Con 60 años, de un infarto fulminante

Fallece Julián Salguero, presidente de la Maestranza

0
860
El presidente Julián Salguero, en el palco de la Maestranza. (FOTO: Javier Martínez)
El presidente Julián Salguero, en el palco de la Maestranza. (FOTO: Javier Martínez)

El sevillano Julián Salguero, presidente desde hace tres años años de la plaza de la Real Maestranza de Sevilla, ha fallecido en su localidad de residencia de Castilleja de la Cuesta de un infarto repentino. Tenía 60 años, abonado a la Maestranza, químico de profesión y responsable de calidad de aguas de Aljarafesa.

Francisco Mateos.-

     Julián Salguero, presidente de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, felleció anoche de forma repentina en su localidad de residencia de Castilleja de la Cuesta. El óbito se produjo a causa de un infarto repentino. Julián Salguero se encontraba, ya de noche, descansando con su familia en su casa de Castilleja de la Cuesta. Comenzó a sentirse mal, con un intenso y fuerte dolor en el pecho. Decidió acudir al Hospital Nisa, que está muy cerca de su domicilio de Castilleja, pero cuando llegó su corazón ya se había parado y era irrecuperable. El infarto fue fulminante.

     Julián Salguero tenía 60 años y era químico de profesión. Trabajaba como director del area de calidad del agua de la empresa de aguas Aljarafesa. Era abonado a la Real Maestranza y desde hace cuatro temporadas era presidente de la Maestranza. Estaba casado y tenía un hijo varón. Julián es una persona muy reconocida en su pueblo de Castilleja, donde fue el primer alcalde constitucional que tuvo esta población sevillana aledaña a la capital. Estaba vinculado a algunas asociaciones y había impulsado, entre otras actuaciones, la creación de un festival en la localidad para jóvenes artistas de sevillanas y flamenco. De hecho, él mismo había actuado en varias ocasiones cantando sevillanas, a lo que era muy aficionado. Tiene una calle dedicada en Castilleja de la Cuesta, como ‘Alcalde Julián Salguero’, en recuerdo a haber sido el primer alcalde constitucional -con carácter independiente- tras la dictadura.

     En el palco de la Maestranza ha sido un hombre que ha querido siempre pasar desapercibido. De carácter afable, cercano y muy dialogante, siempre buscó la flexibilidad en sus decisiones. Fue el presidente que decidió el indulto del toro ‘Arrojado’, de Núñez del Cuvillo, en la Feria de ABril del año pasado, lidiado por José María Manzanares. Su último festejo que ha presidido fue hace dos fines de semana, el primer festejo de San Miguel, la novillada con picadores del viernes 21 de septiembre, concediendo una oreja a Gonzalo Caballero.

Dejar respuesta

dos + veinte =