AL NATURAL

A la Feria no la va a conocer ni la madre que la parió

0
822

«…la gran sorpresa del año pasado fue el zambombazo de Escribano, y no fue incompatible con la presencia de las figuras. Estos rancios defensores del ‘régimen Canorea’ son los que, en su día, se echaban las manos a la cabeza cuando algunos se atrevían a proponer a Liria y Tato para Resurrección por sus repetidos triunfos en Sevilla…»

Francisco Mateos.-

     «No la va a conocer ni la madre que la parió». Eso dijo el Guerra (Alfonso) cuando la gran victoria socialista en las elecciones del 82: que a España no la iba a conocer ni la madre que la parió. Pues no sé quién parió a la Feria de Abril, pero es un hecho que este año no la va a conocer tampoco ni la madre que la parió. De hecho, este año la Feria de Abril no va a ser ni tan siquiera de abril, sino Feria de Mayo, porque viene muy retrasada en fechas. Los parturientos Eduardo Canorea y Ramón Valencia andan preñando carteles y empeñados en romper tradiciones sevillanas: ha muerto la corrida de la Virgen de los Reyes, el 12 de octubre espera en el corredor de la muerte, la Feria de Abril ha retrocedido en su metraje 30 años con fuertes recortes, con la deserción en bloque de las seis primeras figuras… y ahora también sin la corrida de Miura el domingo de Feria y con un cartel para Resurrección que le destierra del glamour y el impacto habitual en tan señalada fecha.

     Tanto Luque como Escribano son dos toreros válidos y nadie pone en duda que tienen clase, pero un cartel entre ellos con los de Miura es una auténtica bomba de relojería para hacer saltar por los aires el talante y personalidad que hasta ahora tenía el Domingo de Resurrección. Con este cartel esta otrora privilegiada fecha pasa a ser otra historia. Ni mejor ni peor, sino otra historia, otro talante, otro aire. Excelente premio, en todo caso, para un avispado Escribano que se erige en el gran protagonista a priori de la cartelería de la Feria de este año. Extraño y peligroso encaje de un Luque que viene fracasando en Sevilla en los últimos abriles; en el recuerdo (o mejor dicho, en el olvido) su paso de puntillas en el mano a mano con El Cid con toros de Victorino Martín el año pasado…

     El aficionado sevillano no vive este año para sobresaltos y este atípico Domingo de Resurrección es otro vuelco al corazón. Al igual que hace escasos meses se podría tomar como una inocentada que las seis primeras figuras de toreo en bloque iban a estar ausentes en la Feria, la misma cara de incredulidad quedaría ante este cartel de Resurrección meses atrás. Las redes sociales ya echan humo con este extrañísimo Domingo de Resurrección, y no precisamente por abrumadores comentarios positivos… El año pasado el Domingo de Resurrección anunciaba a Morante, Juli y Manzanares… este año a Escribano y Luque…. Falta por conocer qué precios tendrá este nuevo Domingo de Resurrección, pero el silente delegado de la Junta, Javier Fernández, podrá dar descanso a los polis de la autonómica: este año los reventas se van de vacaciones a Chipiona. 

    Algunos veteranos aférrimos defensores del régimen de los empresarios Canorea-Valencia que han provocado (con la colaboración permisiva de los maestrantes) esta debacle en la Maestranza, intentan convencer que por fin en Sevilla se va a poder ver otros toreros, otros carteles, dando oportunidad a que salgan tres o cuatro sorpresas,… Muy bien, en eso estamos todos de acuerdo. Sin ir más lejos, la gran sorpresa del año pasado fue el zambombazo de Escribano, y no fue incompatible con la presencia de las figuras. Estos rancios defensores del ‘régimen Canorea’ son los que, en su día, se echaban las manos a la cabeza cuando algunos se atrevían a proponer a Liria y Tato para Resurrección por sus repetidos triunfos en Sevilla… No valen esos argumentos de una Feria ‘de oportunidades’ para intentar hacernos olvidar que no vamos a poder ver en Sevilla la personalidad de José Tomás, el embrujo del capote de Morante, la sólida firmeza de El Juli, la estética de Manzanares, la originalidad de Talavante y el desafiante toreo de Perera. Efectivamente: «a la Feria de Sevilla no la va a conocer ni la madre que la parió».


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

cuatro × 3 =