La hermandad más taurina de Semana Santa

Baratillo torero

0
1137
Nazarenos del Baratillo pasan por la Maestranza hacia la capilla de la Hermandad.
Nazarenos del Baratillo pasan por la Maestranza hacia la capilla de la Hermandad.

La hermandad del Baratillo, junto con la de San Bernardo, es la más taurina de la capital sevillana. Ubicada junto a la plaza de la Real Maestranza, los nazarenos comienzan a formar los tramos en la misma plaza de toros sevillana. Muchos toreros son hermanos de esta popular cofradía.

Ricardo Díaz-Manresa.-

     El toreo forma parte de la religión porque los toreros, antes de jugársela y después de vestirse, rezan -la mayoría- ante su altar particular volante que llevan de hotel en hotel. Ya en la plaza van, casi todos, siempre a la capilla a pedir protección. Y al empezar a hacer el paseíllo, se santigüan. O sea, tres rezos en corto período de tiempo (menos de una hora).

     Muchos de estos toreros orantes pertenecen a cofradías de Semana Santa. De siempre los toros y la Semana Santa han estado muy unidos, al menos en Sevilla y supongo que en toda Andalucía. En Sevilla hay dos cofradías toreras: la de San Bernardo, por los Vázquez, desde Pepe Luis a sus hermanos, porque era su barrio y empezaron sus escaramuzas con el toreo en el barrio del nombre del santo. Y hay otra totalmente taurina, la que más que yo conozca de España y del resto del mundo por su historia y su presente, que es la del Baratillo, pared con pared con la plaza de la Maestranza y casi compartiendo respiración con los corrales. Una casa más de la plaza mítica de Sevilla, cofradía a la que pertenecen El Cid, Morante, otros toreros de renombre y muchísimos subalternos y se celebra una misa anual para ellos y asisten bastantes, sobre todo novilleros y hombres de plata. Una delicia.

     No confundan el título: Baratillo torero no tiene nada que ver con ‘torero baratillo’. El nombre de esta cofradía, conocida popularmente así, le viene después de una historia preciosa, que luego contaré. Baratillo torero es una cofradía sevillana de penitencia, de Semana Santa, que es la más torera. ‘Torero baratillo’ sería un torero que cobra poco por torear.

     Sale a la calle el Miércoles Santo con las imágenes de La Piedad y la Caridad entre un gentío tremendo en su barrio del Arenal, con un fervor popular desbordante. Soy hermano de esta cofradía desde hace pocos años, y bien que siento habérmela perdido tanto tiempo, por su torería y porque este nombre -Caridad- lo lleva la Patrona de mi tierra, Cartagena, y La Piedad es la titular de mi hermandad donde nací, los nombres más dulces para mí que conozco de vírgenes, aparte de que es cofradía popular que contrasta con la otra mía sevillana, hermano hace 35 años, Santa Cruz, idílica porque se pasea por el barrio universal conocido en todo el mundo. En Cartagena pertenece mi familia además al Jesús Nazareno de los Marrajos. Mi mujer y mi hija, bautizadas como Esperanza y Macarena, respectivamente, ¿de qué cofradía sevillana creen que son?

     Los nazarenos del Baratillo asisten a una misa cada Miércoles Santo, sobre las cuatro de la tarde en la misma capilla de los toreros, a la que cada día de corrida entrarán a implorar protección los que se van a jugar la vida, después se forman los tramos de nazarenos en los pasillos de la plaza con un silencio y paz totales a diferencia de los días de toros en los que el griterío y las prisas son la tónica. Hasta le toca a uno salir a la calle a hacer la estación de penitencia (así se llama en Sevilla al recorrido completo con parada en la Catedral), pude ver los tendidos de la Maestranza e incluso, no lo intenté, pisar la plaza. Una experiencia única que viví de nazareno el Miércoles Santo de 2009 y que me embrujó.

     Su nombre oficial es el de Antigua y Fervorosa de la Santa Cruz y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Misericordia y Nuestra Señora de La Piedad, Patriarca Bendito San José y María Santísima de la Caridad en su Soledad, y es conocida como ‘El Baratillo’. Todas las cofradías de Sevilla tienen una denominación oficial larguísima y un sobrenombre popular cortísimo. Ya ven: 34 palabras nada menos para nombrarla y sólo dos para conocerla popularmente.

     El Baratillo. ¿Por qué está así bautizada esta cofradía de cara al pueblo? Viene su nombre del monte del Baratillo o Malbaratillo, situado en el barrio del Arenal, en aquellos tiempos en extramuros, al lado del río Guadalquivir. En la zona, había un cementerio donde enterraban a las víctimas de una epidemia de la peste, a mediados del siglo XVII, allá por el 1693 y al año siguiente se empieza a construir una capilla en el lugar. También había un mercadillo o ‘baratillo’ donde se ejercitaba el trueque de productos, y de ahí tomó el nombre la capilla y la hermandad. De hecho, actualmente muchos mercadillos andaluces son conocidos como baratillos.

     ¿Y por qué la plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería es conocida como el coso del Baratillo? Pues porque se construyó también en el monte del Baratillo en 1733, originalmente de madera. En 1749 comienzan las obras de una plaza de toros circular ovalada en sustitución de la primitiva, rectangular. El nombre por tanto se lo da la cofradía (siglo XVII) a la plaza (siglo XVIII). Los toreros iban a la capilla del Baratillo a rezar antes de entrar a la plaza. Y después ya lo hicieron en la capilla de la plaza, en la que los nazarenos asisten cada Miércoles Santo a la misa previa a la salida procesional.

     El torero que más relación tuvo con la cofradía fue José Delgado Hillo ‘Pepe-Hillo’, que donó una imagen del Patriarca San José y, como viene líneas arriba, el nombre del padre de Jesús fue incorporado a la denominación oficial de esta hermandad. Iba muchas veces a rezar y a veces se encerraba en la capilla. Y famoso en Sevilla fue el pareado:

¡Qué pena me ha dado ver a Hillo
rezando en la Capilla del Baratillo!

     Fue a rezar por última vez antes de viajar a Madrid, donde lo mató un toro. Está enterrado en la Iglesia madrileña de San Ginés. Otra muestra de la gran vinculación taurina de esta hermandad con el toreo es que en 1939 se nombra a la Virgen de la Caridad en su Soledad como patrona de la Asociación Benéfica de la vejez del toreo.

     Antonio Burgos, en su pregón de Semana Santa, definió perfectamente en estos versos lo que es el queridísimo Baratillo para los sevillanos y para todos los que queremos muchísimo a esta hermandad:

«Vente niña al Arenal
pa saber cómo en Sevilla
se forma una cofradía
en el patio de cuadrillas
y es la cosa más normal.

En la plaza El Arenal
paseíllo de los tramos
de Piedad y Caridad.
Faltan los alguacilillos
Y, en la plaza de los toros,
los tramos del Baratillo.

En La Piedad de su muerte
Cristo en brazos de su Madre
está repartiendo suerte.
Y en cuanto cruza el cancel
esa Caridad torera
acaba con tó el papel

Cómo es Sevilla chiquillo,
estas cosas son de aquí
porque a este paso Misterio
a esto que vale un Imperio,
me lo llaman Baratillo
¡Será por no presumí!»

 


*Publicado en avancetaurino.com


 

GALERÍA GRÁFICA

El Baratillo frente a la Puerta del Príncipe.

Un joven nazareno junto a una puerta de la Maestranza.

Nazarenos del Baratillo junto a la plaza de la Maestranza.

Dos nazarenos del Baratillo bajo el cartel de 2011.

Dejar respuesta

20 − diecinueve =