LOS TOROS EN EL SIGLO XXI

El gesto era no ir, Julián

0
781

«…el gesto de verdad era no ir a Sevilla. El gesto de este año era decirle al sistema y al empresariado que a los toreros se les respeta. Y que además, no se miente. Ése era el gesto. Ahora, encima, vas y le arreglas el abono….»

Raúl Delgado Márquez.-

     Anunciaba el portal cultoro.com que El Juli había pedido la corrida de Miura en Sevilla. Y todo hace indicar, que si no se rompen las negociaciones a última hora, este hecho será una realidad. También parece que se confirma que El Juli estará en Sevilla, cuatro tardes. Sinceramente, no me hace especialmente ilusión este gesto/a. Para mí, el gesto de verdad era no ir a Sevilla. El gesto de este año era decirle al sistema y al empresariado que a los toreros se les respeta. Y que además, no se miente. Ése era el gesto. Ahora, encima, vas y le arreglas el abono.

     ¿Cuál es la enseñanza que nos queda? Que te faltan el respeto y, al año siguiente, te mueres por torear. Y a mí, como aficionado, tu decisión me beneficia a corto plazo, porque los carteles van a ser más interesante, pero a medio plazo esta forma de actuar perjudica al toreo. Aunque se triunfe, da igual.

     Con el corazón en la mano imagino que es muy complicado, porque hagas lo que hagas te va a coger el carrito de los helados. Pues si no vas, te dirán que te borras, que no ayudas a la Fiesta, que si das un plantón… y todo eso que hemos leído y escuchado estos días del aparato de propaganda. Pero es justo al revés: lo duro y lo más auténtico era no torear. Para que aprendan.

     No tuve más remedio que acordarme de ese titular de hace poco más de un mes de Zabala en ‘El Mundo’; en unos días, el artículo y el titular ha quedado para el arrastre. El torero nunca tuvo intención de imitar a José Tomás (otra cosa es que reconozcas ciertos valores de un compañero), entre otras cosas porque son dos carreras diferentes con tiempos y momentos diferentes. Dos grandes carreras, cada uno en su estilo y forma.

     La idea era, únicamente, la de faltar en aquellas plazas donde los empresarios mintieron y engañaron. No era tan complicado, Julián. Un abrazo, a pesar de todo, y suerte.


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

20 − 11 =