REAL MAESTRANZA - 3ª Feria de Abril

Daniel Luque, por la Puerta del Príncipe

0
479
El diestro sevillano Daniel Luque, a hombros por la Puerta del Príncipe.

El diestro de Gerena confirma el excelente momento artístico y de madurez cuajando una gran tarde de toros en la Maestranza. Le corta tres orejas a dos complicados toros de la debutante ganadería de El Parralejo y sale a hombros por la Puerta del Príncipe. Perera pasea un apéndice y El Fandi es ovacionado.


 SEVILLA / Corrida de toros 

TOROS: Se han lidiado toros de las ganaderías de El Parralejo, bien presentados aunque desiguales de hechuras. Sin emplearse el primero; noble y bravo el segundo; complicado, aunque transmitiendo, el tercero; soso y de cambiantes embestidas el cuarto; brusco y a la defensiva el quinto, lidiado como sobrero; encastado el sexto.
ESPADAS: –David Fandila ‘El Fandi’ (de azul y oro), silencio y ovación.
Miguel Ángel Perera (de nazareno y oro), oreja tras aviso y ovación.
Daniel Luque (de verde y azabache), oreja y dos orejas.
INCIDENCIAS: Algo más de media plaza. Daniel Luque, tras la lidia del tercero, fue atendido en la enfermería «diversas contusiones y fuerte varetazo corrido que no le impide continuar la lidia. Pronóstico menos grave». Daniel Luque salió a hombros por la Puerta del Príncipe.


Manuel Viera.-

     Es otro torero. Le ha vuelto la ilusión y la ambición de aquel chiquillo de Gerena que se vislumbraba como figura del toreo. Su tauromaquia sigue estando ahí. En el valor, la profundidad y la autenticidad de un concepto hoy mostrado en su máxima expresión. Demasiado tiempo había permanecido en un dique semiseco como para no aprovechar las complejas y complicadas embestidas de dos toros de encastada transmisión. Qué forma de dominar acometidas y… torear.

     Porque Daniel Luque toreó. Bajó la mano y sometió para mandar con la diestra de forma contundente a ‘Traillero’ el toro del recordado Pepe Moya, lidiado en tercer lugar, que le alcanzó de forma dramática en unas de las hilvanadas series, hondas, templadas y ligadas, cuando daba rienda suelta a lo mejor de su toreo. La estocada fue de órdago y la oreja una premonición de lo que habría de pasar después.

     Con un varetazo corrido en el muslo y un agudo dolor en el costado, producido por el fuerte golpe recibido, aún pendiente de estudio radiológico, se la jugó con el encastado y dificultoso sexto, creando una faena medida, contundente y difícil. Una obra apabullante colmada de grandes momentos que cuesta no ver con los ojos de la verdad. Y es que lo hecho con la mano derecha a ‘Jurista’ de El Parralejo fue tan sensacional como significativo en la más clásica de sus formas y, sobre todo, de exclusiva emotividad.

     El toreo es un lenguaje infalible para mantener a raya la emoción. Y bien que lo supo hablar el torero sevillano. Profundo con la diestra, despacioso con el natural intacto en su esencia, y sentido en los cambios de manos de inusual belleza. Daniel se creció. Pareció que viviera la más feliz verdad. Apuró hasta el límite las embestidas. Sufrió, se entregó y, al final, saltó de alegría. Por fin alcanzó la gloria en Sevilla, y la Puerta del Príncipe se abrió de par en par para él. La gran estocada fue la culminación de una obra colmada de emoción. El más allá de una faena para no olvidar en el tiempo.

     Perera anduvo reflexivo y profundo con el segundo, el mejor toro del desigual e interesante encierro que enviaron los herederos de José Moya para el debut en la Maestranza. El extremeño mantuvo una calidad excepcional que superó a cualquier dificultad técnica. Su capacidad para poderle a los toros fue obvia. Y todo lo que hizo fue dicho con una sobriedad concluyente. Faena a derecha y una estocada para rubricar que le valió la oreja. De embestida compleja y a la defensiva fue el quinto. La lidia resultó desigual. Tras la estocada le ovacionaron.

     Y el Fandi no cambia. Año tras año es fiel a su concepto. Él siempre da muestras de solvencia en tardes dispares para hacer disfrutar a un público gustoso de un toreo mordaz, aunque siempre revestido de una singular profesionalidad. Una vez más fue capaz de banderillear como sólo él sabe hacerlo. Lo hizo, mejor en su primero, con tanta sencillez como la espectacularidad de su verdad. Al que abrió plaza le realizó una faena, sólo estimable, dentro de una concepción algo anodina motivada por las circunstancias, quizás por las sosas acometidas de un animal falto de fondo. Parecida característica mostró el cuarto, un toro de cambiantes embestidas al que intentó templar con ambas manos en una faena desigual que no acabó de coger altura. Introdujo el acero hasta el fondo y le obligaron a saludar.


 AL QUITE 

Daniel Luque regresa a la cima

Antonio Girol.-

     Hay toreros a los que el éxito les llega tan jóvenes que la mayoría de las veces o no saben o no pueden administrarlo convenientemente. Algo así -si no similar, bastante cercano- le ocurrió en sus inicios a Daniel Luque. Por entones, hace ya de eso casi tres lustros, todo el mundo hablaba de Luque. Se sucedieron los triunfos en plazas de mucha importancia. El propio torero se emborrachó de éxito. Y, de repente, cuando con la yema de los dedos rozaba la cima, resbaló y sobrevino la caída.

     Bajar de esa manera a los infiernos y comenzar de nuevo la escalada es algo que no todo el mundo es capaz de soportar. Hacen falta mucha afición y mucho amor propio. De pronto, las plazas grandes y las ferias importantes empiezan a escasear, por no decir a ser sólo un recuerdo, y te ves en los pueblos, en donde el toro es grande, el billete chico y encima los éxitos casi no tienen resonancia y se circunscriben a una breve reseña en portales y revistas.

     Pero el diestro de Gerena no cejó en el empeño de volver a donde le correspondía; o mejor dicho, a donde estaba. Nadie mejor que él sabía que tenía la moneda en su espada y su muleta, y que la podía cambiar. Primero en Francia. ¡Cuántos buenos toreros han renacido más allá de los Pirineos! Y, después, a este lado de la frontera, en donde esta tarde ha rubricado su ascenso a la cima con una muy merecida Puerta del Príncipe. La primera de 2022.

     Aún le queda otra comparecencia en la Feria -el martes 3 de mayo-, para refrendar el éxito de hoy y erigirse en triunfador de la Feria de Abril. Y a buen seguro que querrá certificarlo con la de Juan Pedro. Y es que a poco que le embistan sus toros veremos de nuevo a un torero maduro, valiente, que se los pasa por la faja, y que encima tiene pellizco. En una palabra, un torero de Sevilla con los ingredientes que antaño pusieron en valor diestros de la talla de Manolo González o Diego Puerta, porque la escuela sevillana toca muchos palos, y en todos habita el duende. 


 LA VOZ DEL ABONADO 

Por el forro de sus caprichos

Unión Taurina de Abonados y Aficionados de Sevilla.-

     Verdaderamente, los equipos gubernativos de la Maestranza no pueden ser más pésimos. Comienza el día con la novedad de que el presidente Fernando Fernández Figueroa incumple el Reglamento, reconociendo la corrida de Jandilla a lidiar mañana viernes con menos de veinticuatro horas de antelación a la hora del comienzo. Artículo 35 del Reglamento andaluz (Reconocimientos previos). Nada que ver con el Artículo al que recurre el presidente 32.3, que habla del embarque y transporte de las reses.

     La Unión Taurina de Aficionados y Abonados de Sevilla se lo advierte a su delegado, también a la máxima autoridad taurina de la Junta de Andalucía, Miguel Briones. Nadie hace nada. Nos consta que el delegado del Gobierno de la Junta también conocía este grave incumplimiento. Presidente, Miguel Briones y delegado del Gobierno de la Junta no impiden este desaguisado, cuando la solución la tenían simplemente aplicando el Reglamento y hacer actuar a cualquiera de los dos presidentes suplentes, que para eso están. A la hora de redactar este escrito se deben estar reconociendo los toros de Jandilla de mañana… Se pasan la norma por el forro de sus caprichos.

     Pasamos a la tarde. Toros debutantes de El Parralejo. Desigualmente presentada y de juego aprovechable la mayoría de las reses. Enfrente estaban dos toreros dominadores de los medios toros actuales hoy en moda y otro matador todo pundonor y fuerza física. Calidad torera escasa en los tres, aunque en honor a la verdad decir que lo mejor de la tarde fue la actuación de Daniel Luque, el cual en sus dos toros pisó terrenos comprometidos, arrancando embestidas que convertía en buenos muletazos unos y menos buenos otros. Un mal presidente le concede un total de tres orejas. Premio excesivo que una vez más resta seriedad y coloca a la Maestranza con menos categoría de la poca que le queda.

     Perera dominó más a su primer toro que al segundo de su lote. Emocionan poco sus pases y su excesiva técnica. Muchos muletazos, poco toreo. Este dadivoso presidente le regala otra oreja. Fandi, si no torea el sábado de Feria con media España en Sevilla, no lleva gente a la plaza. Hoy, fuera de farolillos, media plaza escasa. Toreo eléctrico y banderillas la mayoría de los pares a toro pasado. El escenario del granadino es otro. Plazas de segunda y pueblos. Allí es muy querido y sus actuaciones se cuentan por triunfos. En Sevilla, no.

     Decir que una vez más Curro Javier y Javier Ambel clavaron muy bien y lidiaron mejor aún.


 GALERÍA GRÁFICA (Pagés) 


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

9 − dos =