Nombramientos en la Maestranza

Los veterinarios del ‘caso Zalduendo’ fueron apartados a instancias del director general de Espectáculos

0
885
El ya dimitido director general de Espectáculos Públicos de la Junta de Andalucía, Manuel Brenes.
El ya dimitido director general de Espectáculos Públicos de la Junta de Andalucía, Manuel Brenes.

El ‘caso Zalduendo’ sigue sin explicarse por parte de la Junta de Andalucía. La respuesta ofrecida a este portal -asegura que contaba con todos los veterinarios propuestos, sin influir el ‘caso Zalduendo’- no concuerda con unas declaraciones de Ignacio Oroquieta a SEVILLA TAURINA, presidente del Colegio de Veterinarios, que confirma que inicialmente fueron apartados los tres facultativos.

Francisco Mateos.-

     Los tres veterinarios que ejercieron funciones de reconocimiento durante la corrida de toros de la ganadería de Zalduendo del ciclo de San Miguel de septiembre fueron apartados o ‘no renovados’ este año por parte de la Delegación de la Junta de Andalucía en Sevilla, tal y como ya adelantó SEVILLA TAURINA. Sin embargo, posteriormente, tras una intensa presión por parte de los veterinarios y del propio Colegio de Veterinarios de Sevilla, ante la importancia y alcance de las presiones recibidas, la delegada de la Junta, Carmen Tovar, tuvo que dar marcha atrás sobre la no renovación de los tres veterinarios y volver a admitirlos para la nueva temporada 2011.

     Así lo ha confirmado el presidente del Colegio de Veterinarios de Sevilla, Ignacio Oroquieta, en una amplia entrevista concedida a SEVILLA TAURINA, y cuyo importante contenido iremos desgranando en los próximos días. La intencionalidad de Carmen Tovar de ‘castigar’ con la no renovación a los tres veterinarios del ‘caso Zalduendo’ de septiembre pasado se producía, además, como consecuencia de una ‘recomendación’ del director general de Espectáculos Públicos -el ya dimitido Manuel Brenes– a la delegada de Sevilla en tal sentido, según ha podido conocer este portal. Con esta ‘recomendación’ a Carmen Tovar para tomar esta medida ‘ejemplarizante’ y que sirviera de advertencia al resto de veterinarios sobre la necesidad de subir bastante más el listón de exigencias en los reconocimientos en las plazas de primera categoría de Andalucía -especialmente la Maestranza-, Manuel Brenes pretendía también ‘lavar’ la imagen de la Junta de Andalucía, que últimamente está cometiendo graves errores en materia taurina y su credibilidad frente a los aficionados ha caído en picado. Es más, en una reunión celebrada en febrero en Antequera entre el director general Manuel Brenes y los jefes de servicio de Espectáculos de cada provincia andaluza, Brenes indicó que había que subir el listón de las exigencias ganaderas en las plazas de primera: Sevilla, Córdoba y Málaga. Un especie de ‘mano dura’ hacia los ganaderos en estas plazas para recobrar prestigio.

SIN PRUEBAS NO SE PUEDE ‘CASTIGAR’

     El presidente de los veterinarios sevillanos, Ignacio Oroquieta, ha confirmado que «hasta donde yo sé, esto ha sido así», en relación a la ‘recomendación’ original del director general de Espectáculos Públicos a la delegada de la Junta de Andalucia en Sevilla. «De todos modos -prosigue Oroquieta-, el principal motivo para que se intentara ‘castigar’ a los tres veterinarios fue el caso del toro número 91 de Zalduendo, a raiz de todo lo publicado en SEVILLA TAURINA, que es evidente que ha dado muestras de estar muy bien informada. Ese toro parece que todos dan por hecho que estaba manipulado, pero no se ha probado. Es cierto que existe un certificado del Gobierno Vasco que publicó SEVILLA TAURINA y que indica que el toro se despitorró de un pitón en los corrales, pero a Sevilla no llegó despitorrado. Y como ese toro no se ha analizado ‘post-mortem’ científicamente y ya es imposible hacerlo porque las astas ya no existen, no se puede afirmar que el toro estuviera manipulado, porque no se ha probado, que es lo que cuenta».

     Ignacio Oroquieta asegura que «como presidente del Colegio de Veterinarios no podía permitir que se ‘castigara’ a tres de nuestros colegiados por parte de la Junta de Andalucía sin que se hubiera probado que han cometido un error grave. Por eso, cuando me llegan las noticias de que no se pensaba renovar por parte de la Junta de Andalucía a estos tres veterinarios Francisco Herrera, Alfredo LuzardoJosé González Aguilar-Palomeque es cuando entonces sí es cierto que tomo medidas activas y mantengo largas conversaciones con la delegada de la Junta en Sevilla, Carmen Tovar, trasládandole, entre otras cuestiones, el malestar de los veterinarios taurinos que prestan servicios en la Maestranza por tal medida».

     Las sorprendentes medidas de presión ejercidas por los veterinarios taurinos y el propio Colegio de Veterinarios de Sevilla -y cuyos detalles informará en breve este portal- hicieron mella en la intencionalidad de la delegada Carmen Tovar, que decidió dar marcha atrás y readmitir y nombrar de nuevo a los tres veterinarios del ‘caso Zalduendo’. Posteriormente, y por rocambolescos motivos que en próximos días informará SEVILLA TAURINA, la delegada se vio ‘obligada’ a prescindir de uno de los tres veterinarios (José González Aguilar-Palomeque) y nombrar a uno nuevo, Eligio Vargas Vidal, sobrino de la mujer del ex presidente Paco Teja. «Fueron de nuevo readmitidos los tres -indica Ignacio Oroquieta-, aunque posteriormente y por otros motivos ajenos a este tema del ‘caso Zalduendo’ la delegada no contó con uno de ellos».

VERSIONES CONTRADICTORIAS

     Esta versión adelantada ya por SEVILLA TAURINA y cofirmada ahora por el presidente del Colegio de Veterinarios de Sevilla contradice un escrito remitido a este portal por parte de la Delegacion de la Junta de Andalucía como respuesta a unas preguntas. En el escrito se reseña que «En todo el proceso de toma de decisión de nombramiento de veterinarios para la Maestranza, esta Delegación de la Junta ha contado con todos los veterinarios que han sido propuestos por los delegados de Agricultura y Salud, así como por el Colegio de Veterinarios. En ningún caso el llamado ‘asunto Zalduendo’ ha sido obstáculo ni ha determinado el nombramiento o no como veterinarios para la temporada 2011». Es decir, que según la Junta de Andalucía, nunca ha tenido intención de apartar a ningún veerinario por el ‘caso Zalduendo’…

     Sin embrago, y tal y como confirma el propio presidente del Colegio de Veterinarios de Sevilla, en un primer momento la Junta de Andalucía apartó a tres de los veterinarioss propuestos por el Colegio, los tres del ‘caso Zalduendo’. Fue necesaria una importante presión de los veterinarios y el mismo presidente del Colegio para que la Junta diera marcha atrás y ‘readmitiera’ a los tres facultativos. Alguien está faltando a la verdad. La Junta de Andalucía se niega a ofrecer una rueda de prensa para explicar este asunto de los nombramientos para la temporada 2011 o lo sucedido en el ‘caso Zalduendo’. Curiosa y sospechosa postura. La delegada Carmen Tovar rechaza todas las peticiones de entrevista realizadas por este portal; más sospechosa postura aún. A los aficionados sevillanos no se les puede estar ocultando por más tiempo la información. Es necesario explicar con detalle qué esta sucediendo y por qué está sucediendo. La Junta de Andalucía no puede seguir siendo un obstáculo a la información. Su deber es defender al aficionado, y el aficionado merece estar bien informado.


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

3 + 5 =