BALANCE de la jornada

Gran faena de Víctor Puerto en Quito (Ecuador)

0
791

El diestro afincado en Sevilla Víctor Puerto ha cortado una oreja y el presidente le ha negado la segunda que se solicitó con fuerza tras una memorable faena del cuarto astado de la tarde. Víctor Puerto confirma su buen momento en las últimas actuaciones de cara a la nueva temporada española.

Redacción.-

     El balance de las actuaciones de toreros sevillanos que han realizado el paseíllo hoy, lunes 6 de diciembre, ha sido el siguiente:

CORRIDAS DE TOROS

  • Quito (Ecuador): Se han lidiado toros de Trinidad -el tercero lidiado como sobrero-, deslucidos. Víctor Puerto, saludos y oreja tras aviso con petición de la segunda. Guillermo Albán, oreja y oreja con petición de la segunda con dos vueltas al ruedo. Julio Benítez ‘El Cordobés hijo’, que confirma alternativa, ovación y pitos. Dos tercios de plaza.

     Según crónica de burladero.com sobre la actuación de Víctor Puerto en Quito, «la mejor faena ha sido la de Víctor Puerto al cuarto, un toro cuajado y noble pero que siempre embistió a media altura, sin emplearse a fondo. Para redondear la obra ante tan medidas oportunidades contaron varias virtudes del manchego, compendiadas en una forma de hacer propia de un maestro del toreo. Así, Puerto mostró una gran inteligencia lidiadora, acertando a darle al toro lo necesario en cada momento, tanto en cuanto a terrenos como en cuanto a pausas y alturas de los pases. A la vez, brillaron el temple y el regusto de una forma de torear muy reposado, de mucho sello, meciendo las embestidas tanto a la verónica -en el recibo y en un soberbio quite de dos lances y dos medias- como en suaves y pulseadas series con la derecha. Y todo ello envuelto en una gran variedad de suertes -un cartucho de pescado, ayudados, trincherillas, desdenes, roblesinas…- todas ellas ejecutadas en ese mismo nivel de maestría y despaciosidad, como carteles de toros de gran sabor. Fue evidente que Víctor Puerto ha llegado a un grado de maestría que, con faenas así, le convierte en un torero de renovado atractivo. El único que en Quito no se dio cuenta de ello fue el presidente».

Dejar respuesta

tres × dos =