REAL MAESTRANZA - 6ª Feria de Abril

Antonio Nazaré y Esaú Fernández logran su objetivo

0
1885

Los diestros sevillanos Antonio Nazaré y Esaú Fernández les han cortado una oreja a sus respectivos toros. Salvador Cortés sólo saludó una ovación tras finiquitar a su primero. De interesante comportamiento en el ruedo la corrida de Fuente Ymbro, que mostró una correcta presentación.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Fuente Ymbro, bien presentados y de interesante juego. Destacaron el noble y encastado primero, el complicado por encastado quinto, y el noble y bravo sexto.

ESPADAS: -Salvador Cortés (de azul y oro), saludos y silencio.

-Antonio Nazaré (de lila y oro), silencio y una oreja.
-Esaú Fernández (de rioja y oro), silencio y una oreja.
   
INCIDENCIAS: Media plaza. Antonio Nazaré pasó a la enfermería tras lidiar al quinto para ser asistido de «herida incisa en región gemelar derecha que interesa musculatura del gemelo. Se evacua hematoma, hemostasia y sutura aponeurótica. Pronóstico: leve».

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lopezmatito.com
GALERÍA GRÁFICA
Paco Díaz
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
PUERTA DEL PRÍNCIPE
Javier Martínez
VIDEO DE LA CORRIDA

 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 Nazaré en el quinto, con la oreja en la mano y la cornada en el gemelo. (FOTO: López-Matito)

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
AL NATURAL
Tres de dos

Francisco Mateos
MEDIA BELMONTINA
Analicemos pues
Juan Belmonte
AMBITOTOROS
Diez ganando un paso

Javier García Baquero
LA CORRIDA, AL COMPÁS
Rumores de un río frío

Fernando Naranjo

Manuel Viera.-

     Giró la tarde alrededor de varias consideraciones. De un lado, el interesante comportamiento de los serios y astifinos toros de Fuente Ymbro; tres de seis fueron de orejas. Del otro, la actuación de Antonio Nazaré. Su toreo encontró eco en los tendidos que, de inmediato, supieron degustarlo y valorarlo. El trasteo realizado al encastado y complicado quinto fue, en sí mismo, todo un manifiesto de virtudes, y no sólo porque su técnica y total clarividencia quedó mostrada, sino porque resultó evidente que sus formas ahora más que nunca comienzan a encandilar.

     La progresiva y depurada faena cargada de intenciones tuvo todos los ingredientes para convertirla no sólo en la mejor de la tarde, sino que fue capaz con ella de reactivar a la gente provocándole el viejo placer de la emoción. El toreo clásico de Nazaré quedó demostrado por los hondos muletazos diestros con los que fue ganando profundidad y ligazón, dándole continuidad a un trasteo que se mantuvo en la superficie en virtud a una calculada técnica y evidente valor. Pese al molesto viento, tan difícil de vencer y tan sencillo de apaciguar con la aparente grandeza de la verdad, pese a las nefastas decisiones del director de la banda que, a su antojo, cortó el pasodoble y desconcertó al torero cuando mejor lo hacía, y pese a la espeluznante voltereta, con herida incluida, el nazareno no se amedrantó, se levantó sin mirarse y se creció en un epilogó al natural lleno de sensibilidad y ajustadas manoletinas muy emotivas y cercanas a la gente. Su disposición, y su toreo, atraparon a un público que, tras la fulminante media estocada, se le entregó.

     El segundo toro de Ricardo Gallardo mostró notable condición en el inicio de la primera suerte. Después, una extraña descoordinación en los movimientos le apareció tras salir de varas y le hizo perder en varias ocasiones los cuartos traseros, quedándose invalidado para el resto de la lidia. Fue una lástima, porque la calidad técnica del trasteo de Nazaré fue nada desdeñable, pero tampoco resultó extraordinario. Con una certera estocada terminó con el inválido.


Interesantes los serios y astifinos toros de Fuente Ymbro; tres fueron de orejas


El toreo de Nazaré encontró eco en los tendidos, que supieron valorarlo


Quizás demasiado poco para tanto premio a Esaú, porque el trasteo, a pesar de la disposición, no fue todo emocionante


 

     En el toreo de Esaú Fernández al bravo sexto se conjugaron con igual fortuna las nobles y bravas embestidas del ‘fuenteymbro’ con el largo y hondo muletazo diestro en el epílogo de faena; quizás demasiado poco para tanto premio, porque al trasteo, marcado por la disposición, no fue todo emocionante. Las continúas series diestras, bien trazadas y templadas, carecieron de ajuste. El toreo despegado privó pese a ese alarde de valor al caminar, por dos veces, a portagayola. Faena incisiva y minuciosa de momentos interesantes que, al final, supo finiquitar con la espada para alcanzar su objetivo: la oreja.

     La faena al tercero estuvo marcada por la sosería de ambos protagonistas en el ruedo. Junto a la escasez de contenidos hubo momentos de franca decadencia, con abundancia de pases sin una mínima emotividad. Y es que los caminos del toreo raramente son lineales. Acabó con un feo espadazo.

     Duele decirlo, pero Salvador Cortés no estuvo bien. Lo que le hizo al encastado y noble primero fue desordenado, impulsivo y desarrollado sin un mínimo de coherencia. Pese a todo, muy al final logró el portentoso muletazo diestro cuando decidió bajar la mano y mandar en la embestida. Quizá muy poco para tan buen toro, y demasiado tarde. Con el complicado, bronco en incómodo cuarto no escatimó esfuerzos, pero le fue imposible realizar un toreo convincente y con una pizca de emotividad. No fue su tarde ni tan siquiera con los aceros. Una lástima.


AL NATURAL

Tres de dos

Francisco Mateos.-

     Tres de dos. Y no es un ‘sinsentido’. Quiero decir que tres toros eran de dos orejas. Y es que yo he salido encantado con los toros de Fuente Ymbro. Me ha parecido una corrida de juego muy interesante, la mejor con diferencia de las que llevamos de temporada. Cierto es que en el caballo apenas han sido picados, pero porque los tres espadas, jóvenes, los preferían muy enteros y con transmisión en la muleta. Y vaya si han transmitido. Tres de ellos (primero, quinto y sexto) han embestido con claridad, humillando, repitiendo, de largo y hasta haciendo el ‘avión’… Estos tres toros eran de dos orejas cada uno. Una lástima que se lesionara el segundo de la tarde, porque tenía buen son en la embestida. No entiendo por qué las figuras le han hechos ascos a esta ganadería. Mientras veía esas arrancadas alegres y esa repetición y movilidad en la muleta me acordaba de toreros como El Juli, que habría ‘reventado’ a estos toros y hubiera sido seguro uno de los puntos altos de la Feria. No sé por que le han dado la espalda, porque además no han desarrollado especial peligrosidad.

     Y si antes he dicho que tres eran de dos, significa que al menos se tendrían que haber cortado seis orejas, pero… No ha sido así: dos y ambas con matices, sin que sean orejas rotundas. Nos duele decirlo, porque son jóvenes y sevillanos, pero los toros han estado por encima de los toreros. Al menos Nazaré (que ha cobrado leña) y Esaú han salvado los muebles con el trofeo logrado. Por cierto, que la voltereta con cornada de Nazaré vino al segundo muletazo después de que la banda de Jose Manuel Tristán diera el zambombazo para parar el pasodoble en mitad de una serie. Es cierto que Nazaré había templado una serie exquisita anterior, y que en esa tanda del parón de la música había bajado mucho el nivel. Pero a un torero que está entregado (con sus enganchones, vale) y está toreando en los medios, que no tiene contratos, no se le pega ese corte en medio de una plaza como la de Sevilla, Aquel zambombazo debió llegarle al alma a Nazaré, que para que no decayera la transmisión en mitad de esa serie arriesgó demasiado en los dos siguientes muletazos.. y el toro le cazó. Tristán: un poco más de sensibilidad y el parón, al acabar la serie, hombre.

     Más me dolió incluso lo de Salvador Cortés en el primero, cuando intentó dar la vuelta al ruedo. Que el torero estuvo claramente por debajo de ese toro, por supuesto, porque en otro momento le hubiera cortado las orejas. A Salva debe ocurrirle algo; no es normal que esté de la forma que ha estado (o mejor dicho, no ha estado). Pero dejar al torero sevillano cortado cuando iniciaba (equivocadamente) la vuelta al ruedo, con lo que se ha entregado en esta plaza cada tarde, silbándole para que se tapara, y obligado a dar marcha atrás y meterse en el burladero, creo que no es justo y mucho menos sensible por parte del público sevillano. 

 


 

MEDIA BELMONTINA

Analicemos pues

Juan Belmonte.-

     Eso, no nos volvamos loquitos. Que la preferia va como la madre que la parió; de acuerdo. Que no embiste un toro en condiciones… también. Pero de eso a que Fuenteimbro triunfó a lo grande en la Maestranza… un abismo.

     El ganadero es sensato y habla claro cuando dice que salva tres toros. Y es cierto. Al menos, para mí, el primero tuvo galope, un buen son y duración suficiente, pero entre el viento, que obligó a Cortés a cambiarle los terrenos, y que el diestro no terminó de entenderse con él, no pudo ser. El quinto y el sexto, otros dos toros buenos, encastados y con los que no equivocarse, pero buenos. El resto no sirvió. La faena de Nazaré de la oreja y cogida, bien, pero rota al producirse el percance. Y Esaú cumplió. Así que si en la novillada de Fuenteimbro sólo embistió uno, en la corrida tres… tacita a tacita…

 


 

LA CORRIDA, AL COMPÁS

Rumores de un río frío

Fernando Naranjo.- 

Yo no vi la poesía,
ni el embrujo sevillano.
Ni aquel toreo espartano
de arrebatada armonía.
Y la tarde discurría
deslavazada y sin gracia
digo… Porque hay democracia
y mi pluma no se esconde.
¿A dónde fue el duende, adónde?
¿Ya nada tiene importancia?

¿Quiénes son estos cachorros
sin dar perfume al ambiente?
Todo pasó de repente.
Quisiera pedir socorro,
para el arte no hay ahorro.
Se entrega con humildad,
nunca fuera caridad.
Preguntad al Giraldillo,
que asomado al Baratillo,
puede decir la verdad.

Así que no me presuma
parapetado en su aguardo.
De toros… Monsieur Gallardo.
¿Padecieron algún reuma?
Mas siempre hay alguna suma.
Su total presentación.
Y en esta fría función
tuvieron su leña y cuajo,
y alguno embistió por bajo.
Siga usted su presunción…

 

 

 

 

¿Qué bruma hay en Los Alcores,
que no surge el cante grande?
¿Sólo queda azúcar cande
para aliñar alfajores,
de toreros sin sabores,
lo mismo que hoy a Cortés?
En Sevilla pudo ser…
¿Dónde estás, Sevilla mía,
perdida en tu algarabía?
¡Pregunta a tú Gran Poder!

Y al pasar por Dos Hermanas
presta tú fino capote
para que su niño arrope
la frialdad que hay en sus ganas
y en su percal se desgrana.
E imponga toda emoción
al rosado corazón
de tu pueblo y de su ambiente,
no vaya a ser que al relente
contagie de sarampión.

Acércate al Carambolo
y pon Romero al Camino,
no vaya a ser que el destino
nos castigue de algún modo;
y el joven sabelotodo
nos haga a ‘tós’ comulgar
con su torero vulgar.
Entonces yo no aparezco,
yo no saldré de ‘Lo Nuestro.
Y allí me pondré a pensar.

 


AMBITOTOROS

Diez ganando un paso

Javier García Baquero.-

  1. Ya lo dijo Pepe Moro: «cuando hay toros, no hay toreros; y cuando hay toreros, no hay toros». Hoy hubo toros.
  2. Media plaza escasa en tarde de tres toreros sevillanos y metropolitanos, con una ganadería en alza; ni la una ni los otros tuvieron tirón en taquilla.
  3. La más ‘torista’ de las ganaderías ‘toreristas’ o la más ‘comercial’ de las ganaderías ‘duras’. Se equivocó la terna al dejarlos demasiado enteros en el caballo; luego se vienen arriba.
  4. El toro bueno descubre al torero que no está. Salvador Cortés no pudo hacer faena con ‘Jopeo’, el primero de la tarde, de gran transmisión. El público se puso a favor del toro. Estruendosa ovación al burel y al torero no le dejó Sevilla dar la vuelta al ruedo.
  5. Bien Nazaré por la derecha en el buen quinto. Por la izquierda la faena se venía abajo, paró la música y llegó la voltereta con el puntazo. La oreja, más por la vía de la emoción que del arte, pero de todo hubo en una faena culminada con manoletinas. Una pena el lesionado segundo.
  6. Esaú se fue en los dos toros a portagayola. Se le vio acelerado. Es natural, para el camero era una tarde de las que deciden el sentido de una temporada y casi de una carrera. Salvó los muebles con faena de ganas y con una media estocada caída y efectiva.
  7. Orgulloso debe estar Ricardo Gallardo: dos tardes, utreros y cuatreños, y cuatro orejas en total, que pudieron ser el doble sin aspavientos. Astifina toda la corrida.
  8. Bonito brindis de Esaú a Lolo Fernández en el primero de su lote. Un hombre fiel toda la carrera del de Camas.
  9. El tercero se llamaba ‘Impedido’, pero el inválido fue el segundo.
  10. Festejo medido: dos horas exactas. El parking no pasó de 4€ por primera vez en todo el serial.

 


GALERÍA GRÁFICA (lopezmatito.com)

Salvador Cortés. Salvador Cortés. Salvador Cortés.

Salvador Cortés.

Salvador Cortés.

Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré. Antonio Nazaré. Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández. El sexto de Fuente Ymbro. Pedro Mariscal.

 


GALERÍA GRÁFICA (Paco Díaz)

Salvador Cortés. Salvador Cortés. Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré. Antonio Nazaré. Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández.

Esaú Fernández. La lámina de los toros... Y su movilidad...

 


OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

Sexto festejo ferial y los maestrantes sin aparecer... Y eso que no pagan... El humorista y aficionado César Cadaval, del dúo 'Los Morancos'. El conocido futbolista francés Eric Cantoná asiste a la Maestranza cada Feria.
El ganadero Antonio Miura en su tendido habitual. El periodista Juan Belmonte... y su puro. El rejoneador sevillano Javier Buendía.
Los periodistas y los avances de la tecnología. José Manuel Tristán y su banda. Padilla ha adelantado su regreso a Sevilla.
El director general de Espectáculos de la Junta, Luis Partida, y acompañante, fijos a su cita con el 'palco de convite'. Miembros del Cuerpo Nacional de Policía ocupan su burladero en la plaza y... ¿la secreta quizás? La seriedad en el rostro de Salvador Cortés; tras él, muy pendiente, su hermano Luis Mariscal.
La diseñadora Sofía Rivero, también pendiente de Cortés. Salvador Cortés brinda a Javier Molina. La media teñida de sangre tras la cornada de Nazaré.
Hoy también sopló el viento. Alguna aguantó mal el frío. Pero a mal tiempo, buena cara.

 

PUERTA DEL PRÍNCIPE (Javier Martínez)

El ganadero Javier Molina y Ricardo Gallardo, propietario de Fuente Ymbro, los toros de la tarde Dos que son uno: Iván Matito y Eduardo López (López-Matito), los fotógrafos de moda por su excelente trabajo Fernando Rodríguez 'El Almendro', el profesor de Esaú Fernández en la Escuela de Camas.
Paco Lama, destacado alumno de la Escuela de Tauromaquia de Sevilla. Manu Vázquez, Remedín Gago y el más bejamín Manolo Vázquez. El banderillero sevillano Manuel Luque, ahora hombre de campo de El Cid.
El periodista taurino Paco Moreno. Francisco Rubio, gerente de la Maestranza. El pintor taurino Humberto Parra.

NOTICIAS RELACIONADAS


 

Dejar respuesta

17 + catorce =