión, ¿para qué me invitaron a enviarla?». Personalmente, a estas alturas, comprenderán que me la ‘repampinfla’ escribir o no en el anuario de la Junta en Sevilla, pero creo que lo ocurrido es bastante grave. Aunque lo que me queda por contarles es aún peor…

     La delegada Tovar, algo desorientada, dijo que no sabía qué podría haber ocurrido. Alguien de su equipo le sugirió –o le había sugerido antes de acceder a la sala, ya que parecía tener la respuesta preparada- una posible justificación, y la delegada la soltó: «Quizás es que se ha tenido, creo, una opinión por medio…», apuntó sin demasiado convencimiento. Le respondí que si era así, nadie lo había advertido, y que cuando recibí vía mail la invitación a plasmar mi opinión, en ningún momento se decía que sólo era una opinión por medio, sino que la opinión era personalizada, independientemente del medio. Reconocí que mi compañero Manuel Viera sí tenía publicada su valoración, si bien compartida como de Sevilla Taurina y Punto Radio, sus dos medios. En el transcurso de la rueda de prensa seguí ojeando y observé que existen medios que tienen insertada dos valoraciones de periodistas. Por eso, al término de la rueda de prensa, con la prueba por delante, se la mostré a la delegada Carmen Tovar y le dije: «Carmen: vas a tener que buscarte otra excusa para explicar la ‘retirada’ o ‘no publicación’ de mi valoración, porque sí existen más de una opinión por medios, contrediciendo lo que acabas de decir delante de la prensa hace unos minutos…».

     Siendo grave este asunto (¿podría tratarse de un ‘veto’ por parte de una institución pública?), del que abordaremos mañana otros nuevos y oscuros aspectos, lo gravísimo fue cuando un miembro del equipo de la delegada Carmen Tovar, dependiente de su Gabinete de Comunicación y quien coordina dicha publicación, una vez finalizado el acto se acercó y textualmente me dijo: «Es increíble lo que has hecho, Paco. Eres un mentiroso. Lo que has dicho es mentira. Te pedí en varias ocasiones la opinión y no la has enviado. Eres un mentiroso…» Imaginen cómo me quedé, tanto por la forma como por el fondo. ¡Una opinión que sabes que has enviado, casi intentar ‘convencerte’ de que no la has enviado! Y además, calumniar, injuriar e insultar de esa forma, con los papeles completamente perdidos.

     Como me enseñaron en casa desde chiquitín a ser educado, no contesté con el mismo arma calumniador con el que el miembro de confianza de la delegada Carmen Tovar me insultaba. Corté la conversación y respondí: «Mañana vengo a la Delegación con el portátil desde el que está el ok al envío de la valoración. Mi opinión se envió, y a tí no tengo que demostrártelo mañana, sino a la responsable de tus acusaciones, a la delegada Carme Tovar». Y salí de inmediato de la sede de la Delegación de la Junta, convertida en ese momento en una máquina de insultar a través de este miembro del equipo de Carmen Tovar. Si bien es cierto que Carmen Tovar no creo que sea la culpable ni de que la opinión no se haya insertado –no tengo la total certeza porque no lo ha explicado-, ni de los insultos y calumnias que recibí, sí es cierto que Carmen Tovar es la máxima responsable porque se trata de una persona de su propio equipo, y por tanto se entiende que de su confianza.

     Como soy persona de cabeza fría –aunque corazón caliente, pero para eso está el apretar los dientes y controlar la situación- marché directo a los mails de noviembre y diciembre, que los tenía bien guardados porque intuía que podría ocurrir algo así (los problemas con esta persona de la confianza de Carmen Tovar vienen de muy lejos, y por supuesto también los hubo cuando estuvo trabajando con el anterior delegado, Demetrio Pérez, con la diferencia de que éste atajó el problema de inmediato; tiempo habrá en próximos días para contar muchos aspectos que hasta ahora han sido callados por prudencia y hasta cierto respeto). Y aunque es muy fácil insultar desde la Delegación de la Junta de Andalucía en Sevilla a un periodista, lo necesario es demostrar las cosas. Y vamos a ello:

  • Jueves, 5 de noviembre 2009 (13:13 horas).- Recibo un mail desde la Delegación de la Junta en Sevilla, firmado por el coordinador del anuario, en mi correo electrónico en el que incluye este texto: «Estimado amigo: Una vez que ha terminado la temporada taurina en Sevilla, me apresuro a solicitar tu opinión sobre su desarrollo para incluirla en el libro que, como sabes, editamos cada año con el objetivo de ofrecer un análisis sobre ella. Tu opinión es para nosotros muy importante. Una opinión breve y concluyente, uno o dos párrafos, máximo medio folio. Estamos ya muy avanzados en la edición del libro, por lo que te pedimos que no se demores y nos envíes tu opinión sobre la temporada taurina en Sevilla lo antes posible por mail. En espera de sus noticias, le envío un cordial saludo».
  • Viernes, 13 de noviembre 2009 (11:51 horas).- Ante la ausencia de respuesta por mi parte –fue una época de especial acumulación de trabajo y además un viaje programado-, vuelvo a recibir un nuevo mail de recordatorio. El mail no dice nada nuevo, sino que es un ‘reenvío’ del anterior.
  • Viernes, 13 de noviembre 2009 (17:32 horas).- A este segundo aviso respondo con el siguiente texto: «Muchas gracias por la habitual invitación a la Delegación. Este fin de semana recibirán dicha valoración muy resumida de la temporada en la provincia. P.M.» (iniciales de Paco Mateos, quien escribe).
  • Martes, 1 de diciembre 2009 (15:01 horas).- Ante la ausencia de la opinión tras dos semanas de espera, el coordinador del anuario de la Junta, con buen criterio, decide poner en conocimiento de Mª Ángeles Couselo (Secretaria ‘particular’ de la Delegada del Gobierno, según cargo que reseña en los mail que envía) las gestiones realizadas, remitiendo la traza de los dos envíos realizados solicitando mi opinión y mi promesa de hacerlo en breve y haber pasado dos semanas sin enviarla.
  • Miércoles, 2 de diciembre 2009 (12:30 horas).- Recibo un mail en mi buzón de Sevilla Taurina remitido desde la Delegación de la Junta, pero esta vez firmado por Mª Ángeles Couselo (secretaria ‘particular’ de la delegada Carmen Tovar). El texto íntegro es el siguiente: «De conformidad con la petición de Francisco Gallardo y con el fin de dar por cerrado el libro de análisis de la temporada taurina, le ruego nos facilite su  valoración resumida antes del próximo viernes. Muchas gracias. Un saludo».
  • Viernes, 4 de diciembre 2009 (1:35 horas).- Tras el último aviso, y dentro del plazo, en la madrugada del jueves al domingo, respondo al anterior correo de la Delegación y remito un mail con el siguiente texto íntegro: «Buenas noches, Ángeles. Tal y como me pedías, te adjunto la colaboración solicitada. Gracias por contar con dicha colaboración, como en años anteriores, y que esto, al menos, no haya cambiado. Saludos. Francisco Mateos. (www.sevillataurina.com. En el archivo adjunto, un documento Word con la resumida opinión.

     El correo fue ‘respondido’ al mismo que se recibió, con lo que no existe error alguno al teclear la dirección de mail (ya que no se teclea: basta con la opción ‘Responder’). No obstante, hemos solicitado a un programador informático que verificase dicho envío. Fue enviado efectivamente el 04/12/2009 a la 1:35 horas, y recibido en la Delegación de la Junta el 04/12/2009 a la 1:35 horas y 33 segundos. El mail ‘pesa’ sólo 50 KB y el buzón receptor es: angeles.couselo@juntadeandalucia.es, dentro del buzón del servidor de la Delegación @dpse.win.cgob.juntaandalucia.es.

     Creo que los hechos son aplastantes y evidentes. Considero grave que desde el equipo de la delegada Carmen Tovar se insulte a un periodista –sea el que sea-, pero más grave es aún demostrar con argumentos irrefutables que es totalmente falso. Este hecho de insultos y calumnias es un salto cualitativo en las formas de la Delegación sevillana. Se produjo en la sede de la Delegación de la Junta de Andalucía el pasado jueves, tras la rueda de prensa, sobre las 13:15 horas. Mediante mail se puso en conocimiento de la delegada Tovar este ataque de un miembro de su equipo de confianza. Por si la delegada no leía el correo ni el viernes ni ayer lunes, llamé a su secretaria, Rebeca Rull, el pasado viernes para explicarle los graves hechos, tomando nota. En ambos casos solicitaba un encuentro con ella para demostrar la calumnia, dejar limpia mi palabra y afirmaciones, y solicitar explicaciones o aclaraciones. Hasta el momento –como es habitual en Carmen Tovar cuando se trata de temas taurinos- sin respuesta alguna.

     Mal le fueron las cosas a la delegada Carmen Tovar el año pasado en tema taurino: desde las dimisiones de Juan Murillo y Ruperto de los Reyes, hasta la unanimidad de críticas por consentir la bajada generalizada de la presentación de los toros en Sevilla, pasando por las críticas y peticiones de ceses de presidentes de la Unión de Abonados. Comenzó el jueves reconociendo errores y prometiendo un nuevo talante, que demasiado rápido se ha esfumado. Mal encara la nueva temporada, y no sólo por este asunto –que es bastante grave y demuestra las ‘formas’ de trabajar de la Delegación de Sevilla-, sino por la mínima asistencia de prensa a la convocatoria que realizó el pasado jueves y las opiniones que ya se han ido vertiendo sobre la composición de los equipos presidenciales de esta temporada. La delegada no inspira confianza alguna. Está sin crédito entre la prensa y mucho menos ante los aficionados. Le queda un año movidito –otro más- a la delegada Carmen Tovar en el tema taurino. Mañana destaparemos cuándo recibí la invitación para remitir mi opinión, a diferencia del resto de compañeros de prensa… Y el jueves se publicará en este portal la opinión ‘vetada’ en el anuario de la Delegación de la Junta que dirige Carmen Tovar. Una opinión muy respetuosa pero disconforme con la actuación de la autoridad… y la empresa Pagés… Curioso… La empresa ya vetó el año pasado a Sevilla Taurina… Ahora parece que es la Delegación de la Junta en Sevilla quien se suma…

NOTA: Todos los correos vía mail que cruzados con la Delegación de la Junta en Sevilla y el envío final de la oponiñon que han sido detallados en este artículo están a disposición de quien los quiera verificar. Se enviarán vía mail. Deben solicitarlo a: redaccion@sevillataurina.com.

*Francisco Mateos es periodista taurino sevillano, redactor de Sevilla Taurina y colaborador en otros medios.

Dejar respuesta

tres + 5 =