Un fisio intentará recuperarlo para Madrid

Le retiran el drenaje de la cornada a Antonio Nazaré

0
609
El sevillano Antonio Nazaré ya está fuera de la clínica.
El sevillano Antonio Nazaré ya está fuera de la clínica.

El diestro sevillano Antonio Nazaré, que resultó corneado el pasado miércoles en la plaza de toros de Sevilla, sigue recuperándose en su casa de Dos Hermnas tras haber recibido el alta hospitalaria. Nazaré ya ha pasado algunas curas, en las que se le ha retirado el drenaje de la herida.

Redacción.-

     El diestro sevillano Antonio Nazaré se recupera favorablemente de la cornada que sufrió el pasado miércoles en Sevilla. Tras recibir el alta médica en la clínica de Sevilla se le dio el alta para seguir en su casa la recuperación. Ya ha vuelto al hospital para realizarle una cura, en la que se le retiró el drenaje de la cornada que sufre en la pantorrilla derecha y, aunque la zona está bastante hinchada por la herida y los golpes sufridos, el médico aconsejó a Nazaré que fuera apoyando el pie y caminando poco a poco: «Siento un gran dolor al andar porque es una zona delicada, la cornada está en el gemelo y ahí recae todo el peso del cuerpo. Cuando empiezo a caminar siento un pinchazo muy fuerte y después me acostumbro al dolor. Pero la evolución es muy buena».

     El torero lo tiene claro: «Ahora en cuanto me retiren los puntos me pongo en manos de un fisio que me ha tratado una lesión de rodilla y a Madrid voy sin duda. Los médicos me han dado 10 o 12 días de recuperación, pero estaré antes seguro».

     El ánimo del torero ha crecido después de ver que su triunfo en Sevilla ha sido reconocido por los profesionales del toreo y por la prensa especializada. Nazaré cuenta la faena como un pulso entre el hombre y el animal: «Creo que fue importante porque era un toro de cara o cruz. Tenía de bueno que transmitía, que tenía un gran trapío y que todo lo que se le hacía tenía mucha seriedad. El defecto es que no humillaba y no venía metido en la muleta. Era de jugársela y lo tuve claro: me la jugué. Los que saben de esto lo han sabido ver y cantar». Y Nazaré añade convencido: «Esto me llena más que si le doy 20 pases buenos a un toro extraordinario. Siempre he escuchado que las figuras marcan la diferencia cuando les sirve el toro medio, y ese es mi objetivo».

     En cuanto a la valoración de este triunfo, el diestro de Dos Hermanas explica: «Es un paso más que uno a los del año pasado. Me he propuesto subir una escalera y llegar al final. Esto no es un salto de dos escalones, pero sí de uno y muy importante. No tengo prisa, no quiero acelerar el proceso, así maduro más las cosas y me siento más satisfecho cuando consigo algo». En cuanto a la importancia del percance, afirma: «Siempre me acuerdo que al maestro Emilio Muñoz le daba mucha rabia cuando decían lo de cornadita. Una cornada es una cornada y ésta está en una zona que aguanta a todo el cuerpo y además muy sensible y dolorosa. Muchas veces tenemos nosotros la culpa de que no se dé importancia a los percances porque nos levantamos, seguimos y después vamos por nuestro pie a la enfermería».

Dejar respuesta

dos × dos =