El mayor veto informativo en Sevilla

La empresa de la Maestranza veta a SEVILLA TAURINA hasta en el ciclo de las novilladas sin picadores

0
907

Los empresarios Ramón Valencia y Eduardo Canorea, gestores de la plaza de la Maestranza, vetarán a este portal SEVILLA TAURINA hasta en las novilladas sin picadores. Una plaza como la de la Maestranza ni puede ni merece estar gestionada por quienes no respetan los derechos fundamentales a la información.

Redacción.-

     Los empresarios Ramón Valencia y Eduardo Canorea, gestores de la plaza de la Maestranza, vetarán a este portal SEVILLA TAURINA hasta en las novilladas sin picadores. En contra del espíritu del propio ciclo, de difundir a los noveles, de hacer de la plaza de Sevilla un lugar de encuentro para los jóvenes aficionados, propagando a través de los medios, más aún si como este portal (el único dedicado en exclusiva a la información taurina de Sevilla y sus profesionales) lleva ya ocho años de forma ininterrumpida ofreciendo información de cuanto sucede en la plaza de la Maestranza; eso sí, información libre e independiente, quizás lo que quiere dominar la propia empresa sin conseguirlo tras seis años consecutivo de veto.

     Nunca antes en la historia de la Real Maestranza se había producido un veto tan alargado en el tiempo como el que desde hace más de cuatro años viene sufriendo SEVILLA TAURINA por parte de la empresa Pagés. Tras estar acreditado este portal por los actuales empresarios tanto con ubicación de redactor como de fotógrafo profesional en callejón, la libertad e independecia informativa demostrada por este portal parece que no era del agrado de los empresarios, que decidieron a los tres años vetar a SEVILLA TAURINA y, con el apoyo y cobertura de la Junta de Andalucía, retirar las credenciales tanto de redactor como de fotógrafo. El veto de redactor es menos importante, puesto que pagando este portal su entrada se accede a la plaza sin mayor problema. En cambio, la acreditación de fotógrafo en el callejón no se puede sustituir por una entrada comprada en esa ubicación, ya que no existe. Este veto al puesto de fótógrafo de SEVILLA TAURINA nunca hubiera sido posible sin la ayuda prestada a los empresarios por la Junta de Andalucía, en una maniobra que fue denunciada ante el Parlamento de Andalucía por el propio Defensor del Pueblo Andaluz, que censuró la actuación de la Junta de Andalucía por colaborar con los empresarios de la Maestranza en la imposición de este veto a la libertad e igualdad ante la información.

     SEVILLA TAURINA envió la pasada semana una carta certificada con acuse de recibo a la empresa de la Maestranza. Días después, el portavoz de comunicación de la empresa Pagés, Pedro Dormido Girón, en representación de los empresarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia, remitía un escueto mail a SEVILLA TAURINA indicando que «como en temporadas anteriores le comunicamos que las acreditaciones se otorgan al comienzo de la temporada destinando un cupo para ello, y que como le informamos a comienzos de la presente está ya cubierto».

     En la carta enviada por SEVILLA TAURINA indicábamos precisamente a los empresarios de la Maestranza que, tal y como ellos saben, las acreditaciones que se dan para Feria de Abril cubren también a periodistas nacionales, por lo que la experiencia indica que a estos festejos de promoción no asisten ni la sexta parte de los periodistas que son acreditados en abril. Es decir, que de espacio sí disponen. De forma paralala con los puestos de fotógrafos, que apenas se cubren ni en su mitad para las novilladas nocturnas. Por lo tanto, la empresa puede acreditar (si tuviera voluntad) tanto al redactor como al fotógrafo. SEVILLA TAURINA ofrecerá en próximos días pruebas gráficas de los puestos libres que cada día vayan quedando en el burladero de fotógrafos, para demostrar así la clara falta de voluntad de los empresarios.

     La respuesta de la empresa es, además, incorrecta porque todos los medios y periodistas habituales saben que dispone de un número de acreditaciones de prensa diarias para incidencias o periodistas no habituales que asistan desde las zonas de origen de los toreros actuantes.

     Los empresarios Eduardo Canorea y Ramón Valencia quieren (según ellos indican en público) cerrar guerras que ellos mismos han abiertos con las figuras del toreo, pero este veto de más de cuatro años a SEVILLA TAURINA (al margen del escándalo de la ausencia de todas las figuras y sus razones expuestas de abusos) demuestra la verdadera cara de la empresa Pagés. SEVILLA TAURINA lamenta una vez más que los empresarios Ramón Valencia y Eduardo Canorea, en un momento tan convulso para la Fiesta de los toros en Sevilla, sigan empeñados en doblegar la libertad e independencia informativa de SEVILLA TAURINA con un veto absurdo y continuado de seis años que no ha conseguido nada, ni conseguirá nada. Seguiremos informando puntualmente y con la misma extensión y libertad: ni nuestro portal ni nuestra libertad y derecho a la información están en venta. Las medidas coercitivas que lesionan derechos fundamentales en una sociedad avanzada y democrática como la nuestra, propias de otros tiempos felizmente superados, no servirán de nada más que para seguir enturbiando la imagen de una plaza de toros, la Maestranza, muy deteriorada con la gestión de los actuales empresarios, y este veto es un demostración más de esa mala gestión.

    Por último, agradecemos a los compañeros de otros medios, instituciones y aficionados el apoyo y solidaridad que siempre nos han demostrado ante un veto tan claro a la libertdad e igualdad a la informavción. Una plaza como la de la Maestranza ni puede ni merece estar gestionada por quienes no respetan los derechos fundamentales a la información.


OTROS EJEMPLOS DEL VETO A SEVILLA TAURINA EN LA MAESTRANZA

Dejar respuesta

3 × uno =