REAL MAESTRANZA / 6ª Feria de Abril

Antología de Manzanares, que hace historia

0
2118
Manzanares sale por la Puerta del Príncipe tras indultar un toro de Cuvillo. (FOTO: Arjona/lamaestranza.es)
Manzanares sale por la Puerta del Príncipe tras indultar un toro de Cuvillo. (FOTO: Arjona/lamaestranza.es)

José María Manzanares ha hecho historia en Sevilla indultando al tercer toro de Núñez del Cuvillo. El diestro de Alicante, con su antológica obra de arte, ha hecho enloquecer a la Maestranza. Morante de la Puebla sólo lució su carisma con dos soberbias verónicas y la media. Mientras que Aparicio se mostró opaco y desconfiado.

LA FICHA

 
TOROS: Se han lidiado siete toros de Núñez del Cuvillo, el segundo lidiado como sobrero. Correctos de presentación, nobles y encastados. Destacaron el primero, noble y repetidor; el segundo y sexto por encastados; y el tercero -que fue indultado- por nobleza, bravura y calidad en sus embestidas.


ESPADAS: –Julio Aparicio, de azul pavo y oro, pitos y pitos.
Morante de la Puebla, de verde y oro, ovación y silencio con división.
José María Manzanares, de turquesa y oro, dos orejas simbólicas y dos orejas.
  
CUADRILLAS: Destacaron en baderillas Curro Javier y Juan José Trujillo, y en varas Pedro Morales ‘Chocolate’.
  
INCIDENCIAS: Lleno sin llegar al ‘No hay billetes’.

 

Manuel Viera.-

     La historia del toreo se explica con palabras, pero únicamente es posible entenderla a través de tardes como esta. Manzanares y ‘Arrojado’, un toro bravo, bonito de hechuras, negro mulato y herrado con el número 217, se encontraron para seguir haciendo juntos historia viva del toreo y de… Sevilla. Eterna debería ser la vida del ‘núñezdelcuvillo’ en la dehesa gaditana, y eterna debería ser la magnífica obra de José María Manzanares marcada ya, desde hoy, con el sello de la inmortalidad.

  

 

SECCIONES
GALERÍA GRÁFICA
(Matito)
GALERÍA GRÁFICA
(Paco Díaz)
LAS OTRAS IMÁGENES
PUERTA DEL PRÍNCIPE
AL NATURAL
Los toros que la empresa no quería comprar

LA CORRIDA, AL COMPÁS
El indulto de sonaja 

     Y así, ante la bravura deseada y soñada, Manzanares manifestó su tauromaquia con un toreo solemne que alcanzó en muchos momentos la categoría de sublime. Un toreo con el que agotó el significado de la palabra arte. Sea como fuere, esta forma de torear casi mágica hizo extasiar de gozo hasta los espíritus menos sensibles. Enloqueció la Maestranza y se sensibilizó Sevilla con un toro, muy bravo en las telas aunque con algún ‘matiz de mansedumbre’ durante la lidia, que dirían los puristas. De todas formas, no cabe mayor elogio para una faena en la que se descubrió la génesis de la creación que mueve al artista a tomar las telas y torear.

     Manzanares interpretó el toreo de forma deslumbrante y apasionada, sabedor de que estaba haciendo historia. El indulto estaba en sus manos, y decidido a conseguirlo mostró su mejor tauromaquia con la misma ‘bravura’ con la que el toro de Núñez del Cuvillo mostró la suya.

     El toreo de Manzanares encontró su máxima inspiración en la mano derecha. Una colección de lentísimos pases diestros sirvieron para definir una faena con la que paró el tiempo. Pasmosa lentitud en cada uno de los muletazos que se hilvanaban unos a otros sin solución de continuidad. Y los remates. Y los pases cambiados. Y los adornos del pase por bajo, trinchera y molinete. Todo integrado en una sorprendente obra maestra que parecía no tener fin, y en la que también el natural, largo, hondo e infinito sintonizó con la extraordinaria faena en la que además mostró alguna que otra pincelada con duende, y secuencias del más genuino arte de torear. La plaza en pie pidió larga vida para ‘Arrojado’ que, mil veces más le hubiese citado, mil veces más hubiese seguido la muleta con nobleza y extraordinaria fijeza.

 


Ante la bravura deseada y soñada, Manzanares manifestó su tauromaquia con un toreo solemne que alcanzó en muchos momentos la categoría de sublime. Un toreo con el que agotó el significado de la palabra arte. Sea como fuere, esta forma de torear casi mágica hizo extasiar de gozo hasta los espíritus menos sensibles. Enloqueció la Maestranza y se sensibilizó Sevilla con un toro


 

       El indulto de ‘Arrojado’, el bravo toro de Núñez del Cuvillo lidiado en tercer lugar, fue el momento cumbre de la tarde. Justo o no, lo ocurrido hoy en Sevilla ha sido la simple demostración de que la Fiesta, pese a prohibiciones y ataques, pese a las tunanterías de muchos de los que viven de ella, sigue estando más viva que nunca. Esta tarde en Sevilla, con sólo el talento y la inspiración de un fenomenal torero y una simple demostración de la bravura, la Fiesta de los toros ha vuelto a ser grande para así seguir siendo eterna.

     Pero faltaba aún más. La faena que firmó Manzanares al noble y bravo sexto fue esplendida, de arrebato, de ambición… La pulcritud técnica, la cadencia, el empaque, la transparencia, la belleza del trazo, la categoría del natural, la refinada ligazón… todo esto completó otra obra antológica que firmó con toda la fuerza de su afilada espada.

     El toreo carismático de Morante de la Puebla se mostró sólo al quitar el primer toro de Aparicio. Dos lentas y sensacionales verónicas, y media, hicieron crujir la Maestranza. Después, poco más. Al sobrero de Núñez del Cuvillo, lidiado en segundo lugar por devolución del titular, lo toreó a derechas con su acostumbrada genialidad. No lo hizo igual con la izquierda, por donde el toro le apretó y no supo colocarse. Con el quinto, un toro cambiante en su comportamiento que se quedó parado en los inicios de faena, desistió de inmediato. A ambos mató mal.

     Julio Aparicio, que fue duda hasta el último momento en boca del público, compareció sin estar después. Unas verónicas en el quite a su primero sobresalen de una labor opaca, desconfiada y sin sitio en sus dos toros. Mejor que no hubiese venido.


AL NATURAL

Los toros que la empresa no quería comprar

Francisco Mateos.- 

     Llevábamos cinco temporadas, cinco, sin poder ver en la Maestranza a los toros de Núñez del Cuvillo. Llevamos también cuatro años, cuatro, sin ver los toros de Victoriano del Río. Son las ganaderías de mayor regularidad y éxitos de los últimos años. Y llevamos tres años, tres, sin ver a José Tomás desde que decidiera reparacer. Y como diría el ínclito Mou madridista, preguntando en la rueda de prensa al árbitro tras la expulsión de Pepe: ¿Y por qué? Pues eso le pregunto yo a los emrpesarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia: ¿Y por qué?

     ¿Por qué se les ha privado a los aficionados sevillanos, que pagan una de las entradas más caras de cualquier plaza del mundo, de la ganadería más destacada y del torero más seguido y deseado? ¿Por qué todas las demás plazas sí pueden contratarlo y Sevilla no? ¿Por qué esos palpables desencuentros, siempre a la gresca con los de ‘arriba’: Victoriano del Río, José Tomás, Cuvillo,…? ¿Por qué esas declaraciones siempre desagradables cuando se pregunta por estas sonadas ausencias año tras año de los carteles sevillanos? «No voy a hacer declaraciones ni publicidad de una ganadería que no me paga por ello», espetó Canorea a un compañero de prensa cuando hace tres temporadas le preguntó por la ausencia -un año más- de Cuvillo.

 

 

Manzanares se funde en un abrazo con Álvaro Núñez tras el histórico indulto. (FOTO: Javier Martínez)

 

 


¿Por qué se les ha privado a los aficionados sevillanos, que pagan una de las entradas más caras de cualquier plaza del mundo, de la ganadería más destacada y del torero más seguido y deseado? ¿Por qué todas las demás plazas sí pueden contratarlo y Sevilla no?


 

     Sevilla, su plaza, su afición, su categoría, el buen dinero que pagan los aficionados merecen lo mejor de lo mejor. Y no es de recibo que la empresa haya castigado a los abonados y aficionados con cinco años ‘secuestrados’ los toros de Cuvillo, los de Victoriano del Río y el toreo de José Tomás. Lo sucedido esta tarde en la Maestranza, al margen de consideraciones más o menos técnicas sobre la legitimidad de indulto al toro de Cuvillo, ha sido una demostración de que la empresa no ha actuado estos años en beneficio de la afición sevillana, privándole demasiados años del espectáculo de los toros de Cuvillo, porque la corrida de Cuvillo ha servido prácticamente entera, ya que ni Aparicio ni Morante han tenido su día. Y la última vez que había lidiado Cuvillo en Sevilla se le cortaron cinco orejas; ayer -con dos toreros en penumbra-, cuatro orejas y un indulto…

     Ahora sólo cabe que la lección haya servido y que el año próximo en la Maestranza esté Cuvillo, Victoriano del Río y José Tomás. Si se cobra caro, hay que ofrecer lo mejor.

 


LA CORRIDA, AL COMPÁS 

 El indulto de sonaja

Fernando Naranjo.-

Hoy valiente el ‘Giraldillo’
apartó a punta de lanza
nubes a la Maestranza,
aquella del rubio anillo
la que soñé de chiquillo..

Hoy torea Manzanares,
y el río por soleares
quiere al niño de Aparicio.
¿Y si el calé no encuentre el quicio?

Sigue tú pa’ Bajo Guía
y refrescas tus mimbrales,
y no alborotes la niebla
en estrechura calle Iris,
desautoriza tú Arco Iris.

Pues Morante de tu Puebla,
el icono de una tierra
de verde y oros sinfónico,
creo que llegó pletórico
pa’ medirse a Manzanares,
por soleá o soleares
¡con su duende salomónico!

 

Cuvillo y Manzanares. (FOTO: Matito)

 

Esta rubia sacristía,
líneas color del vino
en este templo divino,
no se observa eucaristía
bajo un sol de alferesía
que impone un flojo talante.
¿Porque ahora tan galante
emitiendo un gay trinar?
¿O es que tratan de afanar
con vileza extravagante?

¿Sevilla se ha vuelto loca?
El río se ha puesto en pie
asomado al redondel,
y palmas tocan que tocan
gentíos que se desbocan
y es su quimera un tumulto.

Dictando decreto inculto
por exceso de rutina,
cuando azuza la jambrina
se delinque en un indulto!

 

 


GALERÍA GRÁFICA (Matito)

AVISO a los lectores.

Manzanares y 'Arrojado'.

Manzanares y 'Arrojado', de Núñez del Cuvillo.

Chocolate y 'Arrojado'.

Curro Javier y 'Arrojado'.

Manzanares y 'Arrojado'.

Manzanares y 'Arrojado', de Núñez del Cuvillo.

Manzanares y 'Arrojado'.

Manzanares y 'Arrojado'.

Manzanares y 'Arrojado'.

Manzanares y 'Arrojado'.

Manzanares y 'Arrojado'.

Manzanares y 'Arrojado'.

Manzanares y 'Arrojado'.

Manzanares y 'Arrojado'.

Manzanares y 'Arrojado'.

Manzanares y 'Arrojado'.

Manzanares y 'Arrojado'.

El ganadero y Manzanares.

José Mª Manazanares.

Julio Aparicio.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

Manzanares en el sexto.

Manzanares en el sexto.

Manzanares en el sexto.

 

Manzanares en el sexto.


GALERÍA GRÁFICA (Paco Díaz / toroimagen)

AVISO a los lectores.

Julio Aparicio.

Morante de la Puebla.

José Mª Manzanares.

Julio Aparicio.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

José María Manzanares.

José María Manzanares.

José María Manzanares.

José María Manzanares.

José María Manzanares.

José María Manzanares.

José María Manzanares.

José María Manzanares.

José María Manzanares.

José María Manzanares.

José María Manzanares.

El indulto de 'Arrojado'.

El ganadero y el torero, en imagen añeja.

El triunfo galopante del toro...

...y el triunfo del torero.

 


LAS OTRAS IMÁGENES

Una manifestación antitaurina llegó hasta la propia Puerta del Príncipe. (FOTO: Javier Martínez)

A pesar de lo ruidoso y molesto, eligieron un mal día: se vivió la alegría de un indulto. (FOTO: Javier Martínez)

Aún en el segundo toro, y como consecuencia de la falta de escaleras, colapso en los accesos. (FOTO: Javier Martínez)

Los sufridores aficionados de los tendidos de sol en la odisea para llegar a su localidad. (FOTO: Javier Martínez) Ante la amenaza de lluvia se llevaron paraguas a la plaza que molestaban... (FOTO: Javier Martínez) Después de estar semivacio todos los días, loas maestrantes llenaron su grada al son del toreo de arte. (FOTO: Javier Martínez)
Un mozo de espadas aprovecha un intervalo entre toro y toro para limpiar las bambas de un capote. (FOTO: Javier Martínez) El histórico momento de sacar el pañuelo naranja para el indulto de 'Arrojado'. (FOTO: Javier Martínez) Ramón Valencia, que no ha contratado a Cuvillo los últimos cinco años, no parece alegrarse. (FOTO: Javier Martínez)
Mientras todos felicitaban al ganadero, el empresario miraba hacia otro lado, aunque finalmente se acercó a felicitarlo. (FOTO: Javier Martínez) Todos aplauden al toro indultado de vuelta a chiqueros, incluido el ganadero, salvo tres personas. ¿Serán quizás miembros de la empresa? (FOTO: Javier Martínez) Ramón Valencia sonríe ante el júbilo de toda la plaza por el indulto de Cuvillo, pero se resiste a aplaudir... El año que viene, a contratarlo otra vez. (FOTO: Javier Martínez)
El público exigiendo el indulto del toro 'Arrojado'. (FOTO: Paco Díaz/toroimagen.com) Manzanares se funde en un abrazo con Ramón Vila. (FOTO: Paco Díaz/toroimagen.com)

En tertulias posteriores se discutía con pasión sobre el indulto. (FOTO: Javier Martínez)

Dos excelentes aficionados en esta tertulia: Jaime de Pablo Romero y Juan Antonio Martínez Troncoso. (FOTO: Javier Martínez)


PUERTA DEL PRÍNCIPE

La veterana política socialista Amparo Rubiales intenta escapar de un grupo de despedida de solteras. (FOTO: Javier Martínez)

Los Chopera y El Tato, la nueva empresa que rige el coso de Córdoba, también de primera categoría. (FOTO: Javier Martínez)

Los matadores de toros Óscar Higares y Manolo Sánchez acudieron a una corrida que sería histórica. (FOTO: Javier Martínez)

Los populares Los del Río, grandes aficionados, y con la matita del añorado Romero en la solapa. (FOTO: Javier Martínez) Comienza el desembarco de caras del corazón: Nati Abascal junto a otras dos divinas. (FOTO: Javier Martínez)

El rejoneador Fermín Bohórquez y el ahora ganadero Niño de la Capea. (FOTO: Javier Martínez)

A la salida de los toros, el ganadero Álvaro Núñez del Cuvillo era el hombre de moda. (FOTO: Javier Martínez) Todos querían tener una foto para el recuerdo con el ganadero de la memorable jornada. (FOTO: Javier Martínez) Son tres y están en la Maestranza, pero no era el cartel de la tarde... afortunadamente. (FOTO: Javier Martínez)

Algunos están dispuesto a todo para salir en la foto. (FOTO: Javier Martínez)

Dejar respuesta

cinco + Diez =