REAL MAESTRANZA - 10ª Feria de Abril

Casi todo lo que imaginé

0
1222

David Fandila ‘El Fandi’ ha dado la vuelta al ruedo tras lidiar al mejor toro de la noble y floja corrida de Torrehandilla y Torreherberos. Manuel Jesús ‘El Cid’ y Francisco Rivera Ordóñez saludaron una ovación en uno de sus dos toros tras realizar faenas de distinto calado.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros TorrehandillaTorreherberos -primero y segundo-, desiguales de presencia, algunos anovillados, nobles y flojos. Destacaron el quinto y sexto por nobleza y calidad.

ESPADAS: -Francisco Rivera Ordóñez (de azul y oro), saludos y silencio.

-Manuel Jesús ‘El Cid’ (de azul y oro), silencio y saludos.
-David fandila ‘El Fandi’ (de corinto y oro), ovación y vuelta al ruedo.
 
CUADRILLAS: Saludó tras banderillear al segundo el sevillano José Manuel ‘Alcalareño’.
 
INCIDENCIAS: Tres cuartos de plaza.

 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lopezmatito.com
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
PUERTA DEL PRÍNCIPE
Javier Martínez
VIDEO DE LA CORRIDA

Vuelta al ruedo de El Fandi en el sexto. (FOTO: lopezmatito.com)

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
AL NATURAL
Cuando falta el toro…

Francisco Mateos
MEDIA BELMONTINA
Se acabó
Juan Belmonte
AMBITOTOROS
Misterios dolorosos
Javier García Baquero
LA CORRIDA, AL COMPÁS
Un suspiro nazarí

Fernando Naranjo

 


Más allá de las virtudes de El Cid para dar contenido a los altibajos de una faena inestable, sirva como muestra de calidad dos excelsos pases de pecho con los que logró la intensidad que le faltó al trasteo


Manuel Viera.-

     Más allá de sus virtudes para dar contenido a los altibajos de una faena emocionalmente inestable, sirva como muestra de calidad dos excelsos pases de pecho con los que logró la intensidad que le faltó al trasteo. Sensacional uno de ellos que, sin violencia y eminente despaciosidad, liquidó en el hombro contrario con torero desplante. Quizá fue esto lo mejor del toreo que le hizo Manuel Jesús ‘El Cid’ al quinto de Torrehandilla, un buen toro por nobleza y calidad de sus embestidas, pero flojo y muy justo de presentación.

     El sevillano de Salteras, que había gustado con el capote en lentos lances a la verónica, abrió con los primeros muletazos diestros las puertas a una recreación en la que el toreo a derecha realzó el inicio de una faena que perdió entusiasmo por la manifiesta flojedad del toro. Al final pudo lograr un toreo, reforzado por el lento trazo y la ligazón, más de derecha que de izquierda, de vigor medio aunque convincente. Tanto es así que si llega a zambullir el estoque hasta dejarlo de ver en la primera intención de matar, la oreja del morlaco hubiese ido a sus manos.

     Sin embargo, la escasa calidad del bien presentado toro de Montealto, lidiado como sobrero en segundo lugar al ser devuelto por inválido el de Torreherberos, no le permitió centrarse en una faena intermitente, de aislados muletazos diestros con clase, y poco interesante. Tampoco la espada entró en el primer intento.


No hay toro que se le resista a quien desborda los límites para ajustarse a su espectacular concepto de cómo se ha de banderillear. El Fandi pertenece por valor, técnica depurada y concepción de la suerte, a un imaginario grupo especial 


El toreo de Rivera Ordóñez es un claro exponente de la mediocridad. Y no es que le falle el concepto, sino que no sabe, o no puede, desarrollarlo


 

     No hay toro que se le resista a quien desborda los límites para ajustarse a su espectacular concepto de cómo se ha de banderillear. El Fandi pertenece por valor, técnica depurada y concepción de la suerte, a un imaginario grupo especial. El tercer par por los adentros al tercero fue excepcional. Su personalísima forma de clavar, que domina a la perfección, es la base de su hacer en el ruedo de la plaza. No obstante, hoy, atisbó maneras distintas a lo acostumbrado e incluso logró atemperar la embestida del buen toro de Torrehandilla lidiado en sexto lugar, muy noble, como todos, y con mayor movilidad. Todo un hallazgo de temple y ligazón en la primera serie de muletazos diestros. Bajó el rigor del trasteo en las siguientes, y hubo al natural demasiada intermitencia, aunque no por ello dejó de resultar llamativo algún que otro pase. Como llamativo resultó que el toro, el mejor de los lidiados, se echara cansado al final de faena. Incomprensible. Tras la estocada le aplaudieron mientras daba la vuelta al ruedo.

     Al noble tercero, además de la espectacularidad de su tercio, le fraguó una faena larga, de muchos pases y poco contenido. Ni con la derecha ni con la izquierda logró conectar con un público que, tras las banderillas de rigor, no espera más. Además de la estocada necesitó el descabello.

     El toreo de Rivera Ordóñez es un claro exponente de la mediocridad. Y no es que a Paquirri le falle el concepto, sino que no sabe, o no puede, desarrollarlo, y el resultado final siempre es decepcionante. Con el noble y flojo primero de Torreherberos, tras clavar banderillas con enorme facilidad, lo toreó despegado, sin cruzarse, muy al hilo… y hay que pedirle más verdad y mayores sutilezas a quien ha hecho y debe sabe hacer un toreo con mayor elegancia y menos banalidad. Metió la espada, caída, y le obligaron a saludar. Al inválido cuarto lo sometió al mismo recital de pases sin la más mínima emotividad. Casi todo lo que imaginé.


AL NATURAL

Cuando falta el toro…

Francisco Mateos.-

     Cuando falta el toro, todo pierde su sentido. Y cuando hablamos de faltar el toro nos referimo al toro por fuera y por dentro. Hoy han vuelto a saltar al ruedo toros (?) anovillados, sin cuajo de toros, sin remate, aunque algunos intentaban taparse por la cornamenta. Y otra vez ha habido baile de corrales: cinco toros se han rechazado en los reconocimientos previos para al final aprobar una corrida que vuelve a estar por debajo del mínimo que se debe exigir para una plaza de la categoría y seriedad de Sevilla. Aquí debe venir lo mejor de cada ganadería, toros lustrosos que al saltar al ruedo provoquen el runrún en los tendidos, y no la pasividad y la indiferencia.

     Además del que se ha ido para corrales, algún otro se ha derrumbado, y cuando un toro cae, la Fiesta se derrumba. Decían los empresarios que a Sevilla venían las mejores ganaderías este año. Es cierto, el elenco ganadero anunciado en la cartelería es bueno. Pero no es suficiente con anunciar las mejores ganaderías si después no se trae lo mejor de ellas. No creo que algunas de las ganaderías que han lidiado y han fracasado en esta Feria de Abril tengan como lo mejor de su camada lo que han lidiado en la Maestranza; si fuera así, mal camino llevan.

 

Uno de los toros de hoy se derrumba delante de su matador. (FOTO: Javier Martínez)

 

 

El Boni intenta levantar a un toro para seguir la lidia. (FOTO: Javier Martínez)

     Nada tiene importancia de cuanto intente hacer el torero si no se lo hace  a un toro. La importancia de lo realizado pierde valor ante animales anovillados, sin pujanza, que han simulado el tercio de varas y que no aguantan un tercio de quites. No hay imagen más dolorosa que ver a unos toreros intentando levantar a un astado derrumbado sobre el albero…

 


 

MEDIA BELMONTINA

Se acabó

Juan Belmonte.-

     No puedo permitir que compañeros de la prensa taurina califiquen a un toro de ‘gato’. No puedo permitir que se compare a los toreros con ‘domadores de mininos’. Lo siento: he nacido y crecido entre toreros, en este mundo apasionante, único, singular… es mi vida… no puedo.

     Los toreros se juegan la vida… los banderilleros, los picadores… todos. Se vive esto como algo fuera de lo normal, es una filosofía, una forma de sentir y vivir, pero como puedo yo leer en un diario de tirada nacional, uno de los más reconocidos del mundo, que los toros son ‘gatos’… no puedo. Los toreros quieren su éxito y su dinero, los ganaderos que sus toros embistan, los empresarios que todo salga bien para que vuelvan a la plaza y les hagan ganar dinero, los subalternos quieren su éxito personal, su fama,… todos queremos lo mejor, pero leo que a los toros los califican de ‘gatos’. No puedo. Lo siento. Última ‘Media belmontina’. Si ‘El Pasmo’ leyera ‘El País’… Sin palabras.

 


 

AMBITOTOROS

Misterios dolorosos

Javier García Baquero.-

  1. Misterios de la genética: Lo de Fueteymbro del miércoles y lo de Torreherberos-Torrehandilla eran lo mismo de Jandilla hace veinte años; ahora una es una ganadería ‘dura’, y la otra muy ‘blandita’. ¿Y la madre? La madre Jandilla (y la tita Vegahermosa) vienen el miércoles de farolillos… Veremos.
  2. Misterios de la taquilla: Tres cuartos de plaza para ver este espectáculo es algo inexplicable. Duele gastarse un potosí en semejante bodrio.
  3. Misterios de Sevilla: ¿Por qué se pide una oreja al Fandi después de una labor llena de pingüis y rectificaciones, tras un tercio de banderillas desigual y culminada con una estocada caída?
  4. Misterios de la presidencia: Mantener al inválido primero en el ruedo es un criterio presidencial-veterinario que alguien tendría que explicar. ¿Se asustaron porque era el primero y sabían lo que venía por detrás?
  5. Misterios de las zonas del encéfalo: El mejor pitón del quinto pareció el izquierdo; la mayor virtud de El Cid es el natural. Sin embargo, los mejores pasajes de esta faena fueron con la derecha por el pitón de menos transmisión del toro. Por la izquierda se descompuso la embestida del toro en el primer muletazo.
  6. Misterios de la casta: El sexto dicen que era el más encastado y se acabó echando. ¿No será que sólo era el que menos olía de los que se lidiaron?
  7. Misterios de las líneas entre la ‘bondad’ y el descastamiento: El paso de esta ganadería el año pasado por el Baratillo ya adoleció de falta de casta. Los toreros, sin embargo la exigen. ¿Por qué? Prefiero no saber la respuesta.
  8. Misterios de los carteles: Hoy ya se ha visto lo que supone cambiar el oro por la plata. El G-10 por el G-media. ¿Por qué eligieron desde Pagés esta segunda opción? Casi seguro que nada tiene que ver los honorarios de los toreros.
  9. Misterio resuelto: Al cuarto, justo de todo, lo masacra el montado a las órdenes de Paquirri. Decide no poner banderillas. Luego, el nieto de Ordóñez le quita las moscas y acaba lo que había empezado el picador. Así se resuelve. Qué pena.
  10. Misterios de la afición: ¿Por qué me hace falta un ‘chute’ de Manzanares en vena y otro de Fuente Ymbro por goteo, para que mañana me entren ganas de volver la Maestranza?

 


 

LA CORRIDA, AL COMPÁS

Un suspiro nazarí

Fernando Naranjo.- 

Aunque tuvo sus lunares
no se movió una sonaja,
la tarde tuvo su alhaja
y seriedad a raudales,
sobre todo en los puñales
de algún toro muy severo;
no se queda en el tintero.
¿Dónde andaba esa afición
sin prestar docta opinión
cuando hay valor en el ruedo?

Quizás pasando vergüenza
de ver cómo el desprestigio
se adueña en un vil litigio
y ante su cara se trenza.
Ayer acabó… Hoy comienza.
Cuidad la casta del toro,
no tenga en su bolsa un poro
del río de sus dineros.
Vigilad carabineros,
¡es patrimonio de todos!

Esta orgullosa afición
está sufriendo lo suyo.
Se acaba el filón; lo intuyo.
No tiene ningún peón
que llevar a su zurrón;
un sentir arlequinado.
Su ya corazón sajado
lo apuntala la lumbalgia
de una terrible nostalgia
de tiempos muy alejados.

 

 

 

 

Un arrogante dinasta
pasó sin pena ni gloria;
ya tiene su propia historia
¿por qué pelear con astas?
¡Con ser gentil hombre basta!
Como este fiel caballero,
espadachín muy certero,
encarnado en adalid.
Hoy escuchó el ‘Mío Cid’
pero no obtuvo trofeo.

Hoy no fuera baladí,
hubo de todo en la lidia
y algún pellizco de envidia
tuviera el Guadalquivir.
Suspiró ser nazarí
y bañar al patizambo,
pues tuvo tronío y rango
‘pá’ llevarlo en su marea
al ‘junar’ como torea
sin darse coba y andando.

No ví enganchar su franela
ni dar un pasito atrás.
Todo lo quiso afanar
y mi pluma esto camela.
No le valen tarantella,
ni arrumacos ‘protegíos’,
pues le causa escalofrío
‘puchar’ lo que no ha ‘junao’
¿Quizás me ha ‘enajenao’?
Mejor me tiro yo al río…

 


GALERÍA GRÁFICA (lopezmatito.com)

Rivera Ordóñez. Rivera Ordóñez. Rivera Ordóñez.

Rivera Ordóñez.

Rivera Ordóñez.

Rivera Ordóñez.

Rivera Ordóñez. El Cid. El Cid.
El Cid. El Cid. El Cid.
El Fandi. El Fandi. El Fandi.
El Fandi. El Fandi. El Fandi.
El Fandi. José Manuel 'Alcalareño'. José Manuel 'Alcalareño'.

 


OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

Gregorio Serrano, concejal de Fiestas Mayores del Ayuntamiento. La duquesa de Alba, fiel seguidora de Francisco Rivera Ordóñez. César Cadaval, de Los Morancos, refleja la pesadez del festejo.
La polémica delegada de la Junta de Andalucía en Sevilla, Carmen Tovar, fiel a su burladerito... ...y aunque ya le descubrimos los abusos, sigue colando a su marido al 'palco de convite' a cargo de la Junta. Cuatro antiguos miembros de la Tertulia Taurina Universitaria, entre ellos sus dos primeros presidentes.
A cuerpo de rey. La policía retira a un exaltado. Un desmayo de un aficionado.
Sonriente. Pensativa. Dialogante.
Los maestrantes, medio aforo. Los del sol naciente. El sol: contigo pero sin tí.

 

PUERTA DEL PRÍNCIPE (Javier Martínez)

Dávila Miura y el empresario Ramón Valencia.

El matador de toros sevillano Pepe Moral.

Rafael Herrerías y Juan Ruiz Palomares.

Fermín Bohórquez y su hermano Carlos. Rafael Torres y Antonio Rubio 'Macandro'. El ganadero sevillano Leopoldo de la Maza.


NOTICIAS RELACIONADAS


 

Dejar respuesta

18 − dieciseis =