La constructora de la plaza de Utrera no asegura la conclusión de las obras para el 8 de marzo

0
826

El responsable de la empresa adjudicataria, Antonio Navarro, desconoce el grado de terminación que exigirá el Ayuntamiento utrerano. La segunda fase está a punto de concluir, pero elude establecer plazos de terminación definitiva de la tercera fase. Antes de firmar la adjudicación de esta última fase pedirá los razonamientos técnicos de conclusión de obra para la fecha barajada por el consistorio.


Imagen cenital del estado actual de las obras.
FOTO: Matito.

Francisco Mateos.-

     La tercera y última fase de la obra de la nueva plaza de toros de Utrera está en el aire. La empresa adjudicataria de las obras, Construcciones Blanca, ha ejecutado la primera fase y en estos momentos está en el 95% de ejecucion de la segunda fase, a punto de concluirse. Su responsable, Antonio Navarro, confirma a sevillataurina.es que "sólo nos queda montar una escalera y la estructura metálica de la presidencia".

     La tercera fase, aunque aún no ha sido adjudicada oficialmente, es de esperar que la ejecute la misma empresa que ha llevado a cabo la primera y segunda fase. Tras adelantar este medio que el Ayuntamiento baraja la fecha del 8 de marzo para inaugurar la plaza -incluso le ha encargado al empresario taurino local, José Díaz, las primeras gestiones con las figuras para cerrar un cartel-, el responsable de las obras elude establecer esos plazos. "Yo estoy dispuesto a trabajar las 24 horas y los siete días de la semana si hace falta -declara a sevillataurina.es Antonio Navarro-, pero no sé exactamente el grado de coclusión y terminación que necesita una plaza de toros para poder ofrecer con garantías un espectáculo taurino. Soy constructor, no empresario taurino".

     Según apunta Navarro, "si los técnicos del Ayuntamiento barajan alguna fecha de conclusión de la obra, antes de firmar la tercera fase tendrán que explicarme qué plazos son los que se establecen, en qué grado de terminación la quieren y los razonamientos técnicos que demuestren que son viables esas pautas". De esta forma, el ejecutor de las obras de la primera y segunda fase parece ponerse en guardia frente a la responsabilidad de posibles plazos de conclusión que pudiera establecer el Ayuntamiento y que fueran inviables técnicamente.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Dejar respuesta

15 + 16 =