REAL MAESTRANZA - 6ª Feria de Abril

La media que paró el tiempo

0
2125
La impactante media de remate de Morante a pies juntos al cuarto, una memorable escultura viva al arte del buen torear. (FOTO: lopezmatito.com)
La impactante media de remate de Morante a pies juntos al cuarto, una memorable escultura viva al arte del buen torear. (FOTO: lopezmatito.com)

Morante de la Puebla ha saludado sendas ovaciones en ambos toros y ha realizado lo más emotivo de la tarde cuajando al cuarto con el capote. Sebastián Castella, decidido, seguro y con notable actitud, fue también ovacionado. Talavante hizo su mejor toreo con el sexto; fue silenciado en su primero y ovacionado en el último.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Núñez del Cuvillo, de desigual presencia, terciados, nobles y de escasa casta. Mejores primero y sexto.

ESPADAS: -Morante de la Puebla, de corinto y oro, ovación tras leve petición y gran ovación.

-Sebastián Castella, de blanco y oro, ovación y ovación tras aviso.
-Alejandro Talavante, de azul y oro, silencio y ovación tras aviso.

CUADRILLAS: Destacó en la lidia del segundo Antonio Chacón. Saludaron tras banderillear al cuarto Antonio Jiménez ‘Lili’ y Sánchez Araujo.
INCIDENCIAS: Plaza llena. Talavante fue atendido en la enfermería de una herida incisa en dorso de mano izquierda producida por el estoque que interesa a planos superficiales, comprobándose integridad de tendones extensores. Sutura bajo anestesia local.

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lopezmatito.com
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
MORANTE CON CAPOTE
lopezmatito.com
LOS TOROS, UNO A UNO
Javier Martínez
PUERTA DEL PRÍNCIPE
Javier Martínez
VIDEO DE LA CORRIDA

 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
AL NATURAL
Lo efímero, perdura

Francisco Mateos
DIEZ GANANDO UN PASO
Todo lo llena Morante

Javier García Baquero
LA CORRIDA, AL COMPÁS
(En breve)

Fernando Naranjo
LA VOZ DEL ABONADO
Flojedad y la emoción de la estética

Union Taurina de Abonados de Sevilla

 

 


El portentoso capote de Morante se ha convertido en un suculento placer. Se vio y se sintió el toreo. Es un toreo de capa sublime, natural, diferente y único. Lo sucedido con el cuarto toro de Núñez del Cuvillo ha sido algo tan maravilloso que lleva a la creencia de que cualquier momento efímero puede ocupar un lugar en la memoria


 


Manuel Viera.-

Es uno de los pocos prodigios de imaginación e inspiración. Decir que Morante es, además, uno de los mejores artistas que ha dado el toreo en las últimas décadas resulta no por obvio menos necesario. El sevillano de La Puebla es grande en la plaza. Su portentoso capote se ha convertido esta tarde en un suculento placer. Se vio y se sintió el toreo. Hoy ha vuelto a colmar todas las expectativas dando muestras fehacientes de un toreo de capa sublime, natural, diferente y único. Lo sucedido con el cuarto toro de Núñez del Cuvillo ha sido algo tan maravilloso que lleva a la creencia de que cualquier momento efímero puede ocupar un lugar en la memoria. Sólo hizo falta sentirlo un instante para que su evocación lleve siempre lo vivido y lo nunca olvidado.

El lirismo expresivo de su característico toreo estuvo admirablemente servido por el aterciopelado capote del sevillano. Fabuloso intérprete de una media verónica a pies justos lentísima, interminable, eterna. Un toreo de verdadera filigrana con el que hizo gala de una finura y naturalidad pasmosa. Una medía que paró el tiempo. Una media que pareció tocar techo estratosférico en su empeño de elevar la emoción por encima del umbral de lo imposible.

Fue particularmente brillante el toreo de capa de Morante. Una docena de lentas verónicas a su segundo toro conformaron una obra en la que la cadencia y el compás se mostraron sin reservas. Lo mejor de un capote sublime que derivó en emoción y locura.

Poco más en este toro, noble y parado en la muleta, provocó nuevo entusiasmo. Quizá la exquisitez de tres chicuelinas muy de aquí. Porque tras los muletazos a derecha de inicio de faena, de indudable atractivo, el trasteo fue disminuyendo de intensidad y calidad hasta acabar en un leve intento con la izquierda que nada sumó. Pese a pinchar el público en pie le obligó a pasear el redondel. No quiso. Y todo quedó en la gran ovación escuchada y saludada en los medios.

Con el primero, un toro noble, flojo y de sosas embestidas, no hubo grandes cosas, pero sí momentos suficientes para subirse al carro del triunfo. Lo mejor lo dijo con el capote a modo de despaciosas verónicas, y también al prologar faena con unos ayudados inmensos. Toreo diestro de indudable atractivo caracterizado por lentísimos y mágicos pases, y aunque la calidad de la faena no fue uniforme, sí hubo más de un instante memorable, sobre todo, en el trazo de unos naturales inconmensurables. Mató de media estocada y, tras leve petición, saludó una ovación.

Sebastián Castella anduvo decidido, seguro, con enorme actitud. Valga como ejemplo las dos veces que se postró de rodillas delante de la puerta de chiqueros, aunque esta suerte por repetitiva en la demostración del valor y la ambición de las figuras está perdiendo el factor sorpresa, y por ende la emoción. Quizá lo hecho en su primero estuvo condicionado por la flojedad del toro. De todas formas, el francés toreó muy despacio con la izquierda, hilvanó una serie limpia y clara con la derecha, y se quedó quieto para ligar otra más en el epílogo de una faena que se quedó sin rematar con la espada.


Sebastián Castella anduvo decidido, seguro, con enorme actitud. Valga como ejemplo las dos veces que se postró de rodillas delante de la puerta de chiqueros


Dos largas cambiadas de rodillas y un expresivo farol de igual postura le recetó de salida al soso y rajado quinto. Castella lo citó desde los medios en el inicio de faena respondiendo el ‘núñezdelcuvillo’ con un galope prometedor. Pases cambiados por la espalda en una quietud pasmosa. Tal vez lo mejor estuvo en la concentración y solidez que hizo que todo aquello fuese suficiente para transmitir emoción. La única, porque después el toro buscó los chisqueros y allí acabó el francés con su acostumbrado arrimón.

Aunque su toreo está repleto de virtudes y sus formas pueden ser muy bellas, una cierta propensión hacia fuera resta a veces grandeza y hondura al toreo de Talavante. Le sucedió con el sexto, un toro con buen son al que le falló el fondo. Tras recibirlo a portagayola, el extremeño aprovechó las sutiles embestidas para dotar a la faena del enfoque expresivo del natural, sin aposturas, trascendente y dispuesto. Intercaló la derecha y la izquierda en un trasteo de notables muletazos que no llegó a coger altura al apagarse la acometida del animal. Ajustadas bernardinas en un arrimón final no resuelto con la espada. Con el inválido tercero poco más que voluntad.


AL NATURAL

Lo efímero, perdura

Francisco Mateos.-

Así de distinto es el toreo a cualquiera de las artes. Algo efímero, que sólo se puede ver una única vez, a veces tan sólo son unos segundos, pero que perdura en la memoria colectiva para siempre. En una obra de teatro, en un concierto, en un cuadro,… la belleza perdura, pero perdura también la obra. Se pone en escena una y otra vez, con cuidados ensayos previos, en el caso del teatro. Lo mismo en la música en directo, pero que se repite gala tras gala con medida estructura. Y mucho más claro en la belleza de un cuadro, con el que el observador puede deleitarse en sus detalles una y otra vez.

En cambio, en el toreo, una faena nunca es igual a la otra (cuando son notables, excepcionales, claro), y ni el mismo autor-torero puede hacer dos faenas iguales. Y esas faenas nacen y mueren en una plaza de toros en un día concreto. Son efímeras. No hay repetición. No hay segundas partes. Es la magia del toreo. Es por lo que muchos aficionados vamos a la plaza cada tarde a pesar de tener poca confianza en un cartel concreto: «Y si es hoy cuando…». El chispazo, la magia, la belleza de una faena puede surgir en cualquier momento.

La Maestranza ha vivido esta tarde uno de esos momentos mágicos y efímeros, pero eternos y que perdurarán para siempre. Morante ha cincelado a golpe de capote una obra de arte de orfebrería taurina, llena de detalles y sabor en cada lance. Y más allá de lo que pueda transmitirnos las siempre frías imágenes en fotos o video, nada es comparable con lo sentido en directo en la plaza. Faena efímera la de Morante pero que perdurará en el recuerdo de los que esta tarde sobre las cinco nos encaminábamos a la Maestranza pensando en el artista de La Puebla y pensando en nuestro interior: «¿Y si es hoy cuando Morante lo haga…?» Y lo hizo.

 


DIEZ GANANDO UN PASO

Todo lo llena Morante

Javier García Baquero (Ambitotoros).-

  1. Lo primero, que llenó Morante; y Talavante y Castella, pero sobre todo Morante fue la plaza, la plaza llena sin el ‘No hay billetes’ para ver una terna a la que Sevilla sabe esperar.
  2. Llenó de torería Morante una tarde en que el ganado, después del baile de corrales, salió con aceptable presentación, quizá el tercero más por abajo. Corrida digna.
  3. No quiso darse un baño de morantismo militante y converso en el cuarto con la vuelta al anillo que el público requería. De esta forma llenó de verdad la afirmación de que las vueltas al ruedo han muerto. Una pena; son toreras.
  4. Talavante estuvo muy bien: fresco, seguro, a portagayola, poderoso, versátil, enchufado… pero cuando cogió la Tizona llenó a las gradas de dudas, luego se cortó con el filo y pasó a la enfermeria.
  5. La de Cuvillo, que sólo pudo llenar los chiqueros de toros de ‘El Grullo’ a altas de la madrugada, no fue una corrida mala. Tampoco fue una corrida buena. Le faltó fondo y entrega a casi todos los toros. El mejor, el sexto.
  6. Se llenó el mundo de nuevos morantistas, de nuevos devotos de la fe que espera el milagro de un lance a aletargado y puro.
  7. El toreo de capote debe tener premio; ya le pasó a Morante en Madrid, y le vuelve a pasar en Sevilla. Si después de cuajar el toro con la seda coge la espada, cuadra al toro y mata, llena la Maestranza de pañuelos. Convencido. Lo hará algún día.
  8. Eran delantales, entre el quite y poner al toro en el caballo de torera forma, de repente se paró el tiempo. Morante llenó los carteles de toros con media verónica parsimoniosa, espontánea y sublime.
  9. Castella volvió a estar valiente, dos veces a portagayola, vertical, fiel a si mismo. Pero no llena al aficionado de Sevilla, desde un sábado de preferia de hace ya muchos años. Cuestión de concepto.
  10. Juli, desde el Domingo de Resurrección, ha llenado el escalafón de ganas de irse a la puerta de los miedos. Es lo que tiene mandar en esto.

 


LA VOZ DEL ABONADO

Flojedad y emoción de la estética

Unión Taurina de Abonados de Sevilla.-

Tarde la de hoy con argumento y guión conocidos, que se inicia el día antes, como es costumbre en estos casos, rechazando toros y hasta siete animales volvieron al campo, para después lidiar un jabonero mostrenco y cinco novillotes con edad de toros. Algunos de ellos no serían aprobados ni en plazas de segunda; pero aquí, en Sevilla, la degeneración con el ganado que torean presuntas figuras está llegando a extremos que parece nunca tiene fin.

Luego está lo de la suerte de varas y lo visto esta tarde. Sin exagerar: no se hace ni en plazas de tercera y aún así los toretes apetecidos por la casta torera dominante son flojos hasta decir basta. Llegan a los engaños estos ‘cuvillos’ con tal sosería y falta de casta que es casi un delito calificarlos de bravos ni nada parecido. ¿Qué ocurre entonces? Que la tarde es plúmbea, aburrida, monótona y con unas ganas locas de que aquello termine cuanto antes.

Cuando los que se enfrentan a estos presuntos toros bravos o medios toros demuestran vulgaridad para aparentar arte, se pone la guinda a un pastel podrido que se indigesta con solo mirarlo. Eso le ocurre a Castella y Talavante, que si al menos se ‘enfadaran’ con los novillotes y sacaran a relucir un mínimo de temple y buen gusto, taparían los defectos del toro y por lo menos harían algo de sombra al maestro de La Puebla del Rio.

Morante se ha llevado el gato al agua esta tarde. No le hizo falta la muleta. Tampoco los animales se lo permitieron. Fue suficiente con levantar emoción con el capote en sus dos toros a base de su particular estética, y a su favor hay que reconocer que es único para levantar pasiones que hacen olvidar a sus incondicionales la flojedad y el escaso trapío de sus enemigos. Con su capotito, manos bajas, pecho adelante y cargar la suerte hasta lo indecible, le basta y sobra a Morante para poner la plaza boca abajo y decir «ahí queda eso», pues no necesita ni cortar orejas ni la vuelta al rueda que se negó a dar.

 


 

LA CORRIDA, AL COMPÁS

(En breve)

Fernando Naranjo.-

EN BREVE

 

 

.

 


GALERÍA GRÁFICA (lopezmatito.com)

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

Sebastián Castella.

Sebastián Castella.

Sebastián Castella.

Sebastián Castella.

Alejandro Talavante.

Alejandro Talavante.

Alejandro Talavante.

Alejandro Talavante.

Morante de la Puebla.

Sebastián Castella.

Alejandro Talavante.

Alejandro Talavante.

 


OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

El ganadero de la tarde en la Real Maestranza, Álvaro Núñez Benjumea. Los maestrantes no llenan su palco ni con un buen cartel como el de hoy. La larga lista de toros rechazados de Cuvillo: 7 fuera, 6 aprobados.
Los vergonzantes tapones y colas por la falta de escaleras en los tendidos. La torería es algo que se tiene o no se tiene; no se aprende. Morante es pura torería. Los dos privilegiados chicos de la Junta de Andalucía jugando a ser fotrógrafos.
El delegado de la Junta, Javier Fernández, y su fiel e inseparable asesor. El calor primaveral comienza a apretar de lo lindo en Sevilla. Precisamente el calor provoca desmayos que necesitan de asistencia.
El arenero 'Mesita' avisa al torilero que está el ruedo listo y despejado. Un caballo de picar que cayó a plomo, completamente 'patas arriba'. Secuencia de la cogida sin cornada de Sebastián Castella.
Secuencia de la cogida sin cornada de Sebastián Castella. Secuencia de la cogida sin cornada de Sebastián Castella. Secuencia de la cogida sin cornada de Sebastián Castella.

 


 

 

MORANTE CON CAPOTE (lopezmatito.com)

El capote de Morante. El capote de Morante. El capote de Morante.
El capote de Morante. El capote de Morante. El capote de Morante.

El capote de Morante.


 

LOS TOROS, UNO A UNO (Javier Martínez)

El primero de Cuvillo. El segundo de Cuvillo. El tercero de Cuvillo.
El cuarto de Cuvillo. El quinto de Cuvillo. El sexto de Cuvillo.

 

PUERTA DEL PRÍNCIPE (Javier Martínez)

El diestro sevillano Martín Pareja Obregón.

Otro torero de Sevilla, Salvador Cortés.

Paco Pablo Peralta y su primo Rafael Peralta.


NOTICIAS RELACIONADAS

 


 

Dejar respuesta

nueve + nueve =