El novillo indultado en la plaza de Cantillana se recupera en el campo de sus lesiones

0
804

«Sosegado», de la ganadería de Hermanos Garzón, indultado el pasado domingo en la plaza de toros de Cantillana por el novillero jiennense El Sombrerero, se ha recuperado rápidamente de las lesiones de la lidia. El novillo ya come con normalidad y los cuidados de los veterinarios han atajado cualquier signo de infección que pusieran en peligro su vitalidad.


El novillo indultado se recupera en la finca.

Francisco Mateos.-

     El novillo 'Sosegado', número 39, de la ganadería de Hermanos Garzón, ya corretea por la finca de la familia sevillana. El novillo fue indultado en la plaza de Cantillana el pasado domingo 16 de marzo tras ofrecer un excelente juego en la faena del novillero jiennense El Sombrerero. El novillo embistió siempre con claridad y nobleza y fue a más. Todo lo hizo por abajo, humillando en la muleta y con un trasteo de largo metraje. Incluso una vez concedido el indulto, El Sombrerero siguió toreándolo en los medios y el novillo seguía con la boca cerrada.

     Tras simular la suerte de matar, el astado volvió a los corrales. Era el cuarto de la novillada matinal y quedó en solitario en un corral de la plaza. El propio ganadero refrescó las heridas de la puya con una manguera y sobre todo se trataba de que el toro bebiera, ya que acusaba el esfuerzo físico de la lidia. Una vez concluida la novillada, 'Sosegado' fue conducido al camión de transporte de ganado, que lo llevó directamente a la finca.

     Una vez que


"Sosegado" bebe y come con normalidad.

llegó a la finca, se le introdujo en el cajón de curas. Los veterinarios le retiraron las banderillas y arpones prendidos en su lomo y comenzaron a limpiar y taponar las heridas de la puya. No obstante, el novillo no había sido castigado duramente en la suerte de varas y las heridas no parecían que fueran a poner en grave riesgo la vida del novillo.

     Durante esta semana, el novillo ha sido sometido a diversas curas, sobre todo encaminadas a evitar una infección de las heridas al estar abiertas y expuestas a un medio natural. El novillo, en cambio, presenta un buen aspecto y hasta palpable vitalidad, moviéndose con normalidad y comiendo en las pautas establecidas.

     El responsable de la ganadería, el sevillano José María Garzón, está muy satisfecho por la rapidez de la recuperación del novillo. "Para nosotros puede ser un producto muy interesante en nuestra ganadería. Tendremos que volver a verlo de nuevo en el campo, pero en Cantillana dio un juego muy bueno, de mucha calidad", comenta Garzón. "Lo que más nos preocupaba tras regresar a los corrales de la plaza,


Le espera una vida plena en la finca de Hermanos Garzón.

más que las heridas, era que bebiera y se refrescara, porque el esfuerzo desarrollado en la larga faena es muy alto, ya que todo lo hizo humillando y entregándose mucho. Un vez que llegó al campo, la segunda parte era la recuperación de las heridas de la lidia y, sobre todo, que no hubiera infección. Parece que los cuidados que le hemos aplicado han dado un resultado óptimo y en estos momentos podemos asegurar que el novillo no tendrá ningún problema para seguir viviendo".

     El novillo tiene marcado el número 39 en el costillar, negro, de nombre 'Sosegado' y nacido el 15 de marzo de 2005, es decir, tres años recién cumplidos. Es hijo de una vaca de la casa y de un semental de la ganaderia de Núñez del Cuvillo, marcado con el número 105, 'Ladrón' de nombre. Es el primer astado que se indulta en la ganadería de Hermanos Garzón.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Dejar respuesta

dieciseis + 16 =