Se jubila Eugenio Gil Mercado

Cambios en la empresa Pagés

0
833
Eugenio Gil Mercado, en su habitual balconcillo de la Grada 2 en el primer festejo de la última Feria de Abril. FOTO: Javier Martínez
Eugenio Gil Mercado, en su habitual balconcillo de la Grada 2 en el primer festejo de la última Feria de Abril. FOTO: Javier Martínez

El responsable del area administrativa de la empresa Pagés, Eugenio Gil Mercado, alcanza la edad de jubilación y cesa en su ejercicio laboral. Además de gran aficionado e incansable trabajador, ha sido ejemplo de fidelidad a la empresa Pagés, tanto en la etapa de Diodoro Canorea como en la actual con sus heredederos. 

Redacción.-

     Con el cambio de año se ha producido un importante relevo en la estructura del personal de la empresa Pagés, que gestiona desde hace más de 75 años la plaza de toros de la Maestranza sevillana. El responsable del area administrativa de la empresa, Eugenio Gil Mercado, ha alcanzado su edad de jubilación y por lo tanto ha cesado en sus gestiones laborales. Eugenio Gil Mercado, que además es un excelente aficionado a los toros, es el ejemplo perfecto de la discreción y fidelidad a su empresa, en este caso a la empresa Pagés. Trabajador incansable, dispuesto y cercano siempre, fue clave en la empresa en la etapa del recordado Diodoro Canorea, y supo tener los suficientes recursos para adaptarse a la relativa modernización que empredieron los herederos de Diodoro -su hijo Eduardo y su yerno Ramón Valencia- de las estructuras de la empresa.

     Eugenio Gil se había responsabilizado de todo lo relativo a contratos, Seguridad Social de los actuantes, permisos burocráticos de festejos, seguros, cuadrillas, contrataciones de banderillas, cuadras de caballos, y demás trámites administrativos y burocráticos derivados de la organización de festejos taurinos. Además, de una forma natural y por su condicion de buen aficionado y trabajador incansable, se había erigido como cierto nexo de enlace entre algunos profesionales taurinos, e incluso la prensa, con los empresarios. También era una persona con peso en la confección de las novilladas y, sobre todo, las novilladas sin picadores.

     Siempre ha mantenido una ejemplar fidelidad a su empresa, a la que ha dedicado su vida laboral, y ejerciendo su labor se ha sentido feliz y muy respetado. Muchas veces, la única bombilla que quedaba encendida en las oficinas de la calle Adriano entrada bien la noche era la de la ventana del despacho de Eugenio Gil, incansable trabajador. Cuando sus obligaciones en la empresa se lo permitía, solía subir a la Grada 2, en el límite con el Palco de Convite, para poder disfrutar de lo que restara de festejo desde un balconcillo. 

     La notable baja por jubilación de Eugenio Gil va a ser suplida por Fran Arispón, de 37 años, que ya colaboraba con la empresa Pagés en tareas de taquilla. Fran Arispón tiene un duro reto por delante por el alto listón que deja su tío, Eugenio Gil, pero ha dado muestras de su capacidad, con experiencias también en gestiones administrativas en la cuadra de caballos de picar sevillana de Enrique Peña. Además, también ha ejercido como periodista taurino en diversos medios.

Dejar respuesta

14 − 3 =