REAL MAESTRANZA - 3ª Feria de Abril

Pepe Moral, oreja en el último suspiro

0
1077

El diestro sevillano Pepe Moral ha cortado una oreja del último toro en una tarde condicionada por la falta de casta y fuerzas de la corrida de Montalvo. Los otros dos evillanos del cartel, El Cid y Daniel Luque, fueron silenciados en sus toros. Dos de los astados fueron devueltos a corrales por su evidente falta de fuerzas.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Montalvo; tercero y cuarto lidiados como sobreros. Bien presentados, desiguales en hechuras, nobles, descastados y sin fuerzas.

ESPADAS: -Manuel Jesús ‘El Cid’ (de azul y oro), silencio y silencio.

-Daniel Luque (de verde y oro), silencio y silencio.
Pepe Moral (de rosa palo y oro), silencio y una oreja.
 
CUADRILLAS: Saludó en banderillas, tras parear al primero, José María Fernández ‘Alcalareño’.
   
INCIDENCIAS: El banderillero José Manuel Fernández ‘Alcalareño’ fue reconocido en la enfermería de una «distensión muscular, cara lateral región peronea de miembro inferior derecho. Se aplica anestésico tópico y vendaje». Menos de media plaza.

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
Javier Martínez
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
LOS TOROS, UNO A UNO
Javier Martínez

 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

 

El sevillano Pepe Moral, con la oreja del último toro de Montalvo. (FOTO: Javier Martínez)

 

CLICK PARA IR A LOS ARTÍCULOS
AL NATURAL
Un niño, triunfador de la tarde

Francisco Mateos
LA VOZ DEL ABONADO
Manifestación antitaurina dentro de la Maestranza

Unión Taurina de Abonados de Sevilla
PATIO DE ARRASTRE
Lo breve, si bueno, vale una oreja

Sixto Naranjo

 


Manuel Viera.-

     Hubo que esperar dos horas y media de cansino, plúmbeo y agotador espectáculo. Dos horas y media de toros tullidos, mansos, desfondados y con las bondades de la empalagosa nobleza. Dos horas y media interminables de un espectáculo que se duerme en el tiempo. De un espectáculo agotador cuando el toreo no aparece entre tanto tiempo muerto y toros derrengados. Un espectáculo anodino que deriva en engañosa lidia en la que los pases aparecen descoyuntados hasta perder su estructura. En muletazos sin eco.

     Y a las nueve de la noche, en la caída de la tarde, con los focos potenciando el color amarillo del albero maestrante, apareció el toreo de Pepe Moral con fluidez natural y espontánea en una faena limpia y transparente, hilvanada y emotiva. Perfecta la ejecución, temple impecable, ritmo y profundidad en el avance del trazo. Bastaron muy pocos muletazos al noble y flojo sexto de Montalvo para darse cuenta de la calidad de concepto que atesora el palaciego. Fue una faena sentida, profunda, expresiva y bien dicha. Alcanzó intensidad con dos series de templados y hondos muletazos diestros para acabar después con la izquierda en profunda y expresiva versión del natural. Faena con la que resumió, explicó y definió su particular toreo. Finiquitó de estocada y la oreja fue a sus manos.


La falta de raza, la mansedumbre y la escasa fuerza de Montalvo revelaron la incomodidad de una tarde interminable


       Y no hubo más, porque mientras se siga buscando sólo la almibarada nobleza en embestidas boyantes que duran un suspiro, ingredientes que lejos de permitir el auténtico triunfo lo amordaza en una simple colección de pases desapasionados, y de futuro incierto, que evidencia que la emoción puede acabar sesteando en los laureles.

     La calidad y la nobleza del primero se convirtieron, tras un costalazo de órdago provocado por un recorte innecesario, en tristes embestidas cansinas. El Cid lo toreó despacio con la diestra sin opción de hacerlo al natural. El toro se paró. Y con el manso cuarto, lidiado como sobrero, le echó coraje en una serie diestra final en los medios sin que lo hecho trascendiera a los tendidos. Acabó con el primero de estocada y pinchó a su segundo.

     Daniel Luque gustó con el capote en tres lentísimas verónicas al primer toro de El Cid. Fue lo mejor del sevillano que poco o nada pudo mostrar con el soso y desfondado segundo. Tampoco con el manso quinto tuvo otra opción que imprimir gusto en el inicio de una faena que no tuvo más que su notable actitud. No mató bien.

     A Moral le devolvieron el tercero por inválido. Un sobrero sin fuerzas no le permitió otra cosa que mostrar su empeño por agradar.

     La falta de raza, la mansedumbre y la escasa fuerza de la corrida de Montalvo revelaron la incomodidad de una tarde interminable y mullida. ¡Que inventen el toro!


AL NATURAL

Un niño, triunfador de la tarde

Francisco Mateos.-

     Debacle ganadera con los toros de Montalvo. ¡Qué distinta  la corrida lidiada el año pasado! No logro entender cómo de un año para otro pueden tener los toros un juego tan escandalosamente distinto. Baste mirar la galería gráfica que le ofrecemos para observar las continuas claudicaciones, caídas y desplomes de los toros de Montalvo. Imposible torear a toros a los que si les bajas las manos se caen; a toros que se quedan parados cuando se les va por el hocico tras banderillas el último álito de vida; toros que entran sin emoción y con paso cochinero a los engaños. No hubo lógicamente suerte de varas; bueno, más bien es que no hubo nada de nada. Es curioso cómo hoy los toreros, banderilleros y picadores, en vez de cuidarse muy mucho de lo que le pueden hacer los toros, han tenido que cuidarlos y hasta mimarlos para evitar que fueran de costaladas en costaladas… El mundo al revés.

     Y con este panorama de aburrimiento absoluto, con tres horas de cansino festejo, con dos toros devueltos a corrales (que debieron ser cuatro, sino es por los continuos favores que los presidentes le echan a Canorea, en vez de defender al público), el personal se entretenía con lo que podía. Desde algunos gritos de «¡Canorea dimisión!», porque ya la gente está hartándose de la cursilería del silencio maestrante mal entendido, hasta corear toda la plaza los lances que un chavalín de unos seis años dejaba en un tendido de sol mientras los cabestros hacían su trabajo. En una corrida de Feria de Abril, con una plaza de toros de nuevo que no llegaba ni a su mitad de aforo, el triunfador del festejo fue ese joven aficionado e incipiente torerillo, que se llevó la ovación más fuerte de la tarde.

 


LA VOZ DEL ABONADO

Manifestación antitaurina dentro de la Maestranza

Unión Taurina de Abonados de Sevilla.-

     Para mañana sábado 18 de abril hay programada una manifestación para protestar contra la Fiesta de los toros. En la tarde de hoy, esa manifestación contra la Fiesta de los toros se ha producido dentro del coso de la Maestranza. Lo acontencido esta tarde hace más daño a la Fiesta que todas las manifestaciones animalistas que puedan producirse en todo un año. Hay que quitar caretas y dar nombres de los promotores y causantes de esta agresión en la tarde de hoy a la Fiesta en Sevilla.

     Por poner un orden, debemos encabezar a estos promotores por el ganadero responsable del hierro de Montalvo. Saltaron al ruedo ocho moruchos descastados asemejados a borregas tullidas, que en lugar de producir el espectáculo de la emoción y el arte, daban pena. Es mejor no entrar en detalles sobre el comportamiento de estos animalejos, pues entonces habría que denunciar todas las antivirtudes de la casta brava y en esta tarde han concurridos todas ellas.

     En segundo lugar hay que poner de manifiesto que se presupone que cuando un empresario compra toros para su plaza se informe antes de su procedencia y encaste, Estos ‘montalvos’ tienen ascendencia ‘juampedro’, ‘zalduendo’ y ‘danielruiz’. Con eso queda dicho todo para adivinar el juego de estos animalitos en la plaza. La realidad se impone siempre.

     No debemos olvidar al cuadro veterinario de este festejo encabezado por el veterinario Rafael Fabra Barrena. ¡Quién te ha visto y quién te ve, Rafael! Antaño profesional exigente en cuanto a trapío y seriedad de las reses, y hoy a la vera de un presidente bizcochable, consentidor de toros anovillados y, encima, mantenerlos en el ruedo completamente tullidos e inútiles para una lidia mínima normal.

     Cabeza visible y máximo responsable cara al aficionado es el presidente Fernández Rey. Esta tarde continúa superándose a sí mismo en cuanto a manifestar su condición de antiaficionado, aprobando toros con apariencia de novillotes y no contento con la afrenta, manteniendo en el ruedo a favor de la empresa moruchos inválidos e inútiles para una lidia normal de arte, emoción y riesgo.

     No se puede olvidar a los profesionales de esta tarde. En su debe queda hacer lo posible por mantener en la plaza toros inútiles para una lidia medianamente normal. Era patético ver cómo se esforzaban toreros y banderilleros en mantener en pie a animalitos inválidos, aún a sabiendas que en la muleta lo único que podían transmitir era desdén y rechifla del aficionado, que se entretenía mejor aplaudiendo a un crío en el tendido 10 haciendo delicias con su capotillo.

 

 

 


 

PATIO DE ARRASTRE

Lo bueno, si breve, vale una oreja

Sixto Naranjo.-

     Corrida eterna. Casi tres horas de festejo. Ocho toros y hasta las nueve de la noche, nada reseñable. Para hacer afición, vamos… Sin embargo, tuvo que salir el sexto de la infumable mansada de Montalvo para que Pepe Moral resarciese de tanto tedio. Sólo tres tandas. Apenas quince muletazos por el pitón derecho y, sobre todo, dos pases de pecho sirvieron para que el torero de Los Palacios cortase este viernes la tercera oreja de esta Feria de Abril.

     ¿Quién dice que para sumar trofeos hay que hacer faenas kilométricas y pasadas de rosca en el metraje? Moral ha demostrado que con una faena corta en series, exprimiendo lo que tenía el toro en su justa medida y dejando una estocada efectiva, se puede cortar un trofeo. Lo que ocurre es que muchos toreros, y buena parte de la primera fila del escalafón, han malacostumbrado a los públicos con faenas que en muchos casos son avisadas desde el palco antes incluso de montar la espada toricida.

     Pepe Moral sigue sumando. Este viernes, una oreja más, demostrando que importa más la calidad que la cantidad.


*Sixto Naranjo es director del programa ‘El albero’ de la Cadena Cope.

 


GALERÍA GRÁFICA (Javier Martínez)

El Cid.

El Cid.

El Cid.

Daniel Luque.

Daniel Luque.

Daniel Luque.

Daniel Luque.

Daniel Luque.

Daniel Luque.

Pepe Moral.

Pepe Moral.

Pepe Moral.

Pepe Moral.

Pepe Moral.

Caída. Caída. Caída.
Caída. Caída. Caída.

OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

Por tercer día consecutivo, más cemento que público.

Otros tendidos con una pobre entrada de público.

El palco de los maestrantes también aparece semivacío.

Hoy ha asistido por primera vez el teniente de hermano mayor.

Con tan poco público la plaza se convierte en muy cómoda.

El aburrimiento y los grandes espacios invitan a la siesta.

La soledad del tendido. ¿Buscando la bravura? Detalle de El Cid.
Un niño torero, el más aplaudido por sus lances en el tendido. El presidente Gabriel Fernández Rey se contagia del aburrimiento. Tomás Campuzano, comentarista en Canal Sur.
El burladero de la Junta de Andalucía volvió a colgar 'No hay billetes' (no pagan).


 

LOS TOROS, UNO A UNO (Javier Martínez)

El primero de Montalvo.

El segundo de Montalvo.

El tercero, devuelto.

El tercero (primer sobrero).

El cuarto, devuelto.

El cuarto (segundo sobrero).

El quinto de Montalvo.

El sexto de Montalvo.

 

 

 


 

Dejar respuesta

cinco × 1 =