DESDE EL TENDIDO DOS

Demasiado Serranito para tan poco diente

0
702
La fea voltereta de Fernando González en el cuarto. (FOTO: Arjona)
La fea voltereta de Fernando González en el cuarto. (FOTO: Arjona)

«….El exitoso ambiente festivo, familiar y amigable que se vive en los tendidos con las cenas compartidas sólo se ve enturbiado por los miembros de la seguridad de la plaza que te cachean al entrar para requisar el vidrio y las latas de cerveza. Para una vez que la gallina pone huevos de oro se empeñan en matarla…»

Ignacio Sánchez-Mejías.-

     Para las novilladas de promoción, en la que entran en liza aspirantes con muy poca experiencia, se supone que la empresa busca novillos que les ofrezcan las menos dificultades posibles y no trunquen unas carreras aún por empezar. Los novillos de El Serrano, bien presentados, lidiados en la segunda novillada de promoción nocturna de Sevilla el pasado jueves fueron la antítesis de lo esperado. Broncos, mansos, descastados y muy desagradables. Se tragaban el primero y buscaban en los demás y a cinco de ellos hasta les hubiera venido bien un puyacito.

     Con este material se pusieron en evidencia todas las carencias de los aspirantes, que bastante hicieron con intentar agradar toda la noche. Fernando González, el que más pisó el acelerador, en su segundo de llevó una fea paliza y pasó a la enfermería; Luis Miguel Terrón demostró buenas maneras; y a Manuel Triana se le intuye clase, pero aún anda muy ligero de pies.

     Merece que volvamos a citar, como otros años, que estos novilleros deben venir con la lección de la suerte suprema mejor aprendida. Vimos una sucesión de espadazos infames, con suertes peor ejecutadas. Menos entrenar las poses y los remates, y más carretón perece que les falta. Mención aparte merece la banda de música, que tocó en todos los novillos sin que hubiera nada que acompañar. Ignoramos si tienen instrucciones para ello o es a iniciativa propia, pero una cosa es ayudar a los que empiezan -cosa que todos aplaudimos- y otra es tocar todas las faenas como si estuviéramos en una de rejones. Debutó con éxito en la presidencia José Luque Teruel, al que deseamos la mejor de las suertes.

     Finalmente, quisiera insistir en que el exitoso ambiente festivo, familiar y amigable que se vive en los tendidos con las cenas compartidas sólo se ve enturbiado por los miembros de la seguridad de la plaza que te cachean al entrar para requisar el vidrio y las latas de cerveza. Para una vez que la gallina pone huevos de oro se empeñan en matarla.


*Ignacio Sánchez-Mejías es economista, auditor de cuentas, socio de SMT Auditores y profesor asociado de la Universidad de Sevilla / Publicado en el blog ‘Desde el tendido 2’ de ABC-Sevilla.

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

dieciocho − catorce =