LAS DECLARACIONES.- Los tres toreros apuntan al mal juego de los toros

0
919

Los tres toreros que han lidiado la corrida de toros de El Torreón esta tarde en la Maestranza están contrariados por el poco y escso juego de estas reses. Enrique Ponce, José María Manzanares y Daniel Luque se van de vacío. César Rincón, propietario del hierro de El Torreón reconoce el fracaso de sus toros en la corrida ferial. Los tres toreros deberán aguardar a su próximo paseíllo en la Feria sevillana.


Ponce prueba el capote antes de la salida del toro.
FOTO: MAtito.

Redacción.-

     El joven matador de toros de Gerena, Daniel Luque, ha podido por fin debutar en la plaza de la Maestranza como matador de alternativa, ya que el año pasado su única corrida de toros fue una de las siete suspendidas por lluvia durante la temporada. Daniel Luque, a pesar de irse de vacío, se mostraba satisfecho por su actitud durante esta tarde en las declaraciones recogidas por burladero.es: "He estado con mucha firmeza y con valor. En el sexto me la he jugado, me ha hecho pasar un poco de miedo y la pena es que no haya caído, no quería usar el descabello. Mi primero no tenía nada dentro". Pasado este primer compromiso, el torero sevillano ya tiene la vista puesta en su próxima comparecencia en la que "seguro que alguno rompe a mejor. En Sevilla todo lo que se haga es poco y espero poder triunfar".

     Enrique Ponce abandonaba contrariado la plaza de Sevilla después de irse de vacío en su primera comparecencia y no terminar de conectar con los tendidos. Algo que el torero de Chiva no se explicaba. "No lo entiendo cómo no ha tenido eco lo que he hecho. Son cosas que pasan, pero al cuarto lo he ido haciendo, protestaba y cuando querías empujarse e intentar relajarte, era imposible. Uno se queda como parado, porque la faena ha sido importante y no me lo explico". Sobre el primero que le tocó, Enrique afirmaba que "simplemente se negó a embestir. Tras ponerle la muleta se quedó sin fuelle y no hubo opción".

     Por su parte, José María Manzanares se lamentaba de la corrida de El Torreón porque "no ha terminado de romper. Lo peor era que tenían peligro sordo y eso no se veía bien desde el tendido. A mi primero no le he podido atacar para que no se rajara, había que ayudarle mucho. He tenido que tener mucha paciencia, llevarlo en línea recta para que no se doliera y aguantara algo más". Más decepcionado se mostraba el alicantino por el juego del quinto ya que en su opinión "no ha transmitido, embestía siempre con la cara a media altura, sin pasar por mi muslo".

     César Rincón, actual propietario de El Torreón, hablaba con rostro serio tras la corrida que ha lidiado en Sevilla. "No ha habido la explosión que queríamos, la corrida buena es la que los toreros salen por la puerta grande. Esto es muy difícil, se te queda un sinsabor que es muy duro". Tras la novillada que lidió el año pasado en esta misma plaza, que saldó con buena nota, el colombiano llegaba a Sevilla "con toda la ilusión del mundo, por eso esto es tan duro. En los toros dos más dos no siempre es cuatro y si los toreros no les cortan las orejas es porque el toro no ha respondido. Han faltado cosas, esto es la ganadería… otro día será", se lamentaba.

Dejar respuesta

2 × cuatro =